Misterios de la Biblia: el Purgatorio, que nos sitúa más allá de la muerte

Domenico di Michelino, fiorentino. “Dante y su poema”, al fondo: el monte purgatorio.

En este mes de noviembre, la Iglesia nos invita a pensar, recordar y orar por los hermanos difuntos. Esto significa que nosotros, como Pueblo de Dios, consagrado a Él, y aún en nuestra condición de pecadores podemos ayudarlos a ellos a purificarse para entrar a la presencia plena de Dios,  y vivir la Vida Eterna. Aquí tenemos un punto de discordancia entre los cristianos. Lo que ocurre más allá de esta vida terrena. 

Seguir leyendo

(Biblia) Prólogo de San Juan

Hoy quisiéramos compartir algunas reflexiones del Prólogo del Ev. de San Juan.

Mientras los evangelios Sinópticos constituyen una narración histórica de la vida de Jesús, este que se le atribuye a Juan, nos muestra un tejido de diálogos y cortos monólogos de lugar, tiempo y acciones. Diríamos que es como un concierto, una lucha *cuncertare-luchas con*. La clave, con  profundidad teológica, manifiesta dos imágenes que se atribuyen a Jesús y son El Verbo y la Luz. Ambos relacionados a la Comunicación.

Seguir leyendo

Misterios de la Biblia: ¿Por qué mataron a Jesús?

Esta es una pregunta que muchas veces los niños de catequesis nos hacen. Ellos hacen las más interesantes preguntas, pues en su sencillez van al fondo de las cosas. ¿Por qué alguien que predicaba el amor a los enemigos, y perdonaba a todos, es odiado hasta el punto de que gente que eran enemigos como los sacerdotes del templo, los fariseos, Herodes y los romanos conspiraron para darle muerte?

Seguir leyendo

Misterios de la Biblia: ¿qué impidió que la Iglesia de Jesús muriera casi al nacer?

El Concilio de Jerusalén

 

Estamos acostumbrados a explicaciones ideologizadas e idílicas sobre la Iglesia primitiva y los discursos sobre la santidad de los primeros cristianos.

Es cierto que los primeros cristianos son referencia para nosotros. No en vano, llamamos a los primeros escritos de esas comunidades “Palabra de Dios” y leemos las cartas de los apóstoles, el libro de los Hechos, y los santos Evangelios, que provienen de esas primitivas comunidades cristianas, y vemos en esos textos inspiración más que válida para desarrollar la vida cristiana. Pero si abandonamos la lectura idílica e ideologizada de estos escritos nos vamos a dar cuenta de que en ellas había problemas como hay en nuestras comunidades.

Seguir leyendo

Misterios de la Biblia: ¿Un momento de furia de Jesús?

 

La expulsión de los mercaderes del Templo

Uno asocia a Jesús a la imagen de un maestro, lleno de paz, alguien que predica el amor a sus mismos enemigos…¿ Puede alguien así, caer en un momento de violencia tan grande como el que nos describen los cuatro evangelios, expulsando a los mercaderes?  Los cuatro evangelistas nos cuentan esta historia pero en estos relatos encontramos variaciones, que tienen que ver, con lo que cada uno de los evangelistas nos quieren transmitir, acentuando algunos aspectos del mensaje de Jesús y su prédica.

Mas si uno va a las películas, vemos que los cineastas nos describen la furia y la indignación de Jesús con vivos colores, y a uno le da la impresión de que Jesús, que era un tipo muy recto y amaba al pueblo tiene que haberse indignado mucho, y como dicen los gurises, “se zarpó”  salió de su control y los expulsó violentamente. Incluso San Juan nos agrega un detalle importante, que él tomó unas cuerdas e improvisó un látigo para castigar más eficazmente a los que habían hecho de la Casa de Dios un mercado (Jn 2,15).

Seguir leyendo

(Misterios de la Biblia) Libro del Apocalipsis: ¿qué significa el libro sellado por los 7 sellos?

Recordemos que en su mayoría el libro profético del Apocalipsis, se compone de una serie de visiones con una cantidad de elementos simbólicos cuyo contenido no se comprende inmediatamente. Debemos leerlas cuidadosamente, y hacerlo mediante la comprensión del significado de los símbolos y hasta de los números, ya que estos significan cosas distintas. De todos modos, no son estas visiones anuncios de catástrofes, ya que están destinadas a consolar a los oyentes y darles esperanza, ya que los cristianos a los cuales va dirigido el mensaje, estaban siendo perseguidos a muerte por el emperador Domiciano.

Seguir leyendo

CATEQUESIS DE ADULTOS: ¿EN QUÉ DIOS CREEMOS?

Si se le pregunta a un católico las razones de su fe, probablemente responda que él nació en un ambiente católico, que se educó en el catolicismo, que se ha habituado a sus prácticas religiosas, que está confortablemente instalado donde está. Inclusive habrá alguien que responda que lo importante es tener una religión para poder pedir por sus necesidades y tener la ayuda divina. Es que estamos colgados de un Dios sentado arriba en su trono y nosotros abajo; y toda nuestra actividad religiosa consiste en convencerle que “baje” y nos socorra. O en insistir a la Virgen y a los santos para que le convenzan a que nos ayude. La Virgen y los santos, por ser personas humanas como nosotros, pensamos que nos comprendan mejor y nos tengan más misericordia que el mismo Dios; y esto es blasfemia. Dios ya ha bajado con Jesús y se hizo hombre y conoce nuestras miserias. Muchos piensan que a Dios hay que tocarle la campana constantemente para que se entere de cuáles son nuestras necesidades y las de nuestro prójimo. Escribe el teólogo José Maria Mardones: “Estas son imágenes falsas del Dios cristiano con las que nos encontramos fácilmente en la pastoral, en la catequesis, en las homilías, conferencias y charlas”. Estas imágenes de Dios causan decepciones y rechazos. Tal vez nos inocularon estas imágenes de chicos y son muy difíciles de cambiar, salvo que se haga un camino de búsqueda y maduración personal. Queremos meter a Dios, que es puro Amor, en nuestros moldes y esto es imposible. Dios ni castiga ni premia; Dios siempre está esperando, como el padre del hijo pródigo, a que sus hijos vuelvan a la casa paterna donde todo es de todos. Dios es como el sol que ilumina, da calor y vida; y sale “sobre justos e injustos”(Mt 5,45 ). Quien se esconde de Dios, quien no se expone a su luz y calor, puede congelarse. Nosotros mismos nos castigamos, sufrimos las consecuencias de nuestras decisiones. A pesar de ello, Él nos sigue buscando (sus rayos penetran hasta en las selvas más tupidas) para sacarnos de la oscuridad.

                                                        Jairo del Agua