ITALIA: UN OBISPO CALLEJERO

La arquidiócesis de Milán (Italia) es una de las más grandes del mundo católico con 1.200 parroquias y gran cantidad de institutos y movimientos. El Papa puso al frente  de la misma, como había hecho en Roma con el nuevo vicario Angelo De Donatis, a un humilde sacerdote hasta hora vicario de la diócesis, Mario Delpini. Es un hombre de oración sabio y austero, conoce por nombre a todos los curas de la arquidiócesis, anda por los barrios y está abierto a los pobres e inmigrantes. Sus primeras palabras fueron: “Las puertas están abiertas para todos” en una metrópolis donde reina la xenofobia y el rechazo de los inmigrantes. Todos lo llaman: “don Mario”; vive en una casa parroquial y no piensa trasladarse al palacio episcopal porque dice que a pesar de su pobreza “no vive bajo los puentes”. Tiene 66 años y se siente inadecuado para la misión que le han confiado. Dice: “Haría falta para Milán un arzobispo santo y yo soy un buen hombre pero bastante mediocre; no soy ni un genio, ni un líder carismático que arrastra, solo he escrito libros para chicos”, dice pidiendo la ayuda de todos. No tiene planes pastorales; quiere escuchar a todos y trabajar en equipo. Su programa: “Vengo a hablarles de Dios y del Evangelio de Jesús”. En los nombramientos episcopales del Papa se advierte la búsqueda de hombres sencillos, con olor a oveja, cercanos al clero y al pueblo. No hombres de carrera sino de calle. Preocupados, más que por las estructuras pastorales, por las relaciones humanas. Circula en Italia la versión que el Papa para los 25 años de la muerte del obispo Tonino Bello iría a Molfetta para visitar y rezar sobre su tumba como hizo con los curas Milani y Mazzolari. Grandes profetas incomprendidos en su época.

EGIPTO: CRECEN LA SEMILLLAS DEL DIÁLOGO

 

Francisco, durante su reciente viaje a Egipto

El director islámico de la famosa biblioteca de Alejandría ha pedido que el texto del discurso del Papa en su visita a Egipto, sea enseñado en la escuela pública. Un imán que predicaba por televisión ha sido denunciado y llevado a tribunales por haber declarado que los cristianos son “infieles”. El encuentro amistoso entre los tres líderes cristianos (Francisco, Bartolomé y Tawadros) ha sido un testimonio muy significativo y apreciado en el mundo islámico. Los cristianos, a pesar de los atropellos, siguen confluyendo a las iglesias y no se dejan llevar por la venganza. Después de las masacres de Tanta y Alejandría, los musulmanes también han abierto sus mezquitas para atender a los heridos, donar sangre; varios musulmanes también han caído para proteger a los cristianos. Según el p. Giuseppe Scattolini, que reside en Egipto y es docente universitario de mística islámica “el repudio a la violencia en nombre de Dios por parte de los tres líderes cristianos y de los líderes sunitas, ha sido de enorme importancia. Pero para que esto llegue a las bases, hace falta que llegue a las escuelas. Los cristianos tenemos que dar el ejemplo; nuestras 170 escuelas con mil alumnos cada una, han de ser un laboratorio de convivencia y diálogo. El diálogo interreligioso ha de profundizarse alrededor de los cuatro valores fundamentales comunes al judaísmo, cristianismo e islam: misericordia, verdad, justicia y paz. Hace falta reconocer que todos en la historia hemos cometido violencias, con una lectura crítica de los hechos y una nueva interpretación de los textos fundantes. Sería una revolución cultural”. También en Europa algo se mueve. Sesenta clérigos islámicos de distintos países de Europa empezaron una marcha desde París para visitar sobre un ómnibus a todas las ciudades víctimas del terrorismo islámico con un mensaje de paz y hermanad humana. “El terrorismo ha tomado como rehén al Islam. Nuestra religión no tiene nada que ver con esos bárbaros. Queremos responder a esos hechos en nombre de una gran mayoría silenciosa del Islam que todavía no tiene el coraje de expresarse”, dijeron.

REINHARD MARX: MUJERES EN LA IGLESIA

 

El arzobispo de Munich cardenal Reinhard Marx ha dicho en una entrevista: “Necesitamos una nueva imagen de lo que la Iglesia debe ser: una Iglesia mundial liderada por varones y mujeres de todas las culturas trabajando juntos. Ya hay mujeres con altos cargos eclesiales en 11 de las 27 diócesis de Alemania y en 5 de las 10 de Austria; y hay satisfacción por todo lado. Lamento que la Iglesia no se presente como pionera de la igualdad de derechos. El hecho de que se haya vetado el sacerdocio a las mujeres no quiere decir que solo los varones mandan en la Iglesia. Los puestos de responsabilidad y los cargos ejecutivos en la Iglesia han de ser abiertos a los laicos y repartidos entre varones y mujeres. Hay algunos en la Iglesia que se aferran a la tradición y por eso hay que tener paciencia. Pero sería insensato si no utilizáramos el talento de las mujeres”.

