La vida en crisis: cuando la existencia no encuentra su lugar[1]

Cuestionamientos antropológicos de la trata y el tráfico de personas

Diego Pereira Ríos[2]

 

La existencia insatisfecha
Una de las características del ser humano es su continua insatisfacción, que lo lleva a sentirse inacabado e incluso interpelado ante la inmensidad de lo nuevo que logra conocer. Pero este in señala que todo placer, alegría o meta buscada proviene de su mismo interior de su más profundo ser. Y por ello toda acción exterior -como expresión de camino de realización- de buscar satisfacer sus necesidades parte de decisiones que tocan el mismo tronco de la existencia humana. De allí que toda acción implica una decisión en la cual se juegan la mente, el corazón, el alma y el cuerpo de cada mujer y de cada hombre. Decisión de ser felices o no, de ser libres o no, de vivir o dejar de hacerlo. En la cultura individualista en la cual vivimos se comete el error de ver como el único valor la decisión sobre sí mismo. Constituye una equivocación que lleva a perder la riqueza de la comunidad, del bienestar colectivo. En este sentido el homo eligens (hombre elector) antes de elegir por todos, decide elegir por sí mismo desvinculándose de todo lazo con sus prójimos aunque aparentemente conviva con ellos. Todo se hace poco, limitado, líquido: “…la vida líquida se alimenta de la insatisfacción del yo consigo mismo…”[3]. Y si no se conjuga la necesidad personal con la comunitaria los horizontes se acotan y la existencia pierde sabor, se hace insostenible. De este vacío nacen las mayores perversiones humanas.

Seguir leyendo

(testimonio) “UN GRITO DE LIBERACIÓN Y VIDA”

Amigos:
CON EL LAZO VERDE visibilizamos el 19 de noviembre “DIA MUNDIAL DE PREVENCIÓN Y LUCHA CONTRA EL ABUSO SEXUAL INFANTIL”.  Soy familiar de “sobrevivientes de abuso sexual” (como se le llama técnicamente); sin lugar a dudas este es uno de los temas más dolorosos y rechazados para ser abordados, basta que veamos o escuchemos en algún medio de comunicación se hable del mismo y el dolor y la impotencia harán que la mayoría se desentienda al instante…   El próximo mes de enero se cumplirán 10 años en los que este duro golpe se hiciera presente en la vida de 3 niños de nuestra familia, y me abrió los ojos a una realidad hasta entonces desconocida, “todo un pueblo que sufre en silencio y soledad”…  Sabemos por las estadísticas internacionales y locales, que son MILLONES en el mundo, y MILES en nuestro país, los inocentes que sufren anualmente “el crimen atroz” (denominación dada por Benedicto XVl)

Seguir leyendo

(catequesis de adultos) ¿QUÉ ES EL CATECUMENADO?

El 24 de octubre pasado el Papa en una catequesis criticó como insuficiente la actual preparación que se hace para el sacramento del matrimonio. Dijo: “Su preparación exige un tiempo de noviazgo y además antes de celebrar el matrimonio religioso, los novios tienen que madurar la certeza de que no basta con la buena voluntad, sino que se han de apoyarse en el amor fiel de Dios. No se promete fidelidad para siempre solo sobre la base de la esperanza de que eso funcione. Tres o cuatro charlas en la parroquia sería aparentar una preparación. Esta no es una preparación y los responsables de esto son los párrocos y los obispos que lo permiten. Debe hacerse un verdadero Catecumenado. Se juega toda la vida en el amor y con el amor no se juega”.   

Seguir leyendo

(testimonio) 50 años de una verdadera primavera eclesial

Jorge Márquez
Queridos amigos, sin la intención de querer hacer “una ensalada con frutos diversos”, ni la de un estudio eclesiológico para el cual no estoy preparado, quiero compartir con ustedes esta mirada laical, libre, agradecida e integradora sobre el medio siglo de presencias, nacimiento de una y consolidación de otra, de la “Renovación Carismática” y de la “Teología Latinoamericana o de Liberación”, las dos grandes corrientes que renovaron, sin lugar a dudas, a la Iglesia Latinoamericana.

