(catequesis de adultos): LA VIDA ETERNA

A raíz de unas declaraciones del papa Francisco, que simplemente recordó que el infierno no es un lugar, en la prensa mundial se difundió la noticia de que el Papa había dicho que el infierno no existe. Lo positivo del episodio es que gracias a la ignorancia religiosa de tanta gente se encaró un tema serio, tabú para muchos pero esencial para los cristianos: la vida después de la muerte. Para el cristiano no existe ni el “destino” ni la “suerte”. Dios tiene para cada uno de sus hijos un plan de felicidad plena y eterna. Todo camina hacia un encuentro con Dios que la Biblia llama “cielo”, “paraíso”; será vivir con Cristo para siempre, como El nos prometió (Jn 14,1-21). No será un lugar sino que consistirá en ver y conocer a Dios (1Cor 2,9) y en Él a todas las personas y a la creación entera.  No será un descanso eterno ni simplemente una vida sin sufrimiento, sino “vida en abundancia” (Jn 10,10). Quien dice “vida”, dice actividad, comunicación, creatividad, relacionamiento que será con todos, en el cielo y en la tierra. El amor siempre va descubriendo sorpresas y nuevas maravillas. No será “otra vida” sino esta misma vida humana transformada por el Espíritu; no “otro mundo” sino este mismo mundo redimido “donde no habrá ya muerte, ni duelo, ni llanto ni dolor” (Ap 21,4). Será una felicidad plenamente humana (no seremos ángeles) donde tendrá cabida todo lo bueno, lo bello, lo verdadero, lo justo que hemos buscado y querido. Nada se perderá de nuestros esfuerzos y de nuestros afectos porque el cielo es la absoluta realización humana. Seguiremos siendo nosotros mismos con nuestra identidad personal; también siendo adultos somos diversos de lo que éramos cuando éramos niños y a pesar de ellos seguimos siendo los mismos. Entenderemos el sentido oculto de la historia, de nuestra vida. Será la fiesta de los ojos; se podrá ver el corazón de las personas, de las cosas, de Dios. Antes  habrá un proceso de purificación (=purgatorio) para todos; por eso la Iglesia desde siempre reza por los difuntos. Si el Reino de Dios es amor (en los evangelios se habla de un banquete fraternal), los que se rehúsan a amar a Dios y a los demás, optan ellos mismos por lo que se llama “infierno” que tampoco es un lugar. La palabra viene del latín e indica oscuridad, dolor, soledad absoluta. El infierno, que como el paraíso ya empieza en esta tierra para los que son animados por la violencia, el odio, la mentira, no es ni un lugar ni es obra o castigo de Dios sino consecuencia del propio actuar humano. Sin embargo el cristiano espera en la misericordia de Dios para con todos, ya que Él quiere la salvación de todos.

                                                                         P.C.

(testimonio) Dr. Héctor Lescano

El particular momento histórico que viven Uruguay y la región ha llevado a Umbrales a poner el acento de su último Editorial en el tema de la ética y la política. Probablemente estemos presenciando una etapa de profundos cambios en la concepción de la política a raíz de los hechos de público conocimiento. Como pocas veces en tan poco tiempo, importantes líderes políticos son obligados a renunciar o han sido procesados a raíz de diferentes actos o circunstancias de corrupción o manejo inescrupuloso de dineros públicos. En este contexto, le hemos solicitado a un importante político católico nos acerque sus reflexiones personales. Agradecemos en tal sentido al Dr. Héctor Lescano, ex parlamentario y ministro, actual Embajador de Uruguay en Argentina, por las siguientes líneas en las que nos expresa la necesidad de seguir apostando por una política basada en valores.

Seguir leyendo

(sicología): “Aprendiendo a estar conmigo y a amarme”

El presente artículo tratará sobre el tema de la autoestima y su relación con el aprendizaje. Trataremos de pensar juntos el tema. La invitación es a que puedas pensar cómo es un día cotidiano ¿con quiénes te encuentras al despertar? ¿Cuándo te despiertas o levantas? ¿Cómo te sientes? Tomarse unos segundos para pensar estas preguntas nos ayudará en la reflexión.

Seguir leyendo

(testimonio) la historia del p. Tom

 

p. Tom, enseguida de ser liberado

El sacerdote salesiano de la India p. Thomas Uzhunnalil, secuestrado por los yihadistas el 4 de marzo del año pasado en Yemen, fue liberado el 12 de setiembre pasado. Era capellán de las Hermanas de Madre Teresa de Calcuta en Aden, las que regentaban una casa para ancianos. Un comando asaltó la casa y mató a 12 personas y 4 Hermanas. A él lo secuestraron mientras se encontraba en la capilla y lo encerraron en el maletero de un coche. Recordó cómo la superiora de la comunidad había manifestado días antes a sus Hermanas que sería hermoso ser martirizadas todas juntas por Cristo.

Seguir leyendo

(sicología): Salir de la penumbra, Tu salud mental es importante

 

                                                                                 Diego Díaz, scj

El próximo 10 de octubre la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve celebrar el día de la Salud Mental. La organización de Mundial de la Salud con esta iniciativa intenta que los países, sus gobiernos y organizaciones promuevan tareas de prevención, tratamiento y difusión de la salud mental de la población mundial.

La finalidad de este artículo es que cada uno/a  pueda tomar conciencia de la salud mental individual y colectiva, cada uno/a puede ser un promotor de salud en los diferentes espacios donde nos movemos.

Seguir leyendo

Julio Bonino, un hombre bueno comprometido con la Palabra y con su Pueblo

Angel Rocha

Comparto estas reflexiones, frente a la partida física de nuestro querido hermano Julio Bonino, Obispo de Tacuarembó Rivera, con quien compartimos muchas de nuestras historias en los recorridos por los pueblos del interior rural y en particular Tacuarembó.

