VATICANO: ENTREVISTA AL PAPA

En el libro recién salido del sociólogo francés no creyente Dominique Wolton que se titula: “Política y sociedad: un diálogo inédito”, fruto de doce conversaciones con el papa Francisco, este revela cómo a los 42 años, cuando era provincial de los jesuitas en Argentina, consultó una doctora psicoanalista judía durante seis meses una vez a la semana para un diálogo que “lo ayudó mucho”. El hecho es recordado por el Papa como que también la ciencia puede ser provechosa y ayudar a la religión, tanto que en punto de muerte la psicoanalista hizo llamar al que había sido su paciente para un diálogo “espiritual”. El Papa recuerda también a otras mujeres como Esther Ballestrino de Careaga, militante comunista asesinada por la dictadura militar  que influyó sobre él: “Me enseñó a pensar la realidad política; le debo tanto a esa mujer. Agradezco a Dios haber conocido a mujeres auténticas a lo largo de mi vida; fue muy enriquecedor”. También el Papa habla sobre la laicidad del estado: “Es una cosa sana. No lo es el laicismo que construye un imaginario colectivo en el cual las religiones son consideradas como una subcultura” y hace la comparación de Francia donde hay “una herencia demasiado fuerte de la Ilustración”. Sobre Europa: “Está parada, tiene miedo, se cierra. Tiene importantes raíces cristianas, pero en nuestra lengua española el 40% de las palabras son de origen árabe, porque los árabes estuvieron en España por siete siglos y dejaron huellas. Europa tiene raíces cristianas pero no son las únicas. Tiene una historia de integración cultural, multicultural muy fuerte a la que hay que volver”. Sobre las guerras: “Hay que replantear el concepto de guerra justa. Ninguna guerra es justa. Lo único justo es la paz”. Sobre la Iglesia: “Hay una tentación que es la de la rigidez, de las normas fijas, del puede o no se puede. Detrás de toda rigidez hay una incapacidad de comunicarse.. es una forma de fundamentalismo. Cuando me encuentro con una persona rígida, me viene el pensamiento de que esté enferma. Aquí en el Vaticano me siento espiritualmente libre, aunque encerrado como en una jaula. Hay pecados en la Iglesia, pero la verdadera Iglesia es el Pueblo de Dios que se encuentra en las aldeas, en los hospitales, en África donde tantos misioneros, laicos y hermanas queman su vida por los demás, no para convertir sino para servir”. Sobre la moral: “Es una consecuencia del encuentro con Jesucristo. No es una serie de preceptos y prohibiciones. Hay predicadores que hablan  solo de la moral de la cintura para abajo, pero no hablan de otros pecados como el odio, la envidia, la vanidad, explotar y matar, ser mafiosos y corruptos. Lo que llaman “matrimonio igualitario” no es matrimonio; este siempre en la historia humana ha sido entre un varón y una mujer porque está en la misma naturaleza de las cosas; llamémoslo “unión civil”. Con el Islam: “El diálogo es posible y está progresando. Creo que les haría bien hacer un estudio crítico sobre el Corán, como hemos hecho nosotros con nuestras Escrituras. El método histórico-crítico de interpretación les ayudaría”. El autor del libro, que es agnóstico pero admirador del Papa, cree que el Papa “está indignado por la desigualdad entre norte y sur, sin ser ni de izquierda ni de derecha; solo sigue el evangelio. Sus posturas sobre los inmigrantes no son bien vistas en Europa, pero dentro de 20 años se dirá que tenía razón. Los países pobres ven los muertos en el Mediterráneo y la indiferencia de los países ricos; es uno de los más grandes escándalos de la globalización. El Papa hace un gran servicio a Europa diciéndole la verdad que no quiere oír”.

