SIRIA: ¿CHIVO EXPIATORIO?

 

El senador McCain con ISIS en Siria, 2013 (abc news)

El ataque de Estados Unidos a Siria, definido por el Osservatore Romano como “una represalia” contra Bashar al Assad, tuvo repercusiones indignadas en las Iglesias de Siria. El obispo de Alepo, Antoine Audo, dijo: “Sorprende que el ataque se haya realizado justamente antes que iniciara la misión de los inspectores de la ONU para investigar el presunto uso de armas químicas por parte de Damasco, prohibidas internacionalmente. Estados Unidos usa el supuesto de las armas químicas para estar presente en la guerra, alimentar el comercio de armas, complacer a Arabia Saudita. Con estos misiles se han sacado la máscara; quieren demostrar su poder y su presencia. Después que el ISIS ha sido vencido, ahora combaten directamente sobre nuestra piel los verdaderos protagonistas del conflicto que son Estados Unidos y Rusia. El pueblo de Siria paga las consecuencias de este conflicto internacional y a nivel regional del conflicto entre Arabia e Irán”. Los 120 misiles Tomahawk IV lanzados por Estados Unidos cuestan cada uno un millón de dólares. El obispo libanés Mounier Khairallah dijo: “Muchos de nuestros pueblos ya no pueden decidir sobre su futuro; son otros los que deciden por ellos. Los americanos y los rusos usan a Siria como pretexto para hacerse la guerra y defender sus intereses geopolíticos. Una Siria desmembrada es lo que quiere Israel apoyado por Estados Unidos, pero no podrá funcionar porque es una división impuesta. La historia de nuestros países está hecha de comunidades heterogéneas con diversidades étnicas, culturales y religiosas, justamente porque es posible vivir juntos. En el Líbano, que tiene 4 millones de habitantes, hemos acogido a un millón y medio de refugiados sirios, además de medio millón de palestinos”. Según el obispo Jean-Clement Jeanbark “se está impidiendo a Siria de renacer. Hasta que tengamos aquí potencias extranjeras, los sirios no tendremos paz. La gran mayoría de los que están haciendo la guerra son extranjeros o fundamentalistas. El pueblo sirio quiere la paz”.

FRANCIA: “NO CONOZCO MÁS A MI IGLESIA”

Ha salido un libro del conocido escritor católico francés Henri Tincq con el título: “El gran miedo de los católicos de Francia”. Tincq afirma no reconocer más a su Iglesia por el giro conservador, hasta reaccionario, que está tomando. El escritor y periodista que ha trabajado por años en La Croix y en Le Monde, se asombra porque el año pasado más de un tercio de los católicos practicantes ha votado por Marine Le Pen. Según él, los obispos se han mostrado pusilánimes frente a este fenómeno; “están paralizados por el miedo a las divisiones internas dentro de la población católica que ya demuestra graves rupturas. Reina el miedo por la pérdida de poder y visibilidad, la inmigración creciente, el islam, una laicidad agresiva cada vez más contraria a todos los símbolos religiosos. Los políticos católicos de izquierda han casi desaparecido, aunque muchos trabajen en las ONG, en las parroquias, en los movimientos sociales. El papa Francisco que encara un Catolicismo valiente y progresista es casi más popular fuera del mundo católico que adentro”. La visión pesimista de Tincq no deja de ser un grito de alarma. Es cierto que en toda Europa crece la nueva derecha, aún en el medio católico, que no siempre se basa como el fascismo en una ideología antidemocrática o racista. Admite los derechos civiles y la democracia, pero busca la unión étnica de la nación; la política ha de construirse sobre principios étnicos y nacionalistas. La interpretación étnica de nación o de pueblo, de patria o de identidad nacional es prioritaria aún sobre los derechos humanos. Por su parte la Iglesia atraviesa una grave crisis. Hace 50 años el 90% estaba bautizado en la Iglesia Católica y el 20% iba a misa los domingos. Ahora solo el 3% va a misa y no pasan del 30% los menores de siete años que están bautizados. El 64% de los jóvenes entre 16 y 29 años no tienen ninguna pertenencia religiosa. La mitad de los curas franceses en actividad tiene más de 75 años. Crece el Islam y el pentecostalismo evangélico. El presidente Emmanuel Macron el 9 de abril pasado en el College des Bernardins (París), frente a la Conferencia Episcopal y a muchas personalidades católicas reconoció que “hay pruebas históricas de las raíces cristianas de Europa, pero podrían también haberse secado. En Francia la linfa católica sigue presente y debe seguir contribuyendo a la vida de la nación. Los católicos tienen el rol de ponerse al servicio de la dignidad del hombre”. El presidente de la república invitó a los católicos a defender sus convicciones aún en el terreno político, lamentando su ausencia.

