ARGENTINA: LA DEUDA SOCIAL

Asamblea plenaria del episcopado

En la última asamblea plenaria de los obispos se dijo que “la democracia tiene un deuda social. Siempre están postergados los más pobres”. Los obispos pidieron una “lucha sin cuartel contra la corrupción”, alertaron sobre “el avance de las drogas” y exigieron “más sensibilidad social a los gobernantes”. El presidente de la Conferencia Episcopal Oscar Ojea declaró: “La Iglesia no es un partido político, ni de gobierno ni de oposición; miramos la realidad desde nuestro ser de pastores. Tenemos que predicar el evangelio y en el centro del evangelio están los pobres”. Y añadió además: “Sentimos que hay una agresividad muy grande de distintos medios con respecto a la persona del Papa; nunca se lo ha criticado de una manera tan tremenda. Seguramente es por la prédica social tan fuerte del Papa que puede tocar intereses. Se ataca al Papa desde afuera y desde adentro de la Iglesia, de un modo que no tiene antecedentes y por otra parte hay una escasa difusión de su pensamiento para concentrarse en anécdotas. Eso se extiende a la Iglesia toda, ya que parecería que decir algo bueno  sobre ella no es políticamente correcto”. A su vez el arzobispo de La Plata Víctor Fernández dijo: “Los obispos actuales hablamos muy poco de los problemas sociales y lo hacemos con miedo a caer en el ridículo por los propios pecados de la Iglesia. No se puede negar sin embargo que hay un predominio hoy del pensamiento neoliberal que siempre ha rechazado que la Iglesia hable de cuestiones sociales limitándola al templo y a las sacristías. Los medios parecen responder a ese paradigma ya sea por intereses económicos, alianzas, presiones políticas. Sin embargo la Iglesia ha de ponerse al lado de los más débiles, no por una cuestión de oposición política sino por defender la dignidad de los más desprotegidos”.

ARGENTINA: ¿CAMPAÑA ANTIPAPAL?

Con el dirigente Hugo Moyano

Llama la atención el constante uso político de la figura del Papa sea por parte del oficialismo como de la oposición. La última polémica se dio en ocasión de una misa celebrada el 20 de octubre pasado en Luján por el obispo Agustín Radrizzani pidiendo “paz, pan y trabajo”. Asistieron a la misa gremios opositores a la política económica del gobierno y los movimientos sociales. No hubo discursos políticos ni símbolos partidarios. Enseguida los medios periodísticos oficialistas denunciaron la injerencia del Papa. Reproducimos algunos extractos de un artículo en Página 12 del periodista católico Washington Uranga.

Seguir leyendo

(Argentina) ANGELELLI: PERSEGUIDO AÚN DESPUÉS DE MUERTO

El 8 de junio pasado salió un documento papal por el cual el obispo Enrique Angelelli sería proclamado mártir y beato junto a dos curas y a un laico. Enseguida una carta, recién conocida, de intelectuales, abogados, jueces y fieles, que lleva la fecha del 16 de julio, llegó al Vaticano cuestionando la decisión papal. Se afirma que la policía y la Justicia, así como varios expertos, han determinado que la muerte de Angelelli fue por un accidente de ruta. Lo que pasó después se debería al clamor de organizaciones de derechos humanos y de sectores ideológicos ligados a la extrema izquierda dentro y fuera de la Iglesia.

Seguir leyendo

Argentina: LA CULTURA DEL DESCARTE

En una entrevista el obispo de San Justo, Eduardo García -que trabaja en una zona eminentemente obrera del Gran Buenos Aires- excluye entre otras cosas que el aborto sea un tema de los pobres. “En los barrios las familias se ayudan, las madres y las abuelas se acompañan en la tarea de cuidar a los niños. El tema se maneja desde la solidaridad. El tener hijos sigue siendo una bendición. Lamentablemente en este debate público, hay mucha superficialidad porque hasta chicas de colegios han salido a la tribuna. No se puede debatir algo que no se sabe; no cualquiera puede opinar sobre temas de bioética. Habría que haber escuchado antes a los que se dedican a estudiar estos temas y tienen una palabra autorizada. No se puede decir sobre un tema tan importante: “me parece”, “yo siento que”. Hay gente que cambia de opinión tranquilamente, como si fuera hablar de fútbol; eso no es serio. Además los obispos no planteamos el tema como un tema religioso, si es pecado o no etc.; es un tema humanitario, de vida o muerte. Es verdad que un hijo no deseado, como en el caso de los inmigrantes, nos complica la vida ; igual pasa con los ancianos con Alzheimer o un hijo discapacitado. ¿Es que queremos un mundo de sola gente bonita, saludable e inteligente?”.

