Adviento nuevo para la humanidad

Marcelo Barros

Puede argumentarse si el mundo actual parece más inhumano y cruel que hace 50 o 70 años. Sin lugar a dudas, hay avances y retrocesos. Desde un punto de vista social y político, la crueldad de la élite gobernante del mundo parece más cínica. En Brasil, gobernantes elogian a los torturadores y  diputados rinden homenaje a los dictadores. Una mendiga que pide limosna, recibe un tiro como respuesta. Cada hora una mujer es agredida, por ser mujer. Sin mencionar los crímenes motivados por la homofobia y el racismo.

Seguir leyendo

Hablar de Dios en medio de la tiniebla

Diego Pereira Ríos

iglesialavid.org

La palabra sigue siendo hoy el instrumento privilegiado para provocar un cambio en las diferentes situaciones de la vida. La palabra construye realidades tanto en las mentes -como verdades de razón- pero también puede provocar la transformación de la realidad -como verdades de hecho- (Leibniz). Pero este proceso se da una parte a priori y otro a posteriori, esto es, hay un antes y un después. La palabra primero descubre el interior del ser humano y luego lo expone ante sus prójimos.

Seguir leyendo

MARÍA, “Como levadura en la masa”

El 8 de diciembre celebramos la Inmaculada Concepción de la Virgen Santísima!
María, desde el principio, sin pecado concebida, pero es un hecho histórico que esto no diferenció su estilo de vida del de las otras muchachas sencillas de su pueblo, lejos de quedar abismada en sí misma o estática ante tales regalos celestiales, por el contrario, desde que fue creciendo y comprendiendo su vocación particular, se involucró en el proyecto salvador de su Hijo Jesús, Liberador del hombre, y se mezcló en la vida de sus hermanos e hijos en la fe como fermento del Reino en la masa humana, siendo así modelo de discípula y misionera! Así lo experimentó la comunidad naciente, y los cristianos de todos los siglos narran su cercanía, atención y servicialidad como los de la mejor Madre, Hermana, Vecina, que uno pueda tener!
Hoy compartimos 4 testimonios de esta presencia materna “como levadura en la masa” en la vida de estos hermanos…

Seguir leyendo

(espiritualidad): UN TIEMPO PARA DIOS

“La perseverancia en la oración es la puerta estrecha que nos abre la entrada al Reino. Aprender a orar no es una técnica, fruto del esfuerzo humano. Es un don que hay que pedir: “Señor, enséñanos a orar” (Lc 11,1). Es Dios y solo Dios que puede hacer espiritualmente fecunda nuestra vida. No hay que abandonar la oración, aunque parezca no dar fruto; lo más importante no es la calidad de la oración o rezar cuando uno se siente, sino la oración perseverante y fiel de todos los días. No hay amor sin fidelidad. A los que dicen que no tienen tiempo para orar, sepan que nunca se ha visto que nadie muriera por no haber tenido tiempo para comer”.

Jacques Philippe

(espiritualidad) LA FELICIDAD

“No nacemos felices ni infelices. Aprendemos a ser una cosa o la otra. La dicha no se encuentra; se construye ladrillo a ladrillo. Una vida fecunda no es solo la que procrea hijos, sino también la que tiene un gran ideal para dirigir hacia él las mejores energías y unificar la vida. No es un gran ideal simplemente llegar a viejos. Hay que dejar al mundo más habitable que cuando llegamos. Que algunas semillas de nuestras vidas estén germinando dentro de alguien; que dejemos en otros, algún pedacito de nuestras almas. Hay demasiadas almas inútiles que se precian de ser buenas y son incapaces hasta de ofender a Dios. No vivir preocupados por el futuro que está en manos de Dios ni por el pasado; el pasado solo sirve para subirse encima de él y mirar mejor hacia adelante. Soñar largo y caminar corto, paso a paso. Ser uno mismo, desarrollando todos los dones que Dios nos ha dado. Una muchacha fea difícilmente llegue a ser bonita, pero puede ser simpática, agradable y buena. Todos somos importantes y servimos para algo. Algunos creen que la felicidad está en el tener cosas, en la salud, en el éxito. Pero Jesús no dijo: “Felices los sanos, los satisfechos, los que tienen éxito” sino los que son ricos en fe y amor porqué serán felices a pesar de estar enfermos, padecer el fracaso y la persecución”

(Martin Descalzo)