(BRASIL) BOLSONARO: ¿INDÍGENAS COMO ANIMALES?

El Consejo Indigenista (CIMI) de la Iglesia Católica respondió indignado al neopresidente que equiparó a los pueblos indígenas con los animales del zoológico. También dijo Jair Bolsonaro que “las demarcaciones de tierras indígenas se hicieron por presiones internacionales; no queremos dar origen a nuevos países dentro de Brasil”. Contestó el CIMI en un comunicado: “Son palabras inaceptables porque eso da pie a que esos pueblos puedan ser cazados y explotados por aquellos que piensan como él y quieren explotar esas tierras que no son suyas para sus propios intereses. Jair Bolsonaro parece ser cómplice de la pasada dictadura militar cuyas políticas tuvieron como consecuencia la muerte de miles de indígenas. El presidente electo desconoce las leyes brasileñas y la misma Constitución con palabras irresponsables que sirven de incentivo para atentar contra la vida de los pueblos indígenas”. El CIMI manifiesta además “su irrestricta solidaridad con los 305 pueblos indígenas, en la defensa de sus vidas y sus derechos”. El tema de las poblaciones indígenas no es tema menor; son 370 millones en el mundo y en América Latina 45 millones. En Brasil son el 3% de la población. Además del respeto que se le debe a los pueblos originarios y a sus derechos , ellos son los únicos guardianes de la selva amazónica. La deforestación, que en el último año subió del 29% en Brasil, es una de las causas principales del aumento de la temperatura en el planeta. Con respecto a las políticas del nuevo gobierno, los obispos ya han advertido contra el peligro del “autoritarismo”; pero a la vez se nota una clara diferencia entre la voz profética de las Pastorales Sociales y el pentecostalismo católico. La política religiosa de Bolsonaro parece volver a la ideología de “Tradición, Familia, Propiedad”, un movimiento ultraconservador que se difundió en tiempos de la dictadura militar y cuyo fundador fue justamente un brasileño: Plinio Correa de Oliveira.  Por eso se creó el Ministerio de la Familia y se puso al frente del mismo a Damares Alves, de la Iglesia Cuadrangular; y el nuevo gobierno estará piloteado por militares, empresarios ruralistas y pastores fundamentalistas.

(MÉXICO): LÓPEZ OBRADOR Y LA IGLESIA

El nuevo presidente Andrés López Obrador se propone enfrentar la violencia criminal, la corrupción generalizada, la pobreza y el tema inmigrantes. AMLO (es su acrónimo) ha sido gobernador de la Ciudad de México, ganó con amplio margen las elecciones y propugna un “socialismo humanitario”. Desde un comienzo buscó la alianza con la Iglesia y ya ha invitado al papa Francisco a visitar al país. La Iglesia colabora en el plan de pacificación y reconciliación nacional. Los 150 obispos se han esmerado por una buena acogida en todas las parroquias de los migrantes centroamericanos. Hay muchos sacerdotes que se juegan por los derechos humanos. De 2006 a 2012 han sido asesinados 25 sacerdotes. En los últimos cinco años cada dos meses caía un religioso (10 curas, 5 laicos, 1 seminarista, 2 desaparecidos). “Son personas incómodas porque denuncian el crimen organizado, a los políticos, ayudan a los inmigrantes y están del lado del pueblo”, dijo Omar Sotelo del Centro Católico Multimedial. El p. Alejandro Solalinde es uno de ellos y ha escrito un libro: “Los narcos me quieren matar”; efectivamente los narcos están dispuestos a pagar por su cabeza un millón de dólares. Candidato al Nóbel de la Paz, el p. Alejandro es el fundador de uno de los albergues más famosos para migrantes (“Hermanos en el camino”) y le fue ofrecido por López Obrador el cargo al frente de la Comisión de Derechos Humanos. Solalinde rehusó el cargo porque “soy sacerdote misionero y prefiero ser libre”, pero propuso a una digna luchadora para ese cargo. También entró en diálogo con los zapatistas para que apoyen el nuevo proceso, pero “son muy ideologizados y quieren todo o nada. El zapatismo es muy dogmático y se ha aislado. López Obrador no es un hombre exaltado ni tiene ánimo vengativo; si alguien ha sido golpeado hace años es él, pero él nunca ha querido guerra”. Sobre el tema de los migrantes: “No hay que presentarlo como problema. No existen seres humanos “ilegales” y los migrantes son un gran recurso (la mayoría son jóvenes). Hay que proteger a los jóvenes y atacar las finanzas de los narcos en vez de hacer guerras sangrientas. En México el narcotráfico transforma a los jóvenes en esclavos de un negocio que acumula 50 millones de dólares por año y que ve desaparecer cada año a 20 mil indocumentados. El dinero ha tomado el lugar de Dios y ahora también el hombre es usado como instrumento de ganancia”.

