BRASIL: ¿A QUIÉN VOTAR?

Odilio Scherer, arzobispo de San Pablo

manos en alto, de diferentes tipologías. detras una bandera de brasil.
“Queremos una convivencia democrática con dignidad para todos los ciudadanos”.

La semana pasada fuimos testigos de varias manifestaciones en defensa de la democracia y el Estado de Derecho democrático. La sociedad civil ha manifestado a través de sus múltiples expresiones que desea vivir en una verdadera democracia y que no acepta retrocesos autoritarios ni actitudes que pongan en riesgo sus instituciones. El Estado de Derecho democrático se refiere al funcionamiento de las instituciones por normas establecidas democráticamente, en lugar de un funcionamiento autocrático, o por la voluntad de alguien o un grupo que asume el poder de forma no institucional.

El sistema democrático de gobierno y de sociedad puede tener defectos, pero es el mejor de los sistemas políticos que existen, ya que asegura la libertad de los ciudadanos, dentro de las normas establecidas por el propio sistema, y permite la más amplia participación corresponsable de los ciudadanos en la vida pública y social. Brasil volvió a alcanzar la normalidad democrática con la aprobación de la Constitución de 1988, tras un periodo de régimen militar.

Evidentemente, la manifestación a favor del Estado de Derecho democrático no significa que todos sus defensores tengan la misma visión de la democracia; precisamente porque en este sistema se asegura la libre manifestación de las ideas y la participación de todos, dentro de los parámetros de la ley. Esto significa también que todos los ciudadanos deben ser conscientes de su papel y su deber en la convivencia democrática. La democracia requiere que la gente se reúna para discutir sus propias convicciones y también las formas de hacerlas cumplir. Los que no participan en la vida democrática acaban teniendo su destino decidido por otros que sí participan.

Por supuesto, queremos una convivencia democrática con dignidad para todos los ciudadanos y el respeto de sus derechos más fundamentales. Los derechos humanos fundamentales, como el derecho a la vida, a la alimentación, a una vivienda digna, a la educación, a la salud, al trabajo y a la seguridad, deben estar garantizados para todos los ciudadanos; y si esto no ocurre, el sistema democrático tiende a desequilibrarse y a debilitarse.

La perpetuación de las profundas desigualdades económicas y sociales puede significar que tenemos un gobierno democrático, pero esa sociedad sigue estando lejos de ser democrática. La corrupción en los distintos niveles de gobierno también perjudica profundamente la convivencia democrática. ¡Cuánto le queda por recorrer a nuestra joven democracia brasileña! La actual campaña electoral, como otras en el pasado, está centrando su atención principalmente en la elección presidencial, mientras que la de gobernadores, senadores, diputados federales y estatales despierta poco interés.

¿Acaso se espera que el Presidente de la República, sea quien sea, resuelva todo por su propia voluntad? Es necesario entender que en el sistema de gobierno democrático brasileño, el presidente de la República no puede hacer todo, ni tampoco gobernar autocráticamente. No estamos en una monarquía, ni en una dictadura.

El presidente necesita al Congreso Nacional para gobernar. Del mismo modo, el gobernador del estado necesita a la Asamblea Legislativa para gobernar. Los parlamentarios apoyarán al gobierno o lo supervisarán y se opondrán a él. Y están más cerca de sus bases electorales, al menos teóricamente, lo que permite a los votantes seguir su actuación en el cargo y acusarles de posiciones que no se ajustan a sus promesas de campaña. Por lo tanto, sería el momento de prestar atención a los candidatos a los distintos cargos de la Legislatura, a los que también hay que votar en las próximas elecciones. ¿Quiénes son los candidatos en nuestra zona electoral? ¿Tienen un historial limpio?

¿Qué propuestas tienen o defienden? ¿Con quién se coaligarán después de las elecciones? Las elecciones son una ocasión para que todos los ciudadanos hagan su parte por un Brasil mejor. El Papa Francisco recordó que los católicos y todos los cristianos son también ciudadanos y deben contribuir, de manera responsable, al bien de los pueblos y países en los que viven.

No debemos preocuparnos sólo por «ganar elecciones»: pensemos en las consecuencias de nuestro voto para el presente y el futuro próximo. Es importante conocer a los candidatos que hay que elegir y votar. En el Congreso Nacional o en la Asamblea Legislativa del Estado, aprobarán, o no, los proyectos de ley que el gobernador o los propios parlamentarios propongan. Faltan menos de dos meses para las elecciones. Es posible que ya tengamos una definición sobre la elección para presidente. Y para senador, diputado federal, gobernador, diputado estatal, ¿cómo será?

 

adn.celam.org

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.