JORNADA DE ORACION POR LA CREACIÓN

El primero de septiembre se celebró en la Iglesia Universal la Jornada de Oración para el Cuidado de la Creación. Esta Jornada fue iniciada y promovida por la Iglesia Ortodoxa en este mismo día del año desde 1989 y a ella se adhirió en agosto del 2015 el Papa Francisco, por sugerencia del metropolita Joannis de Pergamo, delegado del patriarca Bartolomé. Ahora la iniciativa, que ya se practicaba en varias partes, es apoyada también por la Comunión Anglicana y otras Iglesias. Para los católicos ha sido la tercera edición oficial de la celebración, la que se añade al día mundial de la paz, de la familia, de los jóvenes, de los pobres. Este primero de septiembre, por primera vez en este tema ecológico específico se unieron las voces de las dos máximas autoridades del Cristianismo: Francisco y Bartolomé. El mensaje conjunto pide a todos, en particular a los gobernantes, “escuchar el grito de la tierra y el grito de los pobres que más sufren los desequilibrios ecológicos” y luchar por la “superación de la crisis ecológica que la humanidad está viviendo”, buscando respuestas comunes a desafío comunes. Afirman que “no respetamos la naturaleza como un regalo compartido; por el contrario la consideramos como una posesión privada”. Esto se da dentro de “un escenario moralmente decadente con el deseo insaciable de manipular y controlar los recursos limitados del planeta desde nuestra codicia ilimitada”. Piden , para evitar “consecuencias trágicas y duraderas que recaerán sobre las personas y países más vulnerables”, mantener un “desarrollo sostenible e integral, con mayor simplicidad de vida y solidaridad entre todos”. Hacen un “llamamiento urgente a los responsables para que apoyen el consenso del mundo en orden al cuidado de la creación herida, con una respuesta concordada y colectiva”. Firman el Papa y el Patriarca desde el Vaticano y El Fanar. El “Manifiesto” ecuménico responde a una realidad incontrovertible. El planeta sigue calentándose. 2015 ha sido el año más caluroso jamás registrado y 2016 aún más. Esto provoca sequías, inundaciones, huracanes, incendios y alteraciones meteorológicas cada vez más peligrosas.

VICTOR FERNÁNDEZ: “DESPUÉS DE LA TORMENTA”

En un artículo titulado: “Lo que queda después de la tormenta” en la revista del CELAM, el teólogo argentino, arzobispo Víctor Manuel Fernández, se explaya sobre “Amoris Laetitia”. Afirma que “no hay contradicción con las enseñanzas papales anteriores y el documento propone un paso adelante en la disciplina vigente. Los sectores que se oponen a las novedades del capítulo 8 , minoritarios pero hiperactivos, han llegado a un punto muerto después que el Papa escribió de propio puño y letra el 5 de septiembre del año pasado su adhesión explícita a las Orientaciones sobre ese punto de los obispos de la Región Buenos Aires. “No hay otras interpretaciones”, dijo. Por lo tanto es innecesario esperar otra respuesta del Papa. No es la primera vez en la historia que un Papa clarifica sus dichos en una carta a un grupo de obispos. Evidentemente una carta del Papa no posee el mismo valor de una encíclica, pero puede tener una gran importancia práctica y decisiva para explicitar la interpretación correcta de un texto de mayor valor. Si el Papa recibió el carisma único en la Iglesia al servicio de la interpretación correcta de la Palabra de Dios, esto no puede excluir su capacidad para interpretar los documentos que él mismo escribió. La gran resistencia que provoca este tema en algunos grupos indica, más allá de su importancia en sí misma, que esta cuestión rompe una estructura mental rígida, muy concentrada en los temas de la sexualidad y obliga a ampliar las perspectivas. La propuesta de Francisco es muy exigente. Sería más fácil y cómodo aplicar normas de modo rígido e igual para todos, pretendiendo que todo sea blanco o negro sin tener en cuenta la complejidad de la realidad y la vida concreta de las personas. Esa rigidez puede ser una traición al corazón del Evangelio. La cuestión del posible acceso a la comunión de algunos divorciados en nueva unión, tratada por el Papa con mucha discreción, ha provocado mucho revuelo oscureciendo así los capítulos sobre el amor matrimonial y la familia que el mismo Papa ha considerados más importantes y centrales”.

VATICANO: “REFORMA IRREVERSIBLE”

 