Seguir leyendo

ARGENTINA: POLÉMICA SOBRE EL ABORTO

El obispo Víctor Fernández, de 55 años, ha dejado la rectoría de la UCA para suceder al obispo Héctor Aguer como arzobispo de La Plata. Fernández es consultor de la Congregación Pontificia de la Educación Católica en el Vaticano, fue colaborador del Papa en la redacción del documento de Aparecida, de Evangelii Gaudium y Amoris Laetitia, además de ser un teólogo prolífico y escritor de varios libros. Su programa pastoral, como él ha dicho, será “la Evangelii Gaudium, pero en serio y no como eslogan”. Su lema episcopal: “En medio del pueblo”. También dijo: “Mi actividad principal será la visita permanente a las comunidades, iniciar procesos asamblearios de sinodalidad y estimular la misión de persona a persona centrada en Cristo”.

Sobre la votación de la ley de aborto en la Cámara de Diputados dijo: “En Argentina hay unos 240 muertes maternas por año. De esas, más del 80% no son por aborto. Más de 200 mujeres mueren porque llevan su embarazo desnutridas y enfermas (diabetes, polio etc.). Lo prioritario es resolver estos problemas; no se resuelven ofreciendo una pastilla para el aborto. Nadie se ocupó de ellas en estos días. Tampoco se definió un sistema de acompañamiento para embarazos no deseados, de facilidades para la adopción y de tantas otras posibilidades que resolverían este problema sin la muerte de los pequeños. Simplemente se ha añadido otro trauma: el aborto. Aquí se agarró el chancho por la cola, como se dice en el interior. Se acudió a una receta muy fácil que lleva medio siglo en la legislación mundial y se perdió la oportunidad de pensar en una legislación nueva e integral, con creatividad. Se empieza con el aborto, sigue la despenalización de la droga, el alquiler de vientres.. Ya cansa tanta politiquería barata. En otros momentos muchos daban la vida por la defensa de los indefensos, por un mundo más justo. Ahora parece que, habilitado el aborto, estamos salvando el planeta. No es de conservadores defender la vida humana diminuta e indefensa, defender los derechos humanos de los más frágiles e inocentes. Esperamos que los senadores proporcionen algo mejor que lo que se ha votado en estos días y no se dejen tratar despectivamente de conservadores”. Alguien efectivamente recordó que no hay nada más conservador que volver a las viejas costumbres de los paganos antes del Cristianismo. El aborto no es un derecho sino un drama. La Conferencia Episcopal, a la vez que declaró su desazón por los resultados del debate, invitó a seguir luchando “para encontrar soluciones nuevas para que ninguna mujer tenga que acudir a un aborto” (“seguimos llegando tarde”, dicen) y a “no transformar el debate en una batalla ideológica”. También admitieron “debilidades y fallas en la tarea pastoral de la Iglesia en cuanto a la educación sexual integral, al reconocimiento pleno de la común dignidad de la mujer y el varón, al acompañamiento de las mujeres que se ven expuestas al aborto”. Según el obispo Alberto Bochetey “el problema es la endeblez de las convicciones de los legisladores. Un tema tan delicado no puede quedar a la merced de negociaciones políticas o de presiones de última hora”.

ARGENTINA: SEMANA SOCIAL

Paro del 25 de junio

“El ajuste no deben pagarlo los pobres. En el país del Papa se escamotea su pensamiento, aunque se hable demasiado sobre él y muchos se crean dueños de interpretar sus intenciones; se mira para otro lado y no se atiende al magisterio social del Papa”, afirmó el obispo presidente de la Conferencia Episcopal Oscar Ojea. La Semana Social se celebró con la presencia de 450 dirigentes, políticos, gremialistas, empresarios, líderes sociales sobre el tema: “Democracia, un camino de servicio a los pobres”.

Despenalización en Argentina: “nadie nos puede asegurar que se rechazará en Senadores”

Entrevista de Vatican Insider a Leandro Flocco, joven presidente de la ong “FRENTE JOVEN”.

 

Leandro Flocco

¿Cuál es la situación actual después del debate por la despenalización del aborto en Argentina?

El proyecto de despenalización del aborto en la Argentina se viene presentando desde hace varios años pero en esta oportunidad el presidente Macri dio lugar al debate. El proyecto se presentó el 6 de marzo, después siguieron dos meses de audiencias en el Congreso de la Nación con voces a favor y en contra, y terminó el 31 de mayo. Después del debate entre los diputados el 13 de junio se votó.