CHINA-VATICANO: EL ACUERDO POSIBLE

Según la diplomacia vaticana es un acuerdo necesario; no es lo ideal, pero mejor que ningún acuerdo.  El acuerdo es tan solo sobre el nombramiento de obispos, un tema sobre el que se trabaja desde hace años. No se habla aún de las relaciones diplomáticas rotas desde 1951 y el Vaticano mantendrá sus relaciones con Taiwán. El gobierno chino presentaría una terna de obispos y la decisión final sería del Papa; en el caso de una negativa del Papa, se prevé la presentación de una nueva terna. El gobierno chino debería reconocer a unos treinta obispos “clandestinos”, formando así con los “patrióticos” un único cuerpo episcopal. Por su parte el Papa reconocería a siete obispos “patrióticos” ilegítimos (que ya pidieron perdón al Papa) a cambio de retroceder a dos obispos fieles a Roma a la condición de obispos auxiliares.

Seguir leyendo

ENCUESTAS: ¿HAY TODAVÍA FE EN EUROPA?

En una encuesta de la Universidad St. Mary de Londres se desprende que en España el 55% de los jóvenes españoles (de 16 a 29 años) no creen en nada. El 60% no asiste a oficios religiosos, salvo en raras excepciones; el 64% no reza nunca. En 12 países europeos la mayoría de los jóvenes admite no ser creyente. La República Checa es el país menos religioso, seguido por Suecia, Países Bajos, Estonia; entre el 70 y el 80% de la población de estos países se declara no religiosa. Polonia es el país más religioso, con más creyentes jóvenes; solo el 17% no profesa ningún credo. A Polonia le siguen países como Lituania, Portugal, Irlanda. En Francia los jóvenes no son creyentes por el 64% y en Alemania por el 45%. En los resultados de la encuesta se dice que “en 20 o 30 años el número de las personas religiosas habrá disminuido más todavía, pero los creyentes estarán más comprometidos con su religión”. Por otro lado, en un país tradicionalmente católico como España, aumentan los evangélicos. Tan solo en los últimos seis meses del año  pasado se han abierto 87 nuevos lugares de culto evangélico sobre un total de 4.045 ya existentes. Desde hace diez años hay un crecimiento constante sobre todo de los evangélicos pentecostales. Aún así, según el Instituto Nacional de Estadísticas, el 70% de la población se sigue considerando creyente y mayoritariamente católica; ora cosa muy diferente es la práctica religiosa. En el año 2000 el 21% de la población católica era practicante; ahora ni el 10% va semanalmente a misa. La mayoría de los creyentes son mayores de 65 años (52,8%) y mujeres (40,9%). Se mantiene un catolicismo cultural pero no práctico, si se exceptúan las grandes celebraciones populares de Semana Santa que revelan el permanecer de una fuerte religiosidad popular.

PAKISTAN: PRESIÓN INTERNACIONAL POR ASIA BIBI

La Unión Europea está presionando a Pakistán a nivel comercial para que libere a Asia Bibi, presa desde hace años en una cárcel de mujeres por una presunta blasfemia contra Mahoma. Esta presión internacional ha garantizado hasta ahora una mayor protección por parte de las autoridades para con ella, pero al mismo tiempo aumentó el odio de los extremistas que, aunque la liberen, juraron matarla. Los hijos y el marido están también obligados a vivir en la clandestinidad. Hasta el abogado defensor de Asia Bibi, el cristiano Sardar Mushtaq Gill, amenazado de muerte, tuvo que dejar y huir al extranjero en setiembre de 2016 y su actual defensor es un musulmán. Ya en octubre de 2013, 150 líderes religiosos islamistas habían enviado advertencias amenazantes al gobierno y amenazas directas de muerte a quien defendiera a los presos acusados de blasfemia.  