El 24 de agosto, dirigiéndose a los participantes de la Semana Litúrgica Nacional italiana, el Papa Francisco declaró “con autoridad magisterial” que la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II es “irreversible”. Se refirió al que fue el primer documento aprobado por el Concilio con 2.147 votos positivos y solo 8 contrarios. Admitió que en el post-concilio hubo abusos litúrgicos, pero fustigó a los que siguen hablando de la “misa de siempre” como si esta fuera irreformable. Añadió: “No se trata de repensar o rever la reforma litúrgica cuestionando las opciones tomadas, sino de conocer mejor las razones de las mismas”. Aún sin citar la expresión “reforma de la reforma” promovida hace un tiempo por el cardenal nigeriano Robert Sarah, la niega rotundamente. Ya el Papa Benedicto había evitado ciertos cambios desde arriba por decreto en el campo litúrgico, para no crear confusión en el Pueblo de Dios. El Papa Francisco recuerda que la reforma litúrgica es fruto del Concilio “con frutos indiscutiblemente benéficos” y ha sido preparada por los Papas y movimientos litúrgicos anteriores. Inclusive esta reforma del Concilio no se ha llevado a cabo aún plenamente; se trata de un “proceso que exige tiempo y una formación litúrgica de pastores y fieles.. No basta reformar los libros litúrgicos; la reforma hay que profundizarla e interiorizarla para un cambio de mentalidad”. El Papa insiste en la participación de los fieles porqué “la liturgia es popular y no clerical; es una acción para el pueblo pero también del pueblo. La liturgia es inclusiva, no exclusiva. Es acción de Dios hacia el pueblo, pero también respuesta del pueblo a Dios”.

VIAJES DEL PAPA: MYANMAR Y BANGLADESH

Presencia de la Iglesia en Myanmar

El papa Francisco se propone visitar Myanmar (la antigua Birmania) el próximo 27 de noviembre y encontrarse con la Premio Nobel de la Paz 1991, ahora jefa de gobierno, Aung San Suu Kyi. Delegados del Vaticano ya están en Naipydó, actual capital del país para concretar detalles del viaje con la Conferencia Episcopal y el gobierno. La invitación para viajar al país le ha venido al Papa de la misma jefa del gobierno que estuvo en el Vaticano hace algunos meses. El Papa celebrará allí dos misas en un país mayoritariamente budista (89%) donde los cristianos son tan solo el 4%. El Vaticano tiene relaciones diplomáticas con Myanmar desde el pasado mes de mayo después que en el 2015 fue elegido el primer presidente civil después de medio siglo de dictadura militar (antes había tan solo un delegado apostólico residente en Tailandia). El país está viviendo una guerra interna con la etnia Rohingya, una etnia musulmana de un millón de personas que vive en los confines con Bangladesh. Se les niega la ciudadanía birmana por considerarlos “inmigrantes ilegales”. El Papa ha condenado esa “persecución religiosa” hacia los Rohingya. El 30 de noviembre el Papa se dirigirá a Dhaca  (Bangladesh) donde  se quedará tres días y ordenará 16 sacerdotes. Bangladesh es uno de los países más poblados de Asia con 163 millones de habitantes, el 90% musulmanes; los católicos son el 0,3%. El Papa busca fortalecer las minorías católicas y cristianas en el mundo por fidelidad a su programa de ir a las periferias y al mismo tiempo lanzar puentes de diálogo con las grandes religiones. Estaba prevista una visita papal este año a la India, la que ha sido postergada de forma indefinida, debido a las dificultades que provienen  del gobierno y a una política discriminatoria hacia los cristianos, que son tan solo 28 millones en un país de 200 millones.

VATICANO: PAROLIN EN RUSIA

Del 20 al 24 de agosto el cardenal de estado del Vaticano Pietro Parolin viaja a Rusia, acompañado por el nuevo Nuncio Apostólico Celestino Migliore, para encontrarse con Vladimir Putin con la intención de “promover la paz”. Es el tercer secretario de estado del Vaticano que se encuentra con el gobierno ruso después de Agostino Casaroli (1990) Y Angelo Sodano (1999). Las relaciones diplomáticas con el Vaticano se han normalizado desde  2009.

La diplomacia vaticana parece alejarse de Estados Unidos para lograr un diálogo mayor entre Occidente y Rusia, superar el peligro de una guerra nuclear, lograr la independencia de los países de Oriente Medio de ISIS y de cualquier interferencia externa. Parolin en el encuentro con el Patriarca Kirill hablará de las persecuciones contra los cristianos sobre todo en Oriente Medio y de cómo desarrollar juntos la ayuda a dichas Iglesias en su mayoría ortodoxas. Sobre el tema de Ucrania el Vaticano ha propuesto una conferencia internacional y se ha mostrado prudente porque sabe que casi la mitad del Patriarcado ruso, en cuanto a diócesis y parroquias, está en Ucrania y si perdiera Ucrania perdería el liderazgo sobre el mundo ortodoxo. Hay sintonía en cuanto a los valores tradicionales de la religión y la familia. De un posible viaje del Papa a Moscú, después del encuentro de La Habana, ya no se habla. El secretario de los obispos católicos Igor Kovalevsky dijo: “Nuestra sociedad no está todavía lista para acoger al Papa. Tal vez podría darse otro encuentro en otro país”. Por su parte el metropolita Hilarion reconoció que “en los últimos 10 años hubo un progreso significativo con la Iglesia Católica y muchas cosas han cambiado después del encuentro del Patriarca con el Papa en La Habana”.

