(Nunca sin el Otro) Thomas Merton: entre la contemplación y la escritura


Se halla más consuelo en la esencia del silencio que en la respuesta a una pregunta. La eternidad es el presente. La eternidad se encuentra en la palma de la mano. La eternidad es una semilla de fuego cuyas repentinas raíces rompen las barreras que guardan mi corazón de ser un abismo. Las realidades del tiempo están en connivencia con la eternidad”.

Así dice Thomas Merton en su obra “El signo de Jonás” (1953) y realmente parece haberlo vivido este monje francés quien, a fuerza de contarnos y de contarse a sí mismo en su relación con el Misterio, logró enseñarnos a valorar la esfera de lo religioso en la vida de todos los días. Apasionado por el diálogo ecuménico y el encuentro, fue un profeta de la meditación en el mundo contemporáneo.

Seguir leyendo

(nunca sin el Otro) Baden Powell, de militar a educador

Los niños, adolescentes y jóvenes que integran el Movimiento Scout, le llaman cariñosamente BP. Su Nombre completo era Robert Stephenson Smyth Baden-Powell. Recibió el título de Lord del Imperio Británico por su obra educativa y su valentía y destreza como militar. Nació en Paddington, Londres en Inglaterra el 22 de febrero de 1857.  Su padre fue el reverendo Baden Powell, doctor en Filosofía y profesor en la Universidad de Oxford;  su madre fue Henrietta Grace Smyth, hija de un reconocido colonizador inglés. Fue actor, pintor, músico, militar escultor y escritor pero su mejor obra fue la tarea de educador y servidor de los jóvenes y niños: al crear el Movimiento Scout realizó una obra admirable que aún perdura en el mundo. Son miles los niños, adolescentes y jóvenes que integran o integraron el Movimiento  Scout, y en casi todos los países conocidos ha tenido una gran fecundidad, es de lejos el Movimiento Juvenil mundial más numeroso. En los únicos lugares donde no ha podido florecer ha sido en los países con gobiernos dictatoriales.

Seguir leyendo

(Nunca sin el Otro) DON ZENO: PROFETA DE LA CIUDAD FUTURA

El que era popularmente conocido como “don Zeno”, murió el 15 de enero de 1981. Su aventura empezó cuando fue ordenado sacerdote en Carpi en 1931. En su primera misa se presentó al altar acompañado por un ex preso de nombre Barile, su primer “hijo” de 17 años, el primero de los 4 mil que tendrá después. Quería hacerse cargo de los hijos de nadie, de los huérfanos de guerra, de los jóvenes desbandados: y por eso empezó su obra. Decía: “Si un niño pierde a los padres, hay que devolvérselos (es su derecho). Si un niño nos pide el pan de la paternidad, no podemos enviarlo a un instituto o a un orfanatorio; lo tomamos como hijo”. Para eso hacían falta madres de vocación. Y así fueron llegando madres, muchas de ellas renunciando al matrimonio para dedicarse a esos chicos. Los hijos eran entregados en el altar con las palabras de Jesús en la cruz: “Mujer aquí tienes a tu hijo; hijo aquí tienes a tu madre”.

Seguir leyendo

(nunca sin el otro) PONCE DE LEON: OBISPO Y MÁRTIR

Con este título, el sacerdote Enrique Ciro Bianchi, de san Nicolás, recuerda los 40 años de la muerte trágica del obispo Carlos Ponce de León en la revista “Vida Pastoral” n.363. Ponce de León fue obispo de San Nicolás (Argentina) por 11 años desde el 18 de junio de 1966 hasta el 11 de julio de 1977. Había participado como joven obispo auxiliar de Salta en el Concilio Vaticano II y encarado con entusiasmo la renovación de la Iglesia. Durante la dictadura en Argentina entre 1976 y 1983, se comprometió con los familiares de los presos políticos y desaparecidos, levantando su voz junto a unos pocos obispos en la denuncia de los atropellos a los derechos humanos. En su despacho recibía permanentemente a los familiares de las víctimas de la represión, fueran del signo político que fueran y se movía para encontrar una solución. Visitaba a los presos y hacía gestiones para conseguir informaciones para los familiares.

Seguir leyendo

(Nunca sin el Otro) EDUARDO PIRONIO: LA VIDA COMO UN MAGNIFICAT

Dentro de pocos meses se celebrarán los 20 años de la muerte del cardenal argentino y Siervo de Dios Eduardo Pironio, profeta de los nuevos tiempos de la Iglesia.

En 1899 José Pironio y Enriqueta Buttazzoni llegaban a la Argentina, a Nueve de Julio, provenientes de Udine en el Friuli (Italia) en busca de trabajo. José y Enriqueta tuvieron 22 hijos que educaron ejemplarmente en la fe católica; el último fue Eduardo que nació el 3 de diciembre de 1920. A los 11 años entró en el seminario de La Plata. A fines de 1943 se ordenó sacerdote en la basílica de Luján; su padre ya había muerto en 1926. Su madre murió en 1960. Escribió de ella: “Era una mujer profunda; todo lo veía a la luz de Dios y me enseñó a vivir la fe”. Y contó cómo “al nacer mi primer hermano ella enfermó gravemente. Cuando se recuperó los médicos le dijeron que no podía tener más hijos; de lo contrario su vida correría peligro. Mi madre fue a consultar a un sacerdote que tenía fama de santo, el cual le dijo: ‘Los médicos pueden equivocarse; usted póngase en las manos de Dios’. Tuvo 22 hijos y murió a los 82 años”.

