FRANCISCO: “RECHACEN RETÓRICA de GUERRA”

panorama de asistentes al congreso, en una pantalla trapezoidea, el papa francisco
“Sigamos adelante… caminando juntos en la tierra, como hijos del cielo”.

En su acto final en Kazajistán, el papa Francisco condenó el hoy la «locura de la guerra» e instó a los líderes mundiales a abstenerse de declaraciones «agresivas y destructivas» que perjudiquen los esfuerzos de paz. Hablando durante la sesión de clausura de un Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales en Nur-Sultan, la capital kazaja, el Papa dijo: “La paz se necesita con urgencia”.

“En nuestros días, todo conflicto militar o foco de tensión y confrontación tendrá necesariamente un nefasto efecto dominó y comprometerá gravemente el sistema de relaciones internacionales”, dijo, insistiendo en que la paz es más que “la ausencia de guerra” y no puede reducirse “al mantenimiento del equilibrio de poder entre fuerzas opuestas”.
Más bien, dijo, la paz nace de la fraternidad y crece “a través de la lucha contra la injusticia y la desigualdad; se construye tendiendo la mano a los demás”. En ese sentido, destacó un pasaje de la declaración final del congreso que insta a los líderes mundiales a “poner fin a los conflictos y al derramamiento de sangre en todas partes, y a abandonar la retórica agresiva y destructiva”.

El papa Francisco habló en su último día en Kazajistán, que comparte 8.000 kilómetros de frontera con Rusia, cuyo ejército ha sido ampliamente condenado por la comunidad internacional por su invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero.
El Papa preguntó durante una Misa para los católicos kazajos: “¿Qué debe suceder aún, y cuántas muertes aún se necesitarán, antes de que el conflicto ceda el paso al diálogo por la paz? bien de los pueblos, de las naciones y de toda la humanidad?”

Francisco en su discurso de apertura en el congreso instó a los líderes religiosos a rechazar la guerra, diciendo: “Que nunca justifiquemos la violencia. Que nunca permitamos que lo sagrado sea explotado por lo profano”. “¡Lo sagrado nunca debe ser un apoyo para el poder, ni el poder un apoyo para lo sagrado!” (el patriarca ortodoxo ruso Kirill ha apoyado abiertamente la guerra por motivos religiosos).
En su discurso de clausura del congreso, el papa Francisco destacó la importancia de hacer un compromiso conjunto con el diálogo pacífico, diciendo que es “más valioso que nunca en tiempos difíciles como el nuestro, cuando los problemas de la pandemia se han visto agravados por la absoluta locura de la guerra.” “Hay demasiados casos de odio y división, muy poco diálogo y esfuerzo por comprender a los demás. En nuestro mundo globalizado, esto es aún más peligroso y escandaloso”, dijo, y agregó: “Nuestra familia humana no puede avanzar si al mismo tiempo está unida y dividida, interconectada y desgarrada por una desigualdad masiva”.
Al recordar la visita de Juan Pablo II a Kazajistán en 2001, pocos días después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, Francisco dijo: “El terrorismo pseudorreligioso, el extremismo, el radicalismo y el nacionalismo, disfrazados de atuendos religiosos, continúan fomentando temores y preocupaciones sobre la religión”.

Citando la declaración final del Congreso de Líderes Religiosos, subrayó que “el extremismo, el radicalismo, el terrorismo y todos los demás incentivos al odio, la hostilidad, la violencia y la guerra, cualesquiera que sean sus motivaciones u objetivos, no tienen nada que ver con el auténtico espíritu de la religión y deben ser rechazados en las formas más absolutas posibles.”
“Además, dado que el Todopoderoso ha creado a todas las personas iguales, independientemente de su origen religioso, étnico o social, estamos de acuerdo en que el respeto y la comprensión mutuos deben considerarse esenciales e indispensables en la enseñanza religiosa”, dijo.
El Papa también enfatizó la necesidad de mantener una relación saludable entre la política y la religión, diciendo que deben ser “distintas, pero no confusas ni separadas”. La fe, dijo, debe ser libre y “no debe ceder a la tentación de convertirse en poder, no sea que el cielo caiga a la tierra, el ‘eterno más allá’ quede encadenado a un presente terrenal, y el amor al prójimo sea presa de decisiones partidistas”. Al mismo tiempo, la fe y la política nunca deben separarse, dijo, “porque las más altas aspiraciones humanas no pueden ser excluidas de la vida pública y relegadas únicamente a la esfera privada”. Francisco expresó su apoyo a los perseguidos por su fe e instó a los gobiernos y líderes políticos, así como a las organizaciones internacionales, a brindar la asistencia necesaria a las comunidades religiosas y étnicas “cuyos derechos humanos y libertades fundamentales han sido violados o sometidos a la violencia por parte de extremistas y terroristas, también como resultado de guerras y conflictos militares”.

También resaltó la importancia de tomar decisiones basadas en el bien de la humanidad, diciendo que esto debe ser “tomado en consideración ante los objetivos estratégicos y económicos, los intereses nacionales, energéticos y militares, y ante las decisiones cruciales”, con especial consideración por los jóvenes y los ancianos. El papa Francisco cerró su discurso destacando el énfasis que la declaración final puso en la paz, las mujeres y los jóvenes, diciendo: “Si falta la paz es porque falta el cuidado, el amor tierno, la capacidad de generar vida”. La búsqueda de la paz, dijo, debe involucrar cada vez más a las mujeres, porque las mujeres “dan cuidado y vida al mundo” y, por lo tanto, ellas mismas son “un camino hacia la paz”. Hizo hincapié en la necesidad de “defender su dignidad y mejorar su condición social como miembros iguales de la familia y de la sociedad”, y dijo que las mujeres deben ocupar mayores cargos de responsabilidad y autoridad. “¡Cuántas decisiones calamitosas se podrían haber evitado si las mujeres hubieran estado involucradas directamente en la toma de decisiones!”.

Francisco cerró su intervención diciendo que el pueblo de Kazajistán, “abierto al mañana pero consciente de los sufrimientos del ayer, nos conduce, por su extraordinaria riqueza de religiones y culturas, hacia el futuro”. “Nos alientan a crear ese futuro sin olvidar la trascendencia y la fraternidad, el culto al Altísimo y la aceptación de nuestros hermanos y hermanas”, dijo. “Sigamos adelante en este camino, caminando juntos en la tierra como hijos del cielo, tejedores de esperanza y artesanos de la concordia, heraldos de paz y unidad”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.