FERNANDEZ: “OTRO TIPO DE PARROQUIAS”

 

Entrevistado por la Voz del Interior de Córdoba, el cardenal Victor Fernandez, teólogo asesor del Papa y rector de la Universidad Católica Argentina, declaró: “Plantear el debate si el sacerdote debe o no vivir el celibato, no llega al meollo de lo que el Papa impulsa. Lo que el Papa promueve es que la organización de la comunidad, contra todo tipo de clericalismo, no sea una jerarquía en la que lo que prima es el poder. Muchos cuestionan el celibato  como camino al poder, y ven al párroco como  jefe de la comunidad. Pero puede haber otro tipo de organización, donde no necesariamente debe haber un varón al frente. Si a la comunidad la enfocamos como una cuestión de distintos ministerios en la que crecen y maduran los distintos carismas, tanto de los varones como de las mujeres, esa sería la autentica revolución del Papa Francisco. Habría una comunidad  llena de riquezas porqué habría muchas personas que se complementan entre sí, con multitud de carismas. Ya la parroquia no dependería solo de esa persona que confiesa y celebra misa y se abrirían nuevos horizontes pastorales en la Iglesia. Sin necesidad de eliminar el celibato, que por otra parte no es una norma de fe y se puede discutir si conviene o no conviene, podría haber otro tipo de estructura u organización en la parroquia por la que no importaría tanto si el cura es célibe. Hay que pensar más en una verdadera comunidad y no en una sola persona que manda; eso es al fin y al cabo de lo que se trata”.

VENEZUELA: LA ACCIÓN DEL VATICANO

 

migrantes venezolanos (revista Suma Qamaña)

Críticas injustas recibió el Papa por su supuesto silencio ante los atropellos del régimen venezolano. El Papa, junto a la Iglesia venezolana, desde un comienzo ha denunciado las injusticias y el avasallamiento de los derechos humanos, pero siempre buscando crear condiciones para una salida negociada y evitar así la guerra civil que ya ha producido demasiados muertos o un golpe militar o la anarquía total. La solución propuesta debía en primer lugar responder al sufrimiento del pueblo que pide alimentos, medicinas, seguridad y que está abandonando masivamente el país. Según “Asylium Access” la emigración venezolana en los últimos tres años ha llegado a los dos millones y medio de personas, en una diáspora sin precedentes. Algunos han lamentado la demora del Papa en pedir la suspensión de la Asamblea Constituyente, el acatamiento de la actual Constitución y el cese de la represión. INFOBAE titulaba: “Finalmente y luego de 153 muertos el Vaticano se pronuncia”. Algunos periodistas hablaron del “peor papelón de Francisco” o de que “el Papa Francisco se recordó demasiado tarde de Venezuela”. Hasta se llegó a hacer una comparación con los “silencios de Pio XII”. No hay tal cosa. Francisco se ha interesado directamente de Venezuela desde abril de 2013. Buscó soluciones consensuadas, pacificas y democráticas, encontrando solo intransigencia y una radicalización creciente de un lado y de otro, empezando por el gobierno. Puso condiciones claras ya desde diciembre pasado para un diálogo fructífero. Las gestiones para evitar la instalación de la Asamblea Constituyente duraron hasta el último momento, como lo confirmó el cardenal venezolano Baltazar Porras. Igual que en las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba, el Papa actuó con discreción pero de manera constante. “No se trataba de hacer declaraciones para la galería, sino de lograr los objetivos”, dijo el cardenal Porras defendiendo las gestiones realizadas por el pontífice. Se está frente a un gobierno cívico-militar que arruinó por su incapacidad y autoritarismo hasta las importantes reformas sociales hechas por Chavez y que se apoya cada vez más en la fuerza y la arbitrariedad. En los últimos tres años Venezuela pagó 400 millones de dólares por armas a China , Rusia y países europeos que al mismo tiempo condenan su gobierno por atropellar los derechos humanos. Hay una percepción evidente de que el pueblo no quiere más a Maduro, pero tampoco volver al sistema neoliberal o a la vieja oligarquía.

