(espiritualidad): UN TIEMPO PARA DIOS

“La perseverancia en la oración es la puerta estrecha que nos abre la entrada al Reino. Aprender a orar no es una técnica, fruto del esfuerzo humano. Es un don que hay que pedir: “Señor, enséñanos a orar” (Lc 11,1). Es Dios y solo Dios que puede hacer espiritualmente fecunda nuestra vida. No hay que abandonar la oración, aunque parezca no dar fruto; lo más importante no es la calidad de la oración o rezar cuando uno se siente, sino la oración perseverante y fiel de todos los días. No hay amor sin fidelidad. A los que dicen que no tienen tiempo para orar, sepan que nunca se ha visto que nadie muriera por no haber tenido tiempo para comer”.

Jacques Philippe

(espiritualidad) LA FELICIDAD

“No nacemos felices ni infelices. Aprendemos a ser una cosa o la otra. La dicha no se encuentra; se construye ladrillo a ladrillo. Una vida fecunda no es solo la que procrea hijos, sino también la que tiene un gran ideal para dirigir hacia él las mejores energías y unificar la vida. No es un gran ideal simplemente llegar a viejos. Hay que dejar al mundo más habitable que cuando llegamos. Que algunas semillas de nuestras vidas estén germinando dentro de alguien; que dejemos en otros, algún pedacito de nuestras almas. Hay demasiadas almas inútiles que se precian de ser buenas y son incapaces hasta de ofender a Dios. No vivir preocupados por el futuro que está en manos de Dios ni por el pasado; el pasado solo sirve para subirse encima de él y mirar mejor hacia adelante. Soñar largo y caminar corto, paso a paso. Ser uno mismo, desarrollando todos los dones que Dios nos ha dado. Una muchacha fea difícilmente llegue a ser bonita, pero puede ser simpática, agradable y buena. Todos somos importantes y servimos para algo. Algunos creen que la felicidad está en el tener cosas, en la salud, en el éxito. Pero Jesús no dijo: “Felices los sanos, los satisfechos, los que tienen éxito” sino los que son ricos en fe y amor porqué serán felices a pesar de estar enfermos, padecer el fracaso y la persecución”

(Martin Descalzo)