ORTODOXOS: “PERSPECTIVAS MUY POSITIVAS”

El metropolita ortodoxo ruso Hilarión, del departamento de Relaciones Exteriores del patriarcado de Moscú, declaró que “las perspectivas actuales del diálogo entre católicos y ortodoxos son muy positivas”. También dijo que tras el encuentro de Kirill con Francisco el 12 de febrero del 2016 en Cuba “es evidente que una respuesta común de los cristianos ante los desafíos de la civilización contemporánea, siempre es más eficaz. La colaboración bilateral se ha vuelto cada vez más intensa. Se ha visto en la condena común de la persecución contra los cristianos y en la ayuda mancomunada para con ellos sobre todo en Oriente Medio”. Estas declaraciones se registraron en Viena el 12 de febrero pasado, en el marco de una conferencia internacional católico-ortodoxa. En otro momento Hilarión reconoció que el 80% de los rusos se declara ortodoxo, pero a Pascua llegan al templo el 8% para el culto litúrgico. Por eso Hilarión escribió un Catecismo para introducir a los cristianos nominales en la doctrina, la práctica litúrgica y la moral con un lenguaje simple. “No puede ser ortodoxo quien no conoce las bases de su fe”, dijo. La obra se titula: “Breve guía a la fe ortodoxa”.

CHINA: RESPUESTA A ZEN

El obispo clandestino Joseph Wei contestó al arzobispo emérito de Hong Kong, cardenal Zen, que se opone a las negociaciones del Vaticano con China comunista, y también a los obispos de Macao y Taiwan de “no tener la pretensión de hablar en nombre de la Iglesia clandestina de China continental. “Hay algunos que dicen defender a la Iglesia clandestina que esta está siendo la víctima del Papa y del Vaticano con tal de mejorar las relaciones con el gobierno. Nadie puede decir de representar a la Iglesia clandestina. Cualquiera que sea la forma en que terminen las negociaciones entre el Vaticano y Pekín, en mi diócesis obedeceremos totalmente a las decisiones del Papa, ni siquiera buscando saber los motivos. La entrevista del cardenal Parolin nos ha dado mucho aliento. Todos deseamos la reconciliación entre los católicos bajo la orientación del Santo Padre”. La Iglesia Católica en China, a pesar de las dificultades indiscutibles, está creciendo con fuerza; el año pasado se han bautizado 48.556 chinos.

SIRIA: “NO SE OLVIDEN DE NOSOTROS”

Huyendo hacia Turquía

La guerra contra ISIS ha terminado y se ha reconquistado el 90% del territorio sirio, pero no ha terminado la guerra en Siria entre el gobierno y los grupos armados de la oposición con interferencias internacionales. El nuncio apostólico de Damasco Mario Zenari lanzó un grito de alarma a occidente: “No se olviden de nosotros”. En marzo son siete años de guerra cruenta que ha vivido hasta ahora el pueblo. Debido a los bombardeos, más de la mitad de los 111 hospitales públicos y unos 1.800 centros de salud  están fuera de servicio. Dos tercios del personal médico se han ido del país. Murieron más personas por falta de atención hospitalaria y remedios, que por las armas. Los católicos, con la ayuda internacional de toda la Iglesia, mantienen a tiempo completo y abiertos a todos, tres grandes hospitales. El 69% de la población vive en la pobreza extrema. La guerra en Siria empezó en 2011 siendo una guerra civil, pero después se internacionalizó causando 470 mil muertos y casi cinco millones de desplazados. Cientos de grupos armados rebeldes buscan derrocar a Bashar al Assad, en el poder desde el año 2000. Assad cuenta con el apoyo de Rusia por intereses económicos y geopolíticos, de Irán, Hezbollah y los chiitas de Irak, pero es combatido por Arabia y sus aliados sunitas, y ahora también por los kurdos.