VATICANO: ¿DISCÍPULOS DORMIDOS?

El diario del Vaticano “L´Osservatore Romano” publicó el 22 de julio un artículo del sacerdote biblista Giulio Cirignano donde  denuncia que “el mayor obstáculo que encuentra el Papa para la  renovación de la Iglesia es en cierta medida la actitud de buena parte del clero, por la cerrazón y hasta hostilidad” que encuentra ante las reformas que impulsa. El título del artículo es: “Costumbre no es fidelidad”. La dificultad viene de los pastores que deberían estar liderando los cambios en sus comunidades en lo que el Papa ha llamado una “conversión pastoral”.

Sigue diciendo Cirignano: “La gran mayoría de los fieles han entendido el mensaje que nos está dando hoy el Señor a través del Papa, pero algunos pastores poco iluminados se mantienen dentro de los horizontes viejos, el trajín de las prácticas habituales, el lenguaje anticuado, el pensamiento repetitivo y sin vida”. El articulista compara a los sacerdotes con los discípulos dormidos en el huerto de los olivos. “Es un hecho desconcertante que debe ser examinado a fondo y que es debido entre otras razones al modesto nivel cultural de parte del clero sea arriba como abajo. En muchos sacerdotes, por desgracia, la cultura teológica es pobre y aún menor es la preparación bíblica. En las aulas de teología hay que ejercer un mínimo de sentido crítico. A menudo la Iglesia parece incapacitada para enfrentar los complejos desafíos del tiempo presente. Hay una incapacidad para auscultar las preguntas que vienen de la historia y de acoger con gozo y entusiasmo la renovación. El Sanedrín es siempre fiel a sí mismo, prestando un devoto obsequio al pasado, pero pobre de profecía”. El artículo salió unos diez días después del celebrado artículo de Civiltá Cattolica sobre los fundamentalismos cristianos.

VATICANO:  NUEVOS CAMINOS DE BEATIFICACION

 

Con un decreto el papa Francisco reconoció la santidad de los que ofrecen la vida por el Evangelio y por los demás, y fallecen a consecuencia de ello. Hasta ahora los caminos normales para la beatificación y canonización de una persona era el martirio en odio a la fe y la práctica de las virtudes en forma heroica. Todos estamos llamados a dar la vida por los demás como Jesús, pero en este caso se trata de la “aceptación libre y voluntaria de una muerte cierta y a corto plazo (prematura) por amor a Dios y a los hermanos”. Ya hace tiempo se hablaba de los “mártires de la caridad”, pero no entraban en el concepto histórico de “martirio en odio a la fe” para lo cual se tiene que demostrar el odio a la fe cristiana por parte del verdugo que procura la muerte de la víctima. El beato Romero por ejemplo no ha sido asesinado en odio a la fe, sino por cristianos que no toleraban la actividad social del arzobispo. Evidentemente la ofrenda de la vida de la que habla el Papa no puede ir separada de la vivencia de la vida cristiana, por los menos en un grado ordinario. Para ejemplificar, estas nuevas orientaciones del Vaticano se refieren a casos como el del p. Damian Veuster que murió leproso por querer quedarse con los leprosos en la isla de Molokai, del p. Maximiliano Kolbe que se ofreció a morir en un lager nazi en lugar de un padre de familia, del sacerdote Pino Puglisi mártir de la mafia (+1993), de las 6 Hermanas que en 1995 murieron en Congo infectadas por el “ébola” al querer estar junto a los enfermos hasta el final. Incluyen también a mujeres embarazadas con enfermedades graves que suspenden sus tratamientos para que la criatura pueda nacer. Es el caso de santa Gianna Beretta (+1962) o de Chiara Corbella (+2012) que diagnosticada de cáncer en su tercer embarazo, renunció a la quimioterapia y demás tratamientos, para salvaguardar la vida de su hijo que nació sano. Mientras para el martirio no se requiere ningún milagro, en este caso se requieren después de la muerte un milagro para la beatificación y otro para la canonización, además de la fama de santidad en el pueblo de Dios.