Seguir leyendo

ARGENTINA: “ABORTO LIBRE, SEGURO Y GRATUITO”

El debate sobre el aborto “libre, seguro y gratuito” ha llevado a dividir el país con una grieta todavía más profunda de las que hay. La postura de la Iglesia ha sido unánime en contra de un proyecto de ley discutido ampliamente en la Cámara de Diputados. El arzobispo de San Juan Jorge Lozano escribió en el diario “La Nación”: “Los que agradecen a la Iglesia por estar al lado de los pueblos originarios, por exigir una tierra para todos, por apoyar la denuncia de la tala ilegal de bosques, nos cuestionan por defender la vida de punta a punta. Nos invitan a no meternos y a quedarnos en la sacristía, como antes se decía de las mujeres para la cocina. La Iglesia está del lado de la vida en todo momento y no exige que se legisle de acuerdo a opciones religiosas. El ADN propio que se nos da en el  momento de la concepción no figura en el catecismo sino en la ciencia. Que el grupo sanguíneo del bebé sea diferente de la del papá o de la mamá, no es una afirmación de ningún dogma. Se habla de que las mujeres pobres son las que más desean el aborto legal; y esto es mentira. Lo que necesitan las mujeres pobres es una vida “libre, segura y gratuita”; una alimentación “libre, segura y gratuita”; acceso a la salud y a la educación “libre, segura y gratuita”. Reclamar además la posibilidad del aborto legal antes de la semana 11 (¿y por qué no la 12?) es como si se permitiera la violencia en las canchas de fútbol los primeros 20 minutos del partido y después no”. El obispo Miguel Hesayne fue terminante: “Es una ley criminal regida por el nefasto principio de que el fin justifica los medios, el mismo que usó la dictadura para torturar. No queremos ser una nación infanticida”. El obispo Sergio Buenanueva: “La aprobación de una ley a favor del aborto por parte de la mayoría será legalmente legítima, pero injusta” y se pronunció contra las presiones indebidas sobre los legisladores católicos. El cura villero Pepe Di Paola cuestionó el gobierno por impulsar este debate: “No es inocente que se instale ahora este debate después del acuerdo económico con el FMI que promueve en todo el mundo el aborto. Los conservadores no ven con malos ojos que los pobres tengan menos cantidad de hijos o no los tengan; los seudoprogresistas levantan banderas de presunta libertad sabiendo que este genocidio es impuesto por organismos internacionales que pretenden reducir la pobreza reduciendo a los pobres. Padecemos una colonización ideológica”. Por su parte el obispo auxiliar de La Plata Alberto Bochatey, un experto en bioética, negó según datos oficiales que el aborto clandestino sea la principal causa de muerte materna (no llega al 15%). La primera causa fundamental es la desnutrición, seguida por distintas enfermedades; todas causas relacionadas con la pobreza y no con el aborto. En cinco años ha habido solo dos mujeres condenadas por hacerse un aborto, según un informe de la Defensoría General de la Nación. Hay además muchos menos abortos entre los pobres que en las personas de clase media y alta. “El aborto es un fenómeno típico de la clase burguesa. Lamentamos que un tema tan delicado haya quedado a merced de la negociación política y del panquequismo”, dijo Bochatey. El sustancial empate final del debate con la media sanción de la Cámara no solucionó el problema; lo que queda es mucho por hacer para proteger sea la vida de la madre como la del hijo. Una mejor educación sexual preventiva, la contención de la mujer con embarazo no deseado, la necesidad de repensar la ley de adopción para que no sea una tarea imposible, etc. Siempre salvando el principio que entre la libertad por elegir y el derecho a vivir, éste es el más básico y fundamental.

ARGENTINA: “LA IGLESIA PECA GRAVEMENTE…”