ESTADOS UNIDOS: EL CULTO DE LAS ARMAS

En un liceo de Florida un muchacho masacró a 17 estudiantes. Es la masacre n.18 en una escuela desde comienzos de 2018. La lobby americana National Rifle Asociation, que subsidió en gran parte la campaña electoral de Donald Trump, impide limitar la proliferación de las armas entre los ciudadanos, en una sociedad dominada por el miedo y la arrogancia racista del lejano oeste. “Otra masacre por el uso fácil de las armas”, tituló el Osservatore Romano y escribe: “la libre circulación de las armas no garantiza la seguridad del ciudadano; el tema precisa de una solución política”. El uso y abuso de las armas ha entrado en la vida cotidiana de los ciudadanos y se habla de militarizar las escuelas, pero no de controlar las armas. Desde 2013 a 2017 hubo 290 tiroteos violentos, uno por semana; el 24,4% se da en ámbitos educativos. La sociedad de Estados Unidos es la sociedad más armada del mundo; para sus habitantes, esto es símbolo de libertad. El promedio de homicidios a causa del uso de armas es 49 veces más alto que en cualquier otro país industrializado; es por lejos el país donde hay más muertos por el uso de estas armas de fuego. En un país con 320 millones de habitantes, hay en circulación 300 millones de armas pequeñas, según la Small Arms Survey, todos los días mueren 88 estadounidenses en episodios de violencia.

Es una demostración más del poder político, económico y social de las grandes empresas armamentistas en Estados Unidos, favorecidas por el gobierno.

CHINA: CONTACTOS CUESTIONADOS

En una entrevista a Vatican Insider el cardenal secretario de estado del Vaticano Pietro Parolin tuvo que salir a declarar que los contactos con China comunista son supervisados personalmente por el Papa. Dijo: “Nadie tiene iniciativas privadas. Las negociaciones se dan en el marco de una apertura constructiva de diálogo y fidelidad a la genuina tradición de la Iglesia. En China, acaso más que en cualquier otro lugar, los católicos han sabido custodiar el depósito auténtico de la fe y el vínculo entre ellos  y el Papa. En China no existen dos Iglesias, sino dos comunidades de fieles que están en un camino progresivo de reconciliación. La cuestión crucial es la elección de obispos. Queremos llegar a que no se hable más de obispos legítimos e ilegítimos, oficiales y clandestinos. La Iglesia nunca olvidará las pruebas y sufrimientos pasados y presentes de los católicos chinos”. El Vaticano está intentando una especie de “ostpolitik” con China como lo había hecho con la Unión Soviética, pero no todos están de acuerdo. El cardenal chino  y arzobispo emérito de Hong-Kong Joseph Zen dijo: “Creo que el Vaticano está vendiendo la Iglesia Católica en China” declarándose en total desacuerdo con las negociaciones del Vaticano con el gobierno comunista como si fueran una “rendición”. Según Zen, posteriormente convocado a Roma, “el Papa no comprende nada de cuestiones chinas y está mal asesorado por sus consultores”. Zen , de 86 años, acusa al Vaticano de legitimar a obispos respaldados por el gobierno. Serían siete los obispos excomulgados, ilegítimos, perdonados por el Papa ya que han jurado obediencia a su autoridad. Por otra parte el gobierno reconocería a los obispos clandestinos. Según Zen el último Congreso Comunista ha introducido “reglas todavía más duras que limitan la libertad religiosa de los 12 millones de católicos chinos”. Y se pregunta: ¿Puede haber algo común entre la Iglesia y un régimen totalitario?. Él que no se rinde, acepta la persecución, pero queda fiel a sí mismo. No puede haber negociaciones entre José y el rey Herodes para salvar al Niño”. Un comunicado del Vaticano rechazó estas críticas: “Es sorprendente y lamentable que se critique al Vaticano por personas de la Iglesia, fomentando así la confusión y la controversia. En la Iglesia existe el derecho absoluto a discutir y hacer presentes las propias criticas, pero las críticas deberían pretender construir la comunión (en este caso de los católicos chinos) y no alimentar más divisiones y cismas”.

BEATIFICACIÓN DE LOS MÁRTIRES DE ARGELIA

Son 19 los mártires de Argelia que han dado su vida “en odio a la fe” entre los años 1994 y 1996 y que serán beatificados, entre ellos los siete monjes de Tibhirine. “No es algo contra el pueblo musulmán de Argelia, sino que celebramos el martirio junto con este pueblo, con la sangre mezclada de cristianos y musulmanes porque también ellos han sufrido por su fe”, dijo el postulador de la causa p. Thomas Georgeon. Se pide por eso que la beatificación se realice en Argelia ya que tiene el apoyo del gobierno actual y precisamente en Oran donde su obispo Pierre Claverie fue asesinado junto a su chofer musulmán. Fue en la década del noventa cuando se desató una guerra civil por parte de musulmanes extremistas que querían lograr un especie de Califato y que dio como resultado unos 200 mil muertos. Inclusive un centenar de “imanes” fue asesinado.