Seguir leyendo

P. ARTURO SOSA: ¿CRISIS VOCACIONAL?

En ocasión de sus 50 años de vida religiosa el p. Arturo Sosa, superior general de los jesuitas, contestó así en una entrevista a la pregunta de por qué de 35 mil jesuitas que había en los años sesenta, se pasó ahora a cerca de la mitad. “Hoy somos menos y seremos todavía menos los próximos años en Europa y Estados Unidos por razones, entre otras, simplemente demográficas. Hoy son mucho menos los jóvenes en estos países de los que había hace cincuenta años, lo que hace que incluso las universidades se plantean si podrán seguir o no. En cambio América Latina, Asia y África son continentes predominantemente jóvenes; en Asia y África la diferencia es que por ahora los católicos son minoría. Además Europa ha vivido y vive un proceso muy fuerte de secularización, lo que no se da en esos países. Hay un gran aumento de vocaciones en África, Asia meridional y Pacífico. Además, si bien las obras apostólicas que llevamos adelante hoy son más numerosas que hace cincuenta años, hemos aprendido a trabajar en colaboración con los laicos. En vez de tener un colegio con treinta o cuarenta padres jesuitas, podemos hoy tener una red de veinte colegios con los mismos padres, pero acompañados por laicos que participan de la misma misión”. Sobre el mismo tema se le preguntó al p. Fernando Domínguez, secretario general de la Obra de San Pedro: “En países como España, donde faltan las vocaciones, no es porque Dios no llama. Es porque las comunidades cristianas han perdido una parte de su vitalidad, han perdido el gusto misionero, el placer y la alegría de comunicar su fe a los demás. Ese es el problema. Dios manda vocaciones allí donde hay comunidades cristianas vivas. No es una falta de vocaciones; es una falta de vida cristiana”.

COREA DEL SUR: 70 AÑOS DE ESPERA

El acercamiento de Corea del Norte a Corea del Sur y un posible diálogo con Estados Unidos, es mérito principalmente del nuevo presidente de Corea del Sur Moon Jae-in que desde un comienzo abogó por el diálogo y la negociación. Se trata de un católico, activista y abogado de derechos humanos de 64 años, comprometido socialmente con la causa de los más débiles y que ha dicho que su gobierno no quiere ser un simple siervo de Washington. Todo empezó con la participación conjunta de los dos países en los juegos invernales en Corea del Sur y bajo la misma bandera. Fue la misma estrategia usada por Nelson Mandela a través del rugbi para la reconciliación con los blancos. El presidente de la Conferencia Episcopal Igino Kim Hee-Joong dijo: “Esperábamos esta ocasión desde hace 70 años. Las olimpiadas de invierno han representado un paso significativo de apertura, porque ha favorecido un clima de diálogo; el deporte es el idioma internacional que todos entienden. Esperamos poder llegar al encuentro de tantas familias separadas. Nosotros continuaremos a ofrecer al Norte nuestro apoyo humanitario a través de Cáritas. Si se quiere llegar a acuerdos de paz, no hay que amenazar con armas ni con sanciones económicas ni con querer cambiar el sistema político de un país o derrocar a su presidente. Agradecemos a nuestro presidente que quiere la paz para la península coreana y a los muchos que desean una reconciliación. La guerra sería un daño irreparable para los dos países”.