ALEMANIA: MÁRTIRES DE DACHAU

P. Engelmar Unzeitig

Se celebró en Alemania la primera Jornada de los Mártires de Dachau. Entre 1933 y 1945 fueron internadas en este que fue el primer campo de concentración nazi, 200 mil personas. A partir de 1940 también fueron internados allí 2.579 entre curas, religiosos y laicos cristianos. Más de la mitad no sobrevivió. Entre ellos, 56 han sido beatificados. Fueron asesinados más de mil entre ellos, además de clérigos ortodoxos y protestantes. A fines del año pasado fue beatificado el último, el alemán p. Engelmar Unzeitig, que en el lager aprendió el idioma ruso y tradujo gran parte del Nuevo Testamento al idioma ruso para estar al lado de  los presos rusos y murió afectado por el cólera atendiendo a los enfermos. Tenía 34 años. Había escrito: “La gracia de Dios nos ayuda a superar todo tipo de dificultades. El amor redobla nuestras fuerzas y nos hace libres y serenos. La gente no sabe lo que Dios reserva para los que lo aman”.

SIRIA: BALANCE DE UNA CATÁSTROFE

 

el obispo de Alepo muestra un templo destruido durante la guerra.

El cardenal Mario Zenari, nuncio apostólico en Siria desde hace 8 años habla de “la más grave catástrofe humanitaria desde los tiempos de la segunda guerra mundial”, citando una declaración de la ONU. En una entrevista recuerda a los 400 mil muertos en la guerra y a los que han muerto en los hospitales por falta de médicos, estructuras sanitaras y medicinas. Según el cardenal “la causa principal de esta guerra feroz no ha sido ISIS, sino el conflicto permanente entre Araba Saudita e Irán, que involucra también a Irak y Yemen; después subentraron otras potencias internacionales, todas con el pretexto de combatir a ISIS. Como resultado hay más de cinco millones de refugiados, 6 millones y medio de desplazados internos. El 85% de la población vive en la pobreza, más de la mitad de los hospitales han sido inutilizados, una escuela sobre tres también; dos tercios de la población no tienen agua potable segura. Además de la destrucción de casas y edificios, se ha destruido el alma de la población, el futuro de los niños. Tres millones de niños debajo de los cinco años han crecido bajo las bombas. Los jóvenes se han ido, los técnicos con competencia también; solo queda gente anciana. La mitad de los cristianos han dejado el país; en Alepo eran 150 mil, ahora son 40 mil. Después de siete años de guerra la comunidad cristiana está desmoralizada. Las actividades eclesiales se han reducido al mínimo. A nivel de Iglesia tenemos activos tres hospitales católicos presentes en el país desde hace 110 años, pero que hacen milagros para no cerrar, con la ayuda de Conferencias Episcopales extranjeras. La Iglesia Católica mundial nos ha ayudado el año pasado con 200 millones de dólares en varios proyectos de ayuda a la población”.

CONGO: “NO HAY VOLUNTAD POLÍTICA”

 

No hay voluntad política para que este año se promuevan elecciones generales libres, democráticas y pacificas”, han dicho los obispos denunciando la falta de compromiso para llevar a cabo los Acuerdos de san Silvestre sellados a fines del año pasado entre gobierno y oposición, logrados por la mediación de la Iglesia.

desplazados por la violencia en Congo

Seguir leyendo

SUECIA: ¿MUJERES ASESORAS DEL PAPA?

El nuevo cardenal sueco Ander Arborelius, un convertido a los 20 años del luteranismo, ha llegado a Roma sin ninguna delegación de su gobierno, pero acompañado entre otros representantes evangélicos y ortodoxos por la obispa luterana que recibió al Papa en Lund. Arbolerius viene de un país donde sobre 9 millones de habitantes hay tan solo 150 mil católicos. Llamó la atención su propuesta en una entrevista en Roma: “Tenemos un colegio cardinalicio de varones, pero podríamos tener también un colegio de mujeres para aconsejar al Papa de una manera más oficial; ese rol asesor, como lo tuvieron Madre Teresa y Chiara Lubich, no tendría que pasar necesariamente por el Orden Sagrado del sacerdocio o diaconado. Es de lamentar que estemos bastante atrasados en cuanto a la participación femenina en todos los niveles de la Iglesia”.