Los 19 “mártires” cristianos, todos europeos, se quedaron en el país para manifestar su cercanía y amistad para con el pueblo y para con el Islam. “Son mártires no solo porque les ha sido arrebatada la vida violentamente, sino porque esta había sido donada de antemano sabiendo los riesgos que se corrían. La Iglesia Católica siempre ha sido considerada aquí como extranjera; estos mártires demuestran con su testimonio que es amiga”, dijo el actual obispo de Oran Jean-Paul Vesco. Hoy se está dando un camino de pacificación en el país.

CONGO: “PRISIÓN A CIELO ABIERTO”

Kinshasa: marcha católica

La república de Congo es grande como toda Europa occidental; tiene 80 millones de habitantes de los cuales el 40% son católicos. Dispone de inmensas riquezas y por eso abunda la violencia para lograr su control. Grupos armados, de adentro y fuera del país, pactan con las multinacionales. Se han encontrado 80 fosas comunes con 3.500 muertos. En el Kasai 60 capillas han sido destruidas o dañadas, 141 escuelas católica cerradas, 31 centros sanitarios saqueados. Los obispos han denunciado: “El país anda muy mal. Una minoría de ciudadanos tomó como rehenes a millones de congoleses. Es inaceptable. Tenemos que retomar en nuestras manos nuestro destino común”. Hubo una extrema violencia policial contra una manifestación pacífica de laicos católicos en Kinshasa el 31 de diciembre pasado. Hubo muertos y heridos; 134 parroquias, de las 150 que hay en Kinshasa, fueron rodeadas por la policía con gases lacrimógenos para dispersar a los feligreses. Se pedía al actual presidente Joseph Kabila dejar el poder que mantiene desde 2001 y  no volver a presentarse como candidato para las próximas elecciones del 23 de diciembre. La Constitución no prevé tres mandatos consecutivos. Su mandato concluía en diciembre de 2016, pero con los Acuerdos de San Silvestre de ese año y la mediación de los obispos, se postergaron las elecciones para fines del año pasado, las que no se realizaron y ahora Kabila piensa cambiar la Constitución para presentarse como candidato. Los presos políticos siguen encarcelados, los medios de comunicación de la oposición cerrados, se practica la tortura y el secuestro. Las manifestaciones de los laicos católicos se repitieron el 21 de enero en varias ciudades. Hubo una decena de sacerdotes arrestados y 12 muertos. También murió una joven de 24 años que se preparaba para ser religiosa, Therese Kapangala, mientras intentaba proteger a un niña de las balas de los militares. El gobierno levantó una campaña difamatoria contra el arzobispo cardenal Laurent Monsengwo, uno de los nueve cardenales que asesoran al Papa, como instigador de las protestas. Al celebrar una misa por las víctimas de la represión, Monsengwo habló de “barbarie” y se preguntó: “¿Cómo se puede matar a gente que canta canticos religiosos y lleva biblias, rosarios y crucifijos?. ¿Qué es lo que se quiere? ¿El poder por el poder o el poder para el desarrollo del pueblo en paz, justicia y verdad?. Queremos que reine la fuerza de la ley y no la ley de la fuerza. ¿Es esta es una prisión a cielo abierto?”.

SUDÁN DEL SUR: LA GUERRA INTERMINABLE

Huyendo hacia el norte de Uganda (Ap)

Este país declaró después de 40 años su independencia del Sudán en 2011 y desde aquel entonces ha estallado una guerra civil entre los seguidores del presidente Salva Kiir y el vicepresidente destituido Riek Machar, líderes de distintas etnias. Ahora el conflicto se ha hecho brutal y bandas armadas de todo tipo asolan el país (12 millones de habitantes), causando la que la ONU  define la más grave crisis humanitaria de África. Dos millones de personas han dejado el país; más de un millón ha huido a Uganda, sobre todo mujeres y niños diezmados por la escasez de agua. Médicos sin Fronteras reciben allí para un control sanitario hasta dos mil prófugos por día. Hoy en Sudán del Sur cinco millones de personas arriesgan la muerte por falta de alimentos. El misionero comboniano p. Daniele Moschetti ha declarado: “Las únicas cosas que no faltan aquí son las armas; todo puede terminar en un genocidio”. Se habla de 17 mil niños soldados y ya se calculan 50 mil muertos. El Papa pensaba ir a Sudán del Sur en octubre pasado acompañado por el arzobispo anglicano de Canterbury Justin Welby,  pero no fue posible. La población, a diferencia del Sudan musulmán es mayoritariamente cristiana (católica y anglicana). Los obispos locales luchan por la paz y la superación de los conflictos étnicos. Hay 500 misioneros católicos que hacen llegar a las poblaciones la ayuda del Papa y de la Iglesia universal.

