(Biblia) NO VOLVERÁN JAMÁS A TENER SED

“Cuando Jesús se enteró de que los fariseos habían oído decir que él tenía más discípulos y bautizaba más que Juan –en realidad él no bautizaba, sino sus discípulos– dejó la Judea y volvió a Galilea
(clic aquí para el texto completo)
Jn 4,5-38

Después del encuentro con Nicodemo que es el hombre de la ley (miembro del consejo supremo judío, el Sanedrín), ahora Jesús se encuentra en pleno día con una mujer fuera de la ley por ser samaritana y pecadora (Jn 4,1-42). El relato empieza con Jesús en la hora sexta cansado por el viaje y sentado al borde de un pozo. Es un mediodía caluroso y Jesús tiene realmente sed y pide un poco del agua que la mujer saca del pozo con el cántaro. En este caso Jesús no parte de las escrituras sino de la sed de ambos para hablar de la sed de Dios y de una vida plena que hay en toda persona humana. Jesús no sólo habla con una mujer, cosa que los maestros de la ley de Dios no podían hacer, sino con una samaritana (se evitaba a los samaritanos por ser de otra religión y para no contaminarse).

Seguir leyendo

(Biblia) POR UN SOLO PECADOR QUE SE CONVIERTE…

Todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharlo. Los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos». Jesús les dijo entonces esta parábola: «Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa y nueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla?
(clic aquí para el texto completo)
Lc 15,1-10

Dios ama a los pecadores, a cada uno de ellos, goza de su retorno y hace fiesta. Es el sentido de las dos parábolas de la oveja perdida y de la dracma perdida. El acento se pone sobre el gozo de Dios, más que sobre el arrepentimiento de los pecadores: habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierte que por 99 justos… (15, 7). La misericordia de Dios no es proporcional a los méritos sino a la miseria del hombre. Jesús con estas parábolas justifica, frente a los fariseos, su actitud hacia los pecadores. Se habla de conversión, pero no del pecador a la justicia sino del justo a la misericordia.

Seguir leyendo

(Biblia) AL QUE SE LE PERDONA MUCHO, AMA MUCHO

Un fariseo invitó a Jesús a comer con él. Jesús entró en la casa y se sentó a la mesa. Entonces una mujer pecadora que vivía en la ciudad, al enterarse de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de perfume. Y colocándose detrás de él, se puso a llorar a sus pies y comenzó a bañarlos con sus lágrimas; los secaba con sus cabellos, los cubría de besos y los ungía con perfume
(clic aquí para el texto completo)
Lc 7,36-50

Jesús es invitado a comer en la casa de un rico fariseo llamado Simón. La puerta está abierta y al final del banquete entra improvisamente una mujer de mala vida, conocida por todos. Ella se dirige directamente a Jesús y rompe a llorar. Se echa a los pies de Jesús, los lava usando sus lágrimas y los seca con sus cabellos, los besa y llena de perfumes. Normalmente se derramaba el perfume sobre la cabeza; ella lo derrama sobre los pies de Jesús por no sentirse digna de él.

Seguir leyendo

(Biblia) VAYAN A LAS ESQUINAS DE LAS CALLES

Jesús les habló otra vez en parábolas, diciendo:
«El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba las bodas de su hijo.
Envió entonces a sus servidores para avisar a los invitados,
pero estos se negaron a ir.
..
(clic aquí para el texto completo)
Mt 22,1-14

En Mateo (22,1-14) Jesús habla de un rey, Dios, que envía invitaciones para las bodas de su Hijo (con la humanidad). Los mensajeros son los profetas. Los primeros invitados, arrogantes y agresivos, son los dirigentes religiosos de Israel. Estos invitados se rehusan sin motivo alguno y además matan a los mensajeros. La reacción del rey es violenta y envía tropas para dar muerte a aquellos asesinos. Hay que recordar que en una parábola no hay que tomar todos los detalles al pie de la letra. El rey abre después la sala para todos los que están en las esquinas de las calles y por los caminos. El contraste en esta parábola es entre la respuesta positiva de la gente humilde frente a la negativa de los profesionales de la religión y en Lucas (14, 23) la respuesta positiva de los paganos frente a la negativa de Israel.

Seguir leyendo

(Biblia) SACA PRIMERO LA VIGA DE TU OJO

No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes
(clic aquí para el texto completo)
Mt 7,1-5; Lc 6,37-42

Mateo acaba de decir (6, 22-23) que si el ojo es luminoso, iluminado por la luz de Dios, todo lo verá claro en la vida y verá de forma correcta a los demás; sabrá verlos a la luz de Dios, con los ojos de Dios que es misericordioso y compasivo. Quien solo condena y no sabe perdonar, olvida que él mismo necesita perdón y comprensión.

Seguir leyendo

(Biblia) SU PADRE LO VIÓ Y SINTIÓ COMPASIÓN

Jesús dijo también: “Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de herencia que me corresponde’. Y el padre les repartió sus bienes…
(clic aquí para el texto completo)
Lc 15,11-32

Es la parábola que más revela el verdadero rostro de Dios. El tema central no es el arrepentimiento del hijo menor, sino la misericordia del padre. No es la parábola del hijo prodigo, sino del padre misericordioso e incomprendido. Se subraya la iniciativa de Dios, el amor previo, gratuito, desbordante del Padre que termina por convencer al hijo pe­cador a reintegrarse a la casa paterna.

Seguir leyendo