Seguir leyendo

LA ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

¿ES TAMBIÉN UN SIGNO REIVINDICATIVO DE LOS PEQUEÑOS, LOS POBRES, LOS ÚLTIMOS?

Colaboración de Jorge Márquez
Agosto está marcado por una de las fiestas Marianas más hermosas como lo es la Asunción de la Virgen María a los Cielos en cuerpo y alma. Intuición y celebración presente en la vida de la Iglesia desde los primeros siglos, en Oriente, los Ortodoxos, ya desde el siglo lV hacían memoria de la “Dormición de María”, y en el occidente Católico, desde el siglo Vll, que luego culminará con la Solemne declaración del Dogma de la Asunción, el 1 de noviembre de 1950, promulgado por Pio Xll.

Seguir leyendo

A los tres años de Laudato si´

Agradecemos la colaboración de Roxana Esqueff, de REDLAPSI/ CEDIDOSC

“Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre
el modo como estamos construyendo el futuro del planeta.
Necesitamos una conversación que nos una a todos,
porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas,
nos interesan y nos impactan a todos” (LS,14)

Para celebrar el tercer aniversario de la publicación de la “Laudato si, la carta encíclica, sobre el cuidado de la casa común, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, presidido por el Cardenal Peter Turkson, realizó una Conferencia Internacional titulada: “Salvar nuestra casa común y el futuro de la vida en la Tierra, en el Aula Nueva del Sínodo (Ciudad del Vaticano) el 5 y  6 de julio próximo pasado, en la que el Papa Francisco reiteró el llamado urgente a responder con el ejemplo de San Francisco de Asís y “reparar nuestra casa común”.

Seguir leyendo

(catequesis de adultos): ¿BAUTISMO DE NIÑOS?

Ex presidenta Mary McAleese

La católica ex presidenta de Irlanda Mary McAleese dijo hace poco que el bautismo de bebés viola los derechos humanos. “No se puede imponer obligaciones a personas que apenas tienen dos semanas. No se puede decirles a los 7-8 años, a los 18-19 años: “esto es lo que has contraído, lo que has firmado”, porque la verdad es que no lo ha hecho. El actual modelo de bautismo funcionó durante muchos siglos por qué la gente no entendía que tenía derecho a decir que no, el derecho a no hacerlo. Esto produce niños reclutas a lo que se les exige obligaciones de obediencia vitalicia”.

Seguir leyendo

(catequesis de adultos): EL SECRETO DE CONFESIÓN

 

Dos estados en Australia han aprobado la ley que obliga a los sacerdotes a revelar lo confesado por penitentes cuando esto tenga que ver con el abuso sexual de menores. Ya muchos curas manifestaron que prefieren ir a la cárcel antes que traicionar el secreto de confesión. Lo sacerdotes que no acatan la ley podrían ser sancionados hasta con diez mil dólares australianos. El secreto de confesión, como en cualquier orden jurídico, es para salvaguardar la intimidad y los derechos de la persona. Para los cristianos hay un derecho al secreto de confesión porque quien se confiesa de cualquier pecado, se supone que esté arrepentido y Dios siempre perdona. La ley que obliga a los sacerdotes a revelar un secreto reservado a Dios (ya que el sacerdote es tan solo su representante) amenaza la libertad religiosa. La libertad religiosa consiste en poder expresar las propias convicciones religiosas en privado y en común, en el culto, en las prácticas religiosas y en la enseñanza. ¿Sin el secreto confesional, quien estaría dispuesto a confesar sus pecados más íntimos y graves a un sacerdote y a buscar sus consejos? A quien le decimos nuestros secretos le vendemos nuestra libertad. Por otra parte es una experiencia común que quien molesta sexualmente a un menor, no lo confiesa ni al sacerdote ni al policía. Los pedófilos esconden sus crímenes y no se auto denuncian espontáneamente. Además normalmente el sacerdote no conoce la identidad del penitente y éste no tiene la obligación de revelarla para confesarse. Si se rompiera con el secreto, desaparecería también la remota posibilidad para que los culpables se confiesen; ¿quién va a confesarse sabiendo que puede ser denunciado? No habría además la posibilidad de instarlos a denunciar sus crímenes a la policía.