ESTADOS UNIDOS: LOS CATÓLICOS AMERICANOS

Joseph Tobin, arzobispo de Newark, en una entrevista al SIR declaró últimamente sobre la situación política de su país: “Creo que el presidente Trump apela al lado oscuro de los estadounidenses y recurre a los miedos. Es un hombre de negocios que no es de fiar y peligroso, con el que los ciudadanos y especialmente los católicos han de tener cuidado. Siempre actúa como si quisiera cerrar un contrato. Hay que ser crueles para apoyar estas políticas. El clima de inseguridad creado por Trump ha provocado un patriotismo exagerado. Ahora las personas aún católicas se identifican primero como americanos, más que como discípulos de Jesús. Nosotros los católicos americanos somos una Iglesia de inmigrantes y siempre trabajaremos a su favor”. Con respecto a la Iglesia de su país: “Parece que la polarización creada en el país por Trump, haya engendrado otra en la Iglesia Católica. Nuestra gente es víctima de los blogs ultraconservadores y de la desinformación de medios que siembran discordia dentro de la Iglesia. El 85% de las noticias mundiales que cuestionan al Papa provienen de Estados Unidos”. Hace poco un importante teólogo, el capuchino p. Thomas Winanchy, escribió una carta pública al Papa donde lo acusa de dividir a la Iglesia. Es en Estados Unidos donde se concentra quizás la mayor presencia ultraconservadora de toda la Iglesia, como lo recordaron en junio Antonio Spadaro y Marcelo Figueroa en la “Civiltá Cattolica”. “Es una visión la de estos católicos que llega a ser  xenófoba, islamófoba y que pide muros y deportaciones purificantes”, según dichos autores. Los católicos son la denominación cristiana más grande del país; la más grande en el mundo después de Brasil, México, Filipinas. Sin embargo hay un 34% menos curas que hace 50 años. Si antes había más de cinco millones de chicos educados en colegios católicos, ahora hay dos millones. El 20% de las 17.500 parroquias no tienen cura residente. El 20% de las escuelas católicas han cerrado. Sin embargo el mensaje renovador y social del papa Francisco ha sacudido profundamente las bases católicas y hace esperar en un cambio.

POLONIA: NACIONALISMO CERRADO

Europa sanciona a Polonia por leyes antidemocráticas

En cada ciudad del país hay una estatua de Juan Pablo II, considerado como el baluarte contra el comunismo y el defensor de las raíces cristianas de Europa. Pero hoy el país ha girado hacia un nacionalismo rígido, desconfiado y cerrado hacia los extranjeros, con un gobierno tildado de conservador y autoritario. El 17 de octubre un millón de personas rezó el Rosario a lo largo de 3.500 km. de frontera, como “un muro espiritual contra una posible invasión, sobre todo de musulmanes”. La iniciativa fue organizada por laicos, pero tuvo la adhesión de 22 diócesis del país (sobre 42), de Radio Maria y de la Conferencia Episcopal. Se conectó la iniciativa con el aniversario de la última aparición de la Virgen en Fátima, pero muchos la entendieron como el recuerdo de la batalla de Lepanto del 7 de octubre de 1571, que paró el avance de los turcos en occidente. Se trataría de “los nuevos defensores del Occidente Cristiano”. Polonia se refugia en un catolicismo nacional y conservador que cierra puertas para salvar la identidad católica nacional, tutelada por el gobierno. En vano, el arzobispo polaco Wojciech Polak ha clamado: “Esta ideología no solo es equivocada, sino hereje”. Crece al mismo tiempo la secularización también en Polonia, y la Iglesia encuentra dificultad en enfrentarla. Será beato el cardenal Stefan Wyszynski: encarcelado a lo largo de tres años, obligado a huir y a vivir en clandestinidad bajo el comunismo, impedido para ir a Roma para asumir el cardenalato, Wyszynski es una figura nacional cuya beatificación se espera que podrá dar nuevo ánimo a la Iglesia Local. Con ocasión de la fiesta de la independencia nacional, 60 mil participantes con carteles racistas y anti musulmanes han gritado: “Polonia blanca en la Europa blanca”; “Todos iguales, todos blancos”. La Nueva Derecha crece en toda Europa como reacción a la democracia liberal, a la ineficiencia y corrupción de los partidos tradicionales y a la que consideran “invasión” extranjera y africana.