HACE UN AÑO: RECEPCIÓN DEL CONCILIO ORTODOXO

Lo que debía haber sido un Concilio Panortodoxo vinculante para todas las Iglesias, ha resultado ser eficaz tan solo para los que lo aceptaron. Como es sabido, en el Concilio del año pasado en Creta no participaron cuatro Iglesias, entre las cuales la más importante y numerosa del mundo ortodoxo: Rusia. Para el patriarcado de Moscú, aún siendo un evento importante, el encuentro de Creta no ha sido reconocido como el Santo y Gran Concilio ni se le atribuye valor vinculante. Según el metropolita ruso Hilarión: “Ha sido un concilio de diez iglesias ortodoxas locales y un importante paso hacia un Concilio Panortodoxo y ya se están estudiando las decisiones de ese concilio para ver si pueden constituir la base de discusión para un próximo Concilio Panortodoxo. Lo importante es reforzar la unidad entre las Iglesias y abstenerse de cualquier iniciativa que pueda herir esa unidad”. Si bien es evidente en estos hechos la histórica tensión entre el patriarcado de Moscú y el de Constantinopla, se cree posible otro intento ya que en la misma reunión de Creta se propuso convocar el Santo y Gran Concilio cada siete o diez años; ya el patriarcado de Rumanía se ha declarado disponible para hospedar este Concilio. No faltan los grupos “zelotes” contrarios a la idea misma de un Concilio que sobre todo rechazan cualquier preocupación ecuménica (no aceptan que se hable de “Iglesias” para las que nos son ortodoxas). Son grupos fundamentalistas y antioccidentales. Sin embargo es incuestionable el éxito y la renovación que el Concilio de Creta ha impulsado en gran parte del mundo ortodoxo, gracias sobre todo al patriarca de Constantinopla Bartolomé y al de Grecia Hieronymos con numerosos congresos, debates y seminarios.

SIRIA: QUIEN ES QUIEN

La Hermana Guadalupe Rodrigo, argentina  del Instituto del Verbo Encarnado con 20 años de misión en Oriente Medio y que vive en Siria, ha afirmado en una entrevista a RT: “Siria era un país muy importante en Oriente Medio, pero no cooperaba con los intereses de Arabia Saudita. Además para Arabia era algo intolerable un gobierno laico con una convivencia pacífica entre religiones y culturas. El plan fue acabar con el gobierno sirio. En Siria no estalló una guerra civil; no fue el pueblo, ni siquiera fueron la mayoría sirios los que se levantaron contra el gobierno. Los que han planeado acabar con Siria han sido el ISIS y los grupos fundamentalistas que apoyados por Arabia invadieron el país desde afuera en el 2011. El ejército no se rebeló; las armas vienen de afuera. Potentísimos grupos económicos de la industria armamentista y del petróleo han hecho sus grandes negocios. Se ha pintado a Bashar al Asad como el peor dictador sanguinario de la historia. En realidad es el mal menor; no es para justificar su gobierno, pero las ciudades reconquistadas por el ejército se sienten como liberadas. Dos tercios de la ciudad de Alepo han sido destruidos. Al Asad tiene el apoyo de la población y controla el 70% del territorio. Su gobierno fue reconocido desde siempre por la comunidad internacional y quitarlo ahora, sería el caos como ha ocurrido en Irak y Libia. Los cristianos que con Al Asad eran protegidos, se  han sentido en estos últimos tiempos atacados por los “rebeldes”, los kurdos, el ISIS y todos los fundamentalistas. La persecución ha fortalecido la fe de los cristianos y hoy las iglesias están llenas más que antes”.

EL AÑO DE LUTERO

En ocasión de los 500 años de la Reforma, en el mundo protestante se ha declarado este año “Año de Lutero”. Es un jubileo que se está celebrando con cantidad de actos y que concluirá con un Acto Ecuménico Internacional el 31 de octubre de este año en la iglesia del castillo de Wittenberg, a los 500 años de la publicación de las 95 tesis  de Lutero en contra de la Iglesia de Roma. Teólogos e historiadores de parte luterana y católica han contribuido a rescatar hoy la figura autentica de Lutero, más allá de la polémicas agresivas y tendenciosas. En muchas cuestiones el tiempo le dio razón a Lutero, comenzando por las reformas emprendidas por el Concilio de Trento hasta llegar al Concilio Vaticano II . Pero también son incuestionables sus sombras: la implicación política con los príncipes alemanes, la justificación del asesinato de los campesinos insurrectos, el estampido de movimientos y doctrinas radicalizadas, la fragmentación de las iglesias. A pesar de los grupos conservadores de un bando y de otro que se oponen al acercamiento ecuménico, en el documento reciente “Reconciliación: el amor de Cristo nos apremia” las Iglesias cristianas (católica y luterana) de Europa han admitido los dolorosos periodos de división, condena mutua y hasta violencia, pero “con el compromiso hoy de reparar las heridas, colaborar para el bien común y buscar cada vez más la unidad en la diferencia”.