Seguir leyendo

NUNCA SIN EL OTRO: DON TONINO

número especial dedicado a don Tonino

Don Tonino, así lo llamaba el pueblo, era en realidad el presbítero Antonio Bello que más tarde sería obispo de Molfetta en el profundo sur de Italia. Ya como párroco era un pastor fuera de lo ordinario. Al pordiosero que todos los días le traía el diario, le pagaba el servicio. Al minusválido que no podía salir al templo para la misa, lo alcanzaba él en el bar para charlar y tomar un café juntos. Si alguien le decía que había ayudado a alguien que no lo necesitaba: “ya es una humillación pedir”. Cuando visitaba a un pobre siempre iba con algo: una botella, un regalo… A un cura, no sabiendo qué regalarle, le regaló un perfume con esta frase del evangelio: “cuando ayunes, perfúmate la cabeza”. En setiembre de 1982 lo ascendieron de cura de campaña a obispo de Molfetta; llegó al palacio episcopal con un Fiat 500 vistiendo una malla negra sobre pantalones de trabajo.

Seguir leyendo

Nunca sin el Otro – CHIARA BADANO: Santa a los 19 años

 

Fue beatificada en Acqui (Italia) el 25 de setiembre de 2010. Chiara era una joven normal, dulce y alegre; soñaba frecuentar la facultad de medicina con la intención de partir voluntaria para África y dedicarse a los niños enfermos. De familia muy católica,  cultivaba la espiritualidad de los Focolares, la devoción a Jesús Abandonado y su lema era: “Tener siempre a Jesús en el medio”. Renunciaba cada mes a algo “superfluo” para dárselo a algún necesitado y cultivarse en la caridad. Era una muchacha deportiva y tenía muchos proyectos cuando un día en un partido de tenis sintió un dolor muy agudo en la espalda y en el hospital se le detectó un tumor; tenía 17 años. Al enterarse exclamó dolida: “¿Por qué a mi?”. Pasaron  25 minutos de silencio interminable  y de oración a los que siguieron estas palabras: “Si lo quiere Jesús, lo quiero yo también”.

Seguir leyendo

(nunca sin el otro) ALICE DOMON: LA UTOPÍA DEL REINO

Han pasado 60 años del asesinato de las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet en la Argentina de los años setenta. Y todavía no se ha valorado la significación que tuvieron en el gran movimiento postconciliar de inserción de la vida religiosa en los medios populares.

 

Alice, igual que Leonie, pertenecía a la congregación de las Hermanas de las Misiones Extranjeras de París. Adoptó en su vida religiosa el nombre de Maria Catalina; por eso la gente la llamará cariñosamente “Caty”. En 1967 se trasladó a la Argentina en una casa de la congregación en la diócesis de Morón donde se encontró con Leonie y con ella trabó una gran amistad. Enseñaban catecismo a un grupo de niños con síndrome de down y entre ellos había un hijo del dictador Jorge Rafael Videla. Efectivamente este conocía a las dos Hermanas que cuidaban de su hijo Alejandro. En 1969 Alice optó por vivir con otra compañera entre los más pobres en la villa miseria n.20 de Lugano y allí mismo fueron haciendo su casita de chapa y madera, una pieza de tres metros por tres. Vivían gracias a su propio trabajo en el servicio doméstico.

Seguir leyendo

NUNCA SIN EL OTRO: PAULO EVARISTO ARNS, PROFETA DE AMÉRICA

El 14 de diciembre pasado fallecía a los 95 años el cardenal brasileño Paulo Evaristo Arns, un protagonista del post-concilio y un extraordinario profeta en los años de plomo de América Latina.

Su lema episcopal como obispo y después arzobispo de Sao Paulo fue: “De esperanza en esperanza”. Efectivamente fue un icono en la segunda mitad del siglo XX de esperanza para miles y miles de personas en Brasil y fuera de Brasil, víctimas de las brutales dictaduras militares. “Pastor intrépido, auténtico testigo del Evangelio y de atención permanente a los más desfavorecidos”, dijo de él el Papa Francisco. Fue arzobispo por 28 años de la metrópolis de Sao Paulo de 1970 a 1998, llegando a tener 9 obispos auxiliares. Era franciscano, descendiente de alemanes, el quinto de trece hijos (su hermana Zilda fue la creadora de la Pastoral da Criança en Brasil), intelectual y escritor fecundo. Su figura y su magisterio fueron decisivos al enfrentar la dictadura militar de Brasil (1964-1985), en la defensa de los valores democráticos y de los derechos humanos, con las denuncias contra la tortura (hasta lideró una campaña nacional contra la tortura), la creación de la Comisión de Justicia y Paz, favoreciendo la lucha en defensa de los perseguidos del régimen. Amenazó con excomulgar a los investigadores policiales que se negaban a dar información sobre los presos políticos; denunciaba las desapariciones y prisiones arbitrarias.

Seguir leyendo