ITALIA: DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

El obispo Giovanni D´Ercole, que tiene un programa en RAI, ha comentado los resultados de las recientes elecciones políticas. “Ha sido como un terremoto; y después de cada terremoto hay que ponerse a reconstruir. Ha sido un voto de protesta contra las instituciones y la politiquería tradicional. Preocupan ciertas tonalidades agresivas en el discurso, pero ya se darán cuenta que no basta protestar y que hace falta responsabilidad. Preocupa el tono antieuropeista, pero también hay algo positivo; se nota una inquietud profunda de honestidad, de apoyo social en contra de tanta burocracia, de deseo de atender a la desocupación juvenil y a la inseguridad social. Ahora quien ha votado para dar vuelta a la página, atiende respuestas concretas más allá de posturas ideológicas o de propaganda. Dentro de nuestras comunidades cristianas se ha advertido la falta de propuestas relativas a la Doctrina Social de la Iglesia”. La avanzada derechista con sus batallas contra los inmigrantes, contra la unión europea y los partidos políticos tradicionales, ha tomado por sorpresa también a la Iglesia. Sustancial ha sido el fracaso de las listas que se presentaron  explícitamente como formaciones organizadas de católicos. El Vaticano parecería inclinarse más bien hacia el M5s, más que a la Liga Norte de Matteo Salvini, desaforado xenófobo. A tal propósito dijo el cardenal Pietro Parolin: “La Iglesia continuará a hacer obra de educación de la población para una visión positiva de los inmigrantes, la que necesitará mucho tiempo y deberá darse en las nuevas condiciones, las que no son las que quisiéramos tener. Seguiremos con nuestro mensaje fundado en la dignidad de las personas. Hay tantos aspectos positivos de la migración que quizás hoy no se perciben. Es verdad que los ciudadanos deben sentirse seguros y protegidos, pero al mismo tiempo no podemos cerrar las puertas a quien huye de la violencia. Hay que abandonar la cultura dominante del descarte y el rechazo”.

NIGERIA: HISTORIA DE REBECA

Rebeca con su marido, Bitrus, y sus hijos Zacarías y Cristóbal

Junto con los familiares de Asia Bibi fue recibida en el Vaticano por el Papa Francisco el 24 de febrero la nigeriana Rebeca Bitrus, católica de 28 años. Padeció a lo largo de dos años una esclavitud brutal por parte del grupo terrorista Boko Haram y ahora contó su historia al Papa que la escuchó largamente y a los periodistas. “Me secuestraron el 28 de agosto de 2014; antes había ayudado a mi esposo a escapar para que no lo obligaran a enrolarse en la guerrilla y yo me quedé con los hijos. Me redujeron a una total esclavitud. Después de un año me pidieron que me hiciera musulmana, pero yo no renuncié a mi fe. Creo en Jesús y a pesar de cualquier cosa que me hagan, nunca renunciaré a mi fe.

Seguir leyendo

NIGERIA: EL OBISPO RECHAZADO

Desde hace 6 años numerosos curas y fieles de la diócesis de Ahiara (Nigeria) estaban rechazando al obispo Peter Okpaleke nombrado por el papa Benedicto en 2011; ni siquiera pudo tomar posesión de su diócesis. El papa Francisco obligó a los curas a pedirle perdón al obispo y a prometer obediencia al Papa. Unos 200 lo hicieron por carta, si bien con dificultades. El problema fue que el grupo étnico mayoritario de la diócesis se enfrentó a  la etnia a la que pertenece el obispo, ocupó la catedral y el obispo tuvo que ser consagrado fuera de su diócesis; hasta ahora no había logrado todavía tomar posesión de la misma. Funcionó allí como administrador apostólico el cardenal John Onaiyekan de la capital nigeriana, Abuya. El Vaticano no dio marcha atrás y Francisco amenazó la suspensión “a divinis” de los curas rebeldes. Estos hechos fueron relatados por el mismo obispo Okpaleke que en definitiva para el bien de la Iglesia renunció, haciendo un llamado a la reconciliación. Teniendo en cuenta el arrepentimiento expresado por los 200 curas, el Papa aceptó la renuncia del obispo enviando a la diócesis un administrador apostólico. “Es solo la punta del iceberg”, comentó el teólogo marfileño (de Marfil) Donald Zagore. “La renuncia del obispo de Ahiara nos cuestiona a todos. Si en la Iglesia Católica que es comunión, fraternidad, unidad hay divisiones por cuestiones étnicas y tribales, no se ha entendido el significado de nuestra fe. Nos damos cuenta, día tras día, que la sangre de la etnia sigue siendo más fuerte que el agua del bautismo. La idea de la Iglesia Africana de una “Iglesia familia de Dios” a veces parece una farsa; más bien se trata a veces de un conjunto de iglesias tribales y esto no es cristianismo”. Más allá del tema étnico seguramente prioritario, también este episodio vuelve a poner en discusión el tema del nombramiento de obispos cuando no hay decisiones ampliamente consensuadas.