(BOLIVIA) EVO MORALES: “LOS OBISPOS TRAICIONAN A JESÚS”

Movilizaciones contra nueva candidatura presidencial

A un año de las elecciones presidenciales en Bolivia, el presidente Evo Morales quiere postularse por cuarta vez como presidente, a pesar de que lo prohíba la Constitución en el artículo 168. Sería además oponerse a la voluntad popular que en el referéndum con carácter vinculante del 21 de febrero de 2016 votó en contra de una nueva candidatura de Morales. Sin embargo el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo Electoral aceptaron la nueva candidatura del actual presidente, y además sin límites de tiempo. La consultora Mori estableció que siete de cada diez encuestados considera que Morales no debe ser candidato en 2019. La Conferencia Episcopal, que siempre defendió los resultados del referéndum, ha emitido un pronunciamiento que dice: “Con esta resolución se han puesto en duda las bases de la democracia, abriendo un futuro incierto para los bolivianos”. Los obispos condenan el autoritarismo y tratan de preservar la paz social. En efecto hay grandes protestas y movilizaciones. Enseguida llegó la respuesta de Morales acusando a los obispos de alentar la confrontación. Dijo el presidente: “Algunos pocos obispos de la Iglesia Católica en Bolivia traicionan a Jesús por inclinarse hacia los poderosos y las políticas de derecha. Jesús fue el primer socialista del planeta. Ya no estamos en los tiempos de la inquisición”. Morales acusa a los obispos de “pretender anularlo políticamente” y su ministro Alfredo Rada les recuerda que el mensaje cristiano es “ámense unos a otros” y no “tírense piedras unos a otros”. Frente a la terquedad del presidente, hasta su amigo el neocardenal Toribio Ticona dijo: “No estoy de acuerdo que una sola persona gobierne el país. La gente pobre está mejor y soy amigo del presidente, pero no soy de su partido”. Ticona pidió a los políticos “prepararse seriamente para gobernar en actitud de servicio, no como en el pasado buscando cargos o dinero”. Es preocupante que un país que se encuentra a un paso para entrar en el Mercosur como miembro pleno, atropelle a su propia Constitución y a la Carta Democrática Interamericana, siguiendo el ejemplo lamentable de otros líderes.

(BRASIL) BOLSONARO Y LOS NEOPENTECOSTALES

El 28 de octubre Jair Bolsonaro ganó las elecciones presidenciales, aunque su adversario Fernando Haddad en el segundo turno del balotaje logró ganar 16 millones con respecto al primero (el doble de lo que ganó su adversario). El voto que se le dio a Bolsonaro fue una reacción de la población contra el Partido de los Trabajadores y toda la clase política debido a una enorme corrupción generalizada, a la crisis económica y a una inseguridad que dejó tan solo el año pasado 62 mil asesinatos en el país. Hay ansiedad de orden, justicia, autoridad frente a la nula credibilidad de las instituciones. Bolsonaro promete mano dura, es admirador de las pasadas dictaduras, apoya la tortura y la venta irrestricta de armas.

Seguir leyendo

MÉXICO: UN ÉXODO BÍBLICO

La marcha pacífica de miles de emigrantes que han salido de San Pedro Sula (Honduras) el 12 de octubre y a la que se han añadido salvadoreños y guatemaltecos, llegó a contar según la ONU en determinado momento con siete mil personas. La distancia entre Honduras y los confines con Estados Unidos es de 3.500 kilómetros que pueden en la práctica llegar a más de 4 mil caminando fuera de las rutas. Ahora están transitando por México y el número ha disminuido.

Seguir leyendo

ARGENTINA: ¿CAMPAÑA ANTIPAPAL?

Con el dirigente Hugo Moyano

Llama la atención el constante uso político de la figura del Papa sea por parte del oficialismo como de la oposición. La última polémica se dio en ocasión de una misa celebrada el 20 de octubre pasado en Luján por el obispo Agustín Radrizzani pidiendo “paz, pan y trabajo”. Asistieron a la misa gremios opositores a la política económica del gobierno y los movimientos sociales. No hubo discursos políticos ni símbolos partidarios. Enseguida los medios periodísticos oficialistas denunciaron la injerencia del Papa. Reproducimos algunos extractos de un artículo en Página 12 del periodista católico Washington Uranga.