Julio le gustaba decir que era Obispo de un pueblo “cuyo nombre no bajó de un barco, sino que ya estaba” porque Tacuarembó es de nuestros ancestros.

Lo conocía en la década del ochenta, cuando nos visitó en San José de Carrasco, Canelones, junto con aquel otro grande, Carlos Parteli, que supo ser Arzobispo de Montevideo, en los momentos duros de la dictadura en nuestra sociedad, manteniéndose fiel al Evangelio y a su pueblo,  que lo rodeaba,, quien diría que con los años, Julio ocuparía el lugar que tuvo Parteli en Tacuarembó.

Aprendí con Julio que la Diócesis tenía un Centro de la Memoria dedicado a rescatar la presencia de las poblaciones afroindígena en zonas como Caraguatá Las Toscas. Nos invitó a su casa, que estaba abierta para todo el mundo, a conocer por dentro la realización de la Patria Gaucha, en ese momento  escribíamos para el periódico del Pit.Cnt, Trabajo y Utopía.

Seguir leyendo

Veinticinco años después… El Padre Cacho y su presencia hoy

Mercedes Clara

padre Cacho (Brecha)

Recordar la experiencia de Cacho junto a los vecinos del barrio Aparicio Saravia siempre es sumergirse en una fuente inagotable de inspiración y aprendizaje. La presencia de Cacho nos sorprende, contundente y sencilla, reveladora de caminos posibles en la lucha con los pobres, contra la pobreza que deshumaniza. Construir un nosotros donde todas y todos estemos incluidos desde nuestra dignidad es el desafío que Cacho nos plantea con su propia vida.

El libro, una excusa

La reedición actualizada del libro “Padre Cacho: Cuando el otro quema adentro” es una excusa para seguir encontrándonos a celebrar la vida de este sacerdote uruguayo en toda su hondura y misterio. Muchas son las historias que se entretejen en torno a Cacho, pequeñas hebras que se suman para enriquecer el tejido, y recordarnos que su vida es siempre más grande de lo que podemos abarcar. En todas las instancias en que nos encontramos algunos a recordar a Cacho, aparecen nuevas voces, anécdotas, recuerdos, ecos, que se enlazan unos a otros diluyendo las palabras en un silencio conmovedor. La fuerza de su testimonio nos deja perplejos, no nos permite perder en elucubraciones ni escondernos en discursos. Su vida es tan radical y su opción tan clara que es inevitable que nos confronte, como iglesia, como sociedad, como seres humanos.

Seguir leyendo

Fue llamado a su PASCUA el obispo Julio Bonino

Querido por todos, el Obispo de Tacuarembó, reconocido por sus valientes opciones a favor de los más necesitados y las causas del medioambiente, falleció en la noche del 8 de agosto, a los 70 años de edad. Sus restos fueron velados en la Iglesia Catedral de  Tacuarembó.

Nacido el 2 de febrero de 1947 en Santa Lucía, Departamento de Canelones, se decidió por entrar al Seminario a sus 18 años de edad, en medio de la efervescencia que estaba provocando la convocatoria al II Concilio del Vaticano. Ordenado sacerdote diocesano el 26 de mayo de 1974, comienza sus labores pastorales en humildes parroquias del departamento canario. Fue justamente en el Hogar de La Huella, aquel fundado por Luis Pérez Aguirre y rodeado de chiquilines, que recibe la noticia de su nombramiento como Obispo de Tacuarembó.

En la diócesis del norte, se destacará por su perfil pastoral, amor por las tradiciones gauchescas, por la cultura guaraní y por su apoyo a las causas populares y ambientales. En este último ítem, destaca su decisivo apoyo a la Comisión por la vida y el agua, en contra de los proyectos de megaminería a cielo abierto.

En lo particular conocí a Julio en los Encuentros de Diócesis de Frontera, a mediados de los años 90s. donde ya se le escuchaba acerca de su interés por el Acuífero Guaraní. Luego, compartimos muchas actividades cuando le tocó presidir Cáritas del Uruguay desde donde se mostró siempre muy activo para promover iniciativas de economía solidaria. También tuvo un rol protagónico en la convocatoria al último encuentro nacional de Comunidades de Base, instancia en la que nos emocionaría a todos con sus gestos de humildad y sencillez misionera. En otras tantas actividades coincidiríamos para conversar e intercambiar sobre el rol de la Iglesia en materia social o sobre el impacto de Laudato Si, Encíclica que le caería como anillo al dedo.

Cuando en el marco de mi investigación sobre sacerdocio y vocación, recientemente finalizada, le pedíamos a los curas que nos mencionaran nombres de sacerdotes que entendieran como referentes, el de Julio fue de los más reiterados. Querido por sus pares y por el Pueblo de Dios como pocos, seguramente se le extrañará. Pero sabemos que junto al Padre nos seguirá bendiciendo. Su acordeón sonará más fuerte que nunca.

 

Pablo Guerra

(testimonio): “APRENDÍ A VER QUE DIOS TIENE UN PLAN”

Se llama Verónica Cantero Burroni y es argentina. Tiene 15 años y sufre discapacidad motriz; se desplaza en silla de ruedas. Es una chica que siempre se ríe. Ha escrito una novela que se titula: “El ladrón de sombras” que obtuvo un premio internacional. El año pasado Verónica,  acompañada por su madre, viajó a Roma para recibir el premio. Los médicos le autorizaron el viaje y ella subió por primera vez a un avión. En la valija puso un ejemplar de su novela para entregarla al Papa Francisco y esperó el miércoles, día de las audiencias en el Vaticano.

Seguir leyendo