ESPAÑA: EUTANASIA y ÉTICA

una persona muy anciana saluda desde su silla de ruedas. sobresalen su brazo y su mano, es muy delgado y de piel arrugada.
“hoy la muerte no parece formar parte de la vida; se vive como si la muerte no existiera”

La eutanasia es legal en España desde el 25 de junio pasado, y así este país se ha convertido en el sexto a nivel mundial en reconocer el derecho a la eutanasia después de Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Suiza. El filosofo uruguayo y especialista en este tema, Miguel Pastorino, escribe: “En los actuales debates sobre la legalización de la eutanasia, la discusión se reduce a una pugna entre quienes defienden la libertad individual de decidir sobre la propia muerte y la defensa de la vida humana hasta el ensañanamiento.

El sentido actual del término eutanasia no se corresponde con su uso antiguo (del griego= buena muerte), porque para los griegos era el deseo de una muerte serena y sin sufrimiento, pero no significaba provocarla ni adelantarla. Actualmente es una forma de homicidio o de asistencia al suicidio y eso lleva a preguntarnos si es lícito provocar la muerte intencionalmente en un contexto médico”.
No hay que confundir la eutanasia con la sedación paliativa que es algo recomendable; tampoco con lo de desconectar a alguien que tiene muerte cerebral y ya está clínicamente muerto. Tampoco es eutanasia negarse al ensañanamiento terapéutico; consiste en retrasar la muerte por todos los medios posibles y por ende la agonía y el  sufrimiento, cuando el pronóstico es terminal y no abriga ninguna esperanza. Hay que oponerse a la eutanasia y también a alargar la vida innecesariamente. Por no entender estas distinciones, la opinión favorable a la eutanasia suele estar muy extendida.
Lo que hay que lograr es el acompañamiento humano a lo largo del proceso y una lucha eficaz contra el dolor que hoy es posible, según la terapia paliativa moderna; en los últimos años han surgido más analgésicos que en todo el resto de la historia para curar los sufrimientos “insoportables”.  Todo esto capacita al enfermo para que acepte serenamente su propia muerte. Matar al paciente, acortándole directa o indirectamente la vida aun con la excusa de liberarlo del sufrimiento, convierte al médico en “el hombre más peligroso del mundo” (Christoph Hufeland) debido a la confianza que se le tiene.
La Asociación Medica Mundial reafirmó en 2019 su firme convencimiento de que la eutanasia “entra en conflicto con los principios éticos básicos de la práctica médica” e insta a los médicos a no practicarla, incluso si es pedida e incluso si es garantizada por las leyes locales.

Lamentablemente hoy la muerte no parece formar parte de la vida; se vive como si la muerte no existiera y cuando llega, ha de ser rápida y clandestina. La hospitalización ha dejado a los moribundos alejados de sus seres queridos, rodeados de aparatos técnicos. Algunos por otra parte prefieren morir a tener que depender de otros para que los cuiden.
“Muerte digna” sería la desaparición rápida después de una vida placentera y autosuficiente. Vidas “menos dignas”, que no tienen sentido y que no valen la pena serían las de los discapacitados, ancianos, pobres… Algo que ya sucedió en la Alemania nazi cuando se mataron de 200 mil a 275 mil discapacitados física o psíquicamente. Vamos hacia una cultura de la muerte, de la que será difícil volver atrás. El supuesto derecho a morir, se transformaría en un derecho a matar.
Hay mucha resistencia por parte de los profesionales de la medicina contra la eutanasia. En Inglaterra 1.700 médicos proclamaron públicamente que no participarán en ningún suicidio asistido, a favor del cual se ha presentado un proyecto de ley al parlamento del Reino Unido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.