(tema central) DEBATE Y POLÉMICA EN LA IGLESIA

Los medios de comunicación de masa (prensa, radio, televisión, internet, celulares, redes sociales) han llegado a ser hoy imprescindibles. Para la mayoría de las personas la realidad se reduce a lo que muestran estos medios. Aquello que no tiene cabida en ellos les parece insignificante. Por otra parte, los que manejan los medios se creen saberlo todo y nos indican lo que tenemos que pensar. Son un poder importante para el bien y para el mal. Lamentablemente se está oscureciendo la idea de que los medios son un servicio a la sociedad y de que la del periodista es una misión a la vez que una profesión. La mayor parte de las empresas de comunicación tratan el material que difunden como una mercancía a comercializar; se dejan de lado las noticias que “no venden”.

Seguir leyendo

(tema central) El mundo del trabajo desde una perspectiva eclesial

“No a la economía de descarte” dijo el Papa el año pasado en su discurso a los trabajadores: “el trabajo no solo es necesario para la economía, sino para la persona humana, para su dignidad, su ciudadanía y su inclusión social”. El obispo de Roma instó a decir “no” a fenómenos como la idolatría del dinero,  a la mafia o la corrupción y a apostar a una “Economía de Comunión” y sobre todo a visualizar los efectos del neoliberalismo: “el principal problema ético de este capitalismo es que produce descartados que luego trata de ocultar, tratar de hacer que no se vean”.

Seguir leyendo

(tema central): LOS CAMBIOS EN LA IGLESIA

Hablar de “reforma” en la Iglesia no significa “cambiar” la Iglesia, sino volver a evangelizar y enfrentar la realidad de hoy con el mismo espíritu de la primera Iglesia. Ni la palabra “aggiornamento” (en italiano= puesta al día) que usó el papa Juan XXIII para el Concilio significa suavizar o traicionar los principios de la doctrina o de la moral; es servir a Dios y al Evangelio en las nuevas circunstancias. El Papa no puede modificar lo que pertenece a la fe revelada, pero sí todo lo que no tenga que ver con dogmas o verdades de fe, para que la Iglesia no aparezca hoy como trasnochada. La Iglesia es un cuerpo vivo que ha de adaptarse a todos los climas y circunstancias. Sin embargo muchos quedan descolocados hoy frente a los cambios que se están produciendo en la Iglesia y quisieran seguir con lo que han enseñado los Papas en el pasado. ¿Es que los Papas son infalibles?

Seguir leyendo

(tema central) EL DRAMA OLVIDADO DE LOS CURAS OBREROS

Lisieux, el seminario en 1942

Hace 65 años, en 1953, estallaba el drama de los sacerdotes obreros. En realidad, la evangelización del mundo obrero había comenzado en 1926 con el nacimiento de la JOC (Juventud Obrera Católica) por obra de un sacerdote belga que sería después cardenal: Josepf Cardijin. Pero fue con la Misión de France en 1941, en París, que se empezó a hablar de “curas obreros”. El cardenal de París, Emmanuel Suhard, decía angustiado: “Existe toda una región en la periferia donde se encuentran nuestras grandes fábricas. Allí no se conoce a Cristo. Es una verdadera misión en nuestra propia casa. Para mí es como una verdadera obsesión que no me deja dormir de noche; necesito misioneros”. El año siguiente, en 1942, los obispos de Francia, a petición del cardenal Suhard, decidieron la fundación del seminario de la Misión de France en Lisieux, para los curas que trabajarían en el mundo obrero. Lo hicieron de acuerdo con la priora del Carmelo de Lisieux, madre Inés , hermana de Santa Teresita patrona justamente de las misiones.

Seguir leyendo

(tema central) LOS CRISTIANOS DE A PIE

                 (futuro de la Iglesia)

Para muchos, hablar de Iglesia es hablar de obispos y curas.  Es el resultado de varios siglos de cristiandad, en los que la Iglesia se había constituido a imagen de la sociedad civil  donde los que cuentan son los de arriba. Jesús nos había advertido: “Entre ustedes no sea así…” (Mt 20,26 ), pero la verdad es que en los siglos pasados se había acentuado tanto el papel de la jerarquía (es decir de los ministros consagrados con el Orden Sagrado) hasta llegar a dividir a la Iglesia en dos clases: la Iglesia “docente” (que enseña y gobierna) y la Iglesia “discente” (que aprende y obedece). En el segundo  escalón estaban todos los cristianos de a pie que no ejercían el Orden Sagrado, los llamados “laicos”, es decir la casi totalidad del Pueblo de Dios. Recién a lo largo del siglo IX se empezó a hablar de apostolado de los laicos, solo como colaboración en un cometido que era propio del clero. En 1848 Antonio Rosmini denunciaba el muro infranqueable que había entre clero y laicos, como una de las cinco llagas de la Iglesia. Todavía en  1906 el Papa Pio X escribía en “Vehementer nos”: “La Iglesia se compone de dos categorías de personas: los pastores y la grey. El deber de la grey es aceptar ser gobernados por los pastores y cumplir con sumisión las ordenes de quienes la dirigen”.