el actual ministro de economía, en 2016

El obispo Eduardo García, de San Justo, diócesis obrera del Gran Buenos Aires, en ocasión del primero de mayo afirmó en su homilía: “El trabajo y el trabajador están en el centro mismo del corazón de la Iglesia… Son enemigos de la dignidad del trabajador el liberalismo económico con su voracidad insaciable, el consumismo que lleva a una servidumbre deshumanizante, la escandalosa coexistencia del lujo y la miseria, el poder sin límites de anónimas minorías. Nos inquieta el anuncio de medidas económicas con las que el grueso de la clase trabajadora acusa la pérdida de conquistas trabajosamente adquiridas. Denunciamos el estado paralelo que produce la droga en nuestra sociedad y en nuestros barrios más vulnerables. Hoy los nuevos terratenientes y empresarios de guante blanco son los narcos; ellos son los nuevos patrones que manejan nuestras barriadas a gusto y placer, que otorgan beneficios y castigan, que incluyen y excluyen, que dan trabajo a costa de la vida de la gente. Si el estado no se hace presente con una economía que atienda a los más débiles, la droga y el narcotráfico ocuparán su lugar. Corremos el peligro de seguir el ejemplo de aquellos lugares donde economía, estado y droga caminan de la mano”. Posteriormente a estas fuertes palabras, dijo García en una entrevista: “Desde hace diez años en nuestras barriadas se ha instalado el negocio de los narcos. Es una fuente de ingresos para muchos y de poder para los narcos. La gente se ha ido acostumbrando a todo esto por miedo y necesidad y esto es muy grave. Nosotros tenemos que denunciar todo esto, sin miedo a lo que pueda pasar. La Iglesia peca gravemente cuando no denuncia lo que aparece ante sus ojos como una injusticia. Los narcos no actúan solos; tienen fuertes aliados que los bancan. Todo esto aumenta la pobreza, la delincuencia, la inseguridad”. Por su parte el titular de Pastoral Social del Episcopado Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora que es otra región enorme castigada por la pobreza, cuestionó la decisión del gobierno de acudir en ayuda del Fondo Monetario Internacional “por no ser una salida inteligente. Cuando en casa no entran sueldos y hacemos gastos que necesitamos hacer y encima pedimos préstamos con alto interés, así no podemos salir adelante. Sabemos a lo que aspira el FMI; lo ha demostrado en nuestra historia, una triste historia de deuda externa. Se habla mucho de la pobreza pero el trato que se le está dando a los pobres (a las cooperativas, a los movimientos populares…) que son un cuarto de la población del país, no es favorable. Cuando solo se apuesta al protagonismo financiero, no hay salida”.

ARGENTINA: CURA VILLERO Y ABORTO

Pepe y Marcelo, en una entrevista radial

El cura villero Pepe Di Paola, de La Carcova, hizo estas declaraciones sobre el aborto en el marco de un diálogo ecuménico con Marcelo Figueroa, que es un biblista protestante amigo del Papa y director del Osservatore Romano en español. “Nosotros queremos defender la vida de la madre y del niño, de los dos. Aquí no hablamos de penalizar a la chica que aborta; por el contrario, en las villas se tejen redes de amor que hacen posible que la chica pueda tener su hijo. Hay prejuicios que no reflejan la realidad. Se dice que la despenalización es en beneficio de los más pobres que quieren abortar y no lo pueden hacer, que mueren todos los día practicando el aborto clandestino. No solamente en el tema del aborto, sino en varios otros temas, como en el de la legalización de la droga, se ha utilizado el argumento de la ayuda a los pobres, lo que es falso. En realidad se trata de opiniones de las clases medias y acomodadas que buscan justificar sus posturas con argumentos de tipo social. Muchos que se llaman progresistas en realidad no lo son, porque para serlo deberían pensar en el pobre. El pobre nos enseña a querer la vida, a cuidar y proteger toda vida. Deberían conocer a tantas familias en las que la abuela cuida a los hijos de los hijos, a tantas madres que han preferido tener a su bebé a pesar de que alguien le sugería abortar. Muchos utilizan el argumento de los pobres sin conocerlos, simplemente porque les es útil. El plan que hay detrás de todo esto, es el control de natalidad para que los hogares de las familias pobres tengan menos hijos. Se dice que los pobres tienen muchos hijos para cobrar los planes sociales y de esa manera no trabajar; no conocen la realidad, no comprenden qué difícil es tener hijos en una situación de alta vulnerabilidad social. Pensar además que si hay alguna malformación o discapacidad la persona tenga la posibilidad de hacer un aborto, es una especia de discriminación racial. Es ponerse en lugar de Dios y decidir quién tiene que vivir y quién no”. Otra mentira que se ha repetido hasta el cansancio es que el aborto es la principal causa de muerte materna en Argentina, lo que es ampliamente falso según los datos del mismo Ministerio de la Salud. Lapidarias son también las palabras del teólogo Juan Carlos Scannone: “Soy contrario a la legalización tanto más que ahora la ciencia ha confirmado lo que las religiones desde siempre han sostenido, es decir que el ADN del que va a nacer es distinto del de la madre y por lo tanto no puede decirse que el aborto sea un derecho ejercido sobre el propio cuerpo”.