Seguir leyendo

BRASIL: Pastorales sociales enfrentan a Bolsonaro

Francisco recibe del Cimi el ‘Relatório Violência Contra os Povos Indígenas no Brasil’

En el pasado el actual candidato presidencial Jair Bolsonaro insultó a la Conferencia Episcopal de Obispos y al CIMI ( el organismo episcopal en defensa de los indígenas) por ser “la parte podrida de la Iglesia Católica”. Él defiende la explotación de los recursos de la Amazonia por multinacionales extranjeras, lo que sin duda puede tener como consecuencia una catástrofe ambiental impredecible. Sobre este tema y muchos otros se expresó el 15 de octubre pasado un fuerte documento de las 14 Pastorales Sociales y del CIMI, titulado: “Democracia; cambio con justicia y paz”.

Seguir leyendo

PÉREZ ESQUIVEL A LOS OBISPOS: “ALCEN LA VOZ”

El argentino Premio Nobel de la Paz 1980 Adolfo Pérez Esquivel pidió a la Iglesia Católica brasileña que tenga un rol más activo contra el “oscurantismo” de Jair Bolsonaro. De visita en el Vaticano por la canonización de Romero, Pérez denunció el avance de ciertas iglesias evangélicas “que apoyan la violencia y hacen una evangelización individualista muy ligada al suceso económico; tienen muchísimo dinero. Hoy ya no son las dictaduras militares las que sufrimos como en el tiempo de Romero, sino las dictaduras del mercado. Lula sacó a más de 36 millones de la pobreza extrema y está preso. Inclusive el juez Moro dijo que no hay elementos jurídicos para meterlo preso más allá de su suposición. Hay una devaluación de la Justicia que antepone los valores del mercado a los derechos de los pueblos”. Pérez Esquivel se refirió al golpe de estado parlamentario contra Dilma Roussef y a la prisión de Lula como una política bien orquestada desde la derecha. “Me duele como cristiano ver lo que está pasando en Brasil. La democracia tiene sus defectos, pero es siempre perfectible. Hoy se proyectan en todas partes gobiernos autoritarios que en nombre de la seguridad nos retrotraen al oscurantismo. La Iglesia Católica debe alzar su voz como otrora, tener una presencia activa, actualizar Medellín, Puebla y Aparecida. El Papa Francisco es hoy la única voz que lucha contra el avance del dios dinero. Hay que volver a las fuentes y tener una presencia junto a  los pueblos. Los derechos de los pueblos deben ser contemplados como un paso más allá de lo concebido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

BRASIL: EL VOTO CASTIGO

El inesperado voto popular a presidente del Brasil de Jair Bolsonaro, un ex militar populista de ultraderecha, ha sido un evidente voto-castigo contra la crisis económica, la deshonestidad de los políticos, el saqueo del estado. La frustración se ha generalizado debido a una corrupción sin precedentes en el país. Fueron mayoritariamente los sectores económicos más acomodados y la clase media los que lo votaron, dando un portazo a los políticos tradicionales. Los votos también de las iglesias evangélicas neopentecostales fueron decisivos en la primera vuelta. En Brasil hay 42 millones de personas que siguen estos grupos religiosos. Las Asambleas de Dios y “Pare de sufrir” de Edir Macedo impusieron a sus fieles, infringiendo así las leyes, votar por Bolsonaro. Este apoya la lucha contra el aborto y contra los derechos homosexuales, dos de los principales caballos de batalla de estos grupos que al mismo tiempo promueven, no la opción por los pobres sino una “teología de la prosperidad”. El propio Bolsonaro descendiente de inmigrantes italianos, es de educación católica pero se ha acercado en los últimos tiempos, a través de su esposa, a estas iglesias. Un 27% de los brasileños se declaran hoy evangélicos según estadísticas de Latinobarómetro de 2017 y resultan clave en el auge político ultraconservador. La Conferencia Episcopal Católica no se pronunció oficialmente. Su secretario general, el obispo Leonardo Steiner invitó a “preservar y no destruir la democracia, a buscar la paz entre todos en base a la educación, a la justicia social y al respeto recíproco. No existe ningún salvador de la patria, sino una democracia que debe ser construida permanentemente”.