Seguir leyendo

(tema central) VIDA Y MUERTE DE LOS “CURAS PARA EL TERCER MUNDO”

El obispo Alberto Devoto

Hace 50 años, el 15 de agosto de 1967, dieciocho obispos pertenecientes al Tercer Mundo de Asia, África y América Latina (9 de Brasil, 1 de Colombia), lanzaron un Manifiesto como respuesta a la encíclica “Populorum Progressio” de Pablo VI, de fuerte contenido evangélico y profético. Se llamaban “países del Tercer Mundo” los que no pertenecían ni al mundo capitalista ni al mundo comunista y eran los más pobres del mundo; a favor de ellos había escrito el Papa la “Populorum Progressio”. Según el Manifiesto de los obispos “los pueblos del Tercer Mundo forman el proletariado de la humanidad actual, explotado y amenazado en su existencia misma por los más fuertes”. Los 18 obispos se ponían “al lado de los pueblos pobres y de los pobres de los pueblos” condenando “la lucha de clases que los ricos han desencadenado contra los trabajadores, acaparando para ellos mismos lo que es necesario para todos”. Los invitaban a la lucha no violenta, “teniéndose confianza a sí mismos y sin esperar pasivamente una conversión de aquellos que “no escuchan ni siquiera a alguien que resucite de entre los muertos” (Lc 16,31). 

Seguir leyendo

(tema central) DIÁLOGO INTERRELIGIOSO

Hoy las Religiones ocupan un lugar destacado en el panorama mundial, sobre todo el Cristianismo y el Islam no solo por ser las más numerosas sino por tener desde el comienzo una proyección universal. El Judaísmo está muy ligado al pueblo judío, el Hinduismo a la India, el Budismo y el Confucianismo a la China, el Sintoísmo al Japón… Por siglos el Cristianismo combatió todas estas religiones identificándolas con el error y el mal. Si se las estudiaba, era para refutarlas y para mejor convertir a los infieles a la religión cristiana. Se partía del presupuesto que con la venida de Cristo, las demás religiones carecían de sentido y eran un obstáculo para el Evangelio que era la Palabra definitiva de Dios.

Seguir leyendo

(tema central) Clero uruguayo: una investigación sociológica

EL SACERDOCIO, ENTRE LA PROFESIÓN Y LA VOCACIÓN.
UN ANÁLISIS SOCIOLÓGICO SOBRE EL CLERO DEL URUGUAY.

El pasado 28 de Setiembre fue presentado en la sede de OBSUR el libro escrito por Pablo Guerra que recoge una exhaustiva investigación sociológica sobre el clero católico del Uruguay. Bajo la edición de UMBRALES, el texto recoge los resultados de la investigación “Características del sacerdocio desde la sociología de las profesiones. Indagación y opinión del clero católico de Uruguay sobre los vínculos entre profesión y vocación” ejecutada en la Carrera de Relaciones Laborales (Facultad de Derecho, Universidad de la República).

Seguir leyendo

TEMA CENTRAL: INTEGRISMO CATÓLICO

Acaba de publicarse un importante artículo por la “Civiltá Cattolica” del p. Antonio Spadaro y del pastor Marcelo Figueroa con el título: “Fundamentalismo evangélico e Integrismo católico”. El artículo se refiere de manera particular a los protestantes y católicos conservadores que han votado a Donald Trump en Estados Unidos, formando una nueva y extraña alianza. Objetivo de nuestro artículo es reseñar la historia y cómo se configura hoy el integrismo católico.

Seguir leyendo

Un Programa de reforma eclesial en la globalización de la indiferencia

Texto presentado originalmente en el pre Congreso de Laicos del cono sur
organizado por el CELAM. Colegio Máximo de San Miguel (Argentina), 23 al 25 de mayo de 2017.

 

por Aníbal Torres
Politólogo argentino, candidato a Doctor en Ciencia Política (Universidad Nacional de San Martín, Argentina). Becario doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET, Argentina). Miembro del Grupo “Mons. Gerardo Farrell” sobre Pensamiento Social de la Iglesia, del Grupo de Trabajo “Teología, Ética y Política” (CLACSO), de la red Catholic Theological Ethics in the World Church (CTEWC) y del Observatorio sobre Religión y Asuntos Públicos de América Latina. E-mail: anibalgtorres@hotmail.com

 

“Algunos no sabían por qué el obispo de Roma ha querido llamarse Francisco (…) el cardenal Claudio Hummes (…) me dijo: ‘No te olvides de los pobres’. Y esta palabra ha entrado aquí: los pobres, los pobres. De inmediato, en relación con los pobres, he pensado en Francisco de Asís. Después he pensado en las guerras, mientras proseguía el escrutinio hasta terminar todos los votos. Y Francisco es el hombre de la paz. Y así, el nombre ha entrado en mi corazón: Francisco de Asís. Para mí es el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, el hombre que ama y custodia la creación (…) Es el hombre que nos da este espíritu de paz, el hombre pobre… ¡Ah, cómo quisiera una Iglesia pobre y para los pobres!” (Francisco, 16/03/2016)

Seguir leyendo