Esta ley es inútil. Lo que hay que hacer es prevenir los abusos y denunciar a los agresores sexuales. La violación del secreto de confesión no ayudará a prevenir los abusos y no ayudará a aumentar la seguridad de los menores.

Para la Iglesia el sacerdote en ningún caso puede violar el secreto de confesión aún a costa de su propia vida, so pena de caer en la excomunión. Su misión es únicamente la de ser instrumento de la misericordia de Dios. Sobre lo escuchado en la confesión, el sacerdote debe guardar absoluto silencio aún con el propio penitente fuera de confesión. Cristo mismo ha puesto a los sacerdotes como intermediarios del perdón de Dios. No ha dicho: “cuando estén en pecado pidan directamente perdón a Dios” sino “a quienes ustedes perdonen los pecados, les serán perdonados” (Jn 20,23).

 

                                        CHRISTOPHER PROWSE

(catequesis de adultos): LA VIDA ETERNA

A raíz de unas declaraciones del papa Francisco, que simplemente recordó que el infierno no es un lugar, en la prensa mundial se difundió la noticia de que el Papa había dicho que el infierno no existe. Lo positivo del episodio es que gracias a la ignorancia religiosa de tanta gente se encaró un tema serio, tabú para muchos pero esencial para los cristianos: la vida después de la muerte. Para el cristiano no existe ni el “destino” ni la “suerte”. Dios tiene para cada uno de sus hijos un plan de felicidad plena y eterna. Todo camina hacia un encuentro con Dios que la Biblia llama “cielo”, “paraíso”; será vivir con Cristo para siempre, como El nos prometió (Jn 14,1-21). No será un lugar sino que consistirá en ver y conocer a Dios (1Cor 2,9) y en Él a todas las personas y a la creación entera.  No será un descanso eterno ni simplemente una vida sin sufrimiento, sino “vida en abundancia” (Jn 10,10). Quien dice “vida”, dice actividad, comunicación, creatividad, relacionamiento que será con todos, en el cielo y en la tierra. El amor siempre va descubriendo sorpresas y nuevas maravillas. No será “otra vida” sino esta misma vida humana transformada por el Espíritu; no “otro mundo” sino este mismo mundo redimido “donde no habrá ya muerte, ni duelo, ni llanto ni dolor” (Ap 21,4). Será una felicidad plenamente humana (no seremos ángeles) donde tendrá cabida todo lo bueno, lo bello, lo verdadero, lo justo que hemos buscado y querido. Nada se perderá de nuestros esfuerzos y de nuestros afectos porque el cielo es la absoluta realización humana. Seguiremos siendo nosotros mismos con nuestra identidad personal; también siendo adultos somos diversos de lo que éramos cuando éramos niños y a pesar de ellos seguimos siendo los mismos. Entenderemos el sentido oculto de la historia, de nuestra vida. Será la fiesta de los ojos; se podrá ver el corazón de las personas, de las cosas, de Dios. Antes  habrá un proceso de purificación (=purgatorio) para todos; por eso la Iglesia desde siempre reza por los difuntos. Si el Reino de Dios es amor (en los evangelios se habla de un banquete fraternal), los que se rehúsan a amar a Dios y a los demás, optan ellos mismos por lo que se llama “infierno” que tampoco es un lugar. La palabra viene del latín e indica oscuridad, dolor, soledad absoluta. El infierno, que como el paraíso ya empieza en esta tierra para los que son animados por la violencia, el odio, la mentira, no es ni un lugar ni es obra o castigo de Dios sino consecuencia del propio actuar humano. Sin embargo el cristiano espera en la misericordia de Dios para con todos, ya que Él quiere la salvación de todos.

                                                                         P.C.