(editorial): ABUSOS SEXUALES en la IGLESIA

imagen de la television francesa durante la presentacion del informe acerca de los abusos. en una sala mediana la gente, esperando, mira hacia el escenario, que tiene unas sillas vacias. un sobreimpreso dice 216000 niños abusados por unos 3200 sacerdotes.
La televisión francesa da cuenta del informe.

“Vergüenza”. Pocas veces una sola palabra expone con claridad el sentimiento de la mayoría de los católicos cuando leemos o escuchamos testimonios casi sin fin sobre los casos de abusos por parte del clero de nuestra Iglesia. Ese fue el término que le salió del alma a Francisco cuando recibió el último Informe que desnudaba la situación en Francia: 200.000 menores fueron abusados por el clero francés en el período 1950 – 2020.

Las cifras estremecen y no dejan respiro a lo largo de la investigación dada a conocer el pasado 5 de Octubre: entre 2900 y 3200 curas pederastas implicados en semejante barbarie. Y eso no lo es todo: si contamos a los afectados por los laicos, las víctimas ascienden a más de 330.000, la inmensa mayoría varones de entre apenas 10 y 13 años de edad. Mucha miseria y sobre todo muchos miserables arruinando la vida de los más pequeños, aquellos predilectos en el Reino de Dios. Demasiado infierno ¡qué ironía! en el seno de la Iglesia.  Nuestra querida Iglesia. Una Iglesia que deberá pedir perdón hasta el cansancio, que claramente deberá acompañar y resarcir a las víctimas, pero sobre todas las cosas tendrá que repensarse, pues es claro que se trata de un abuso sistematizado a lo largo y ancho del mundo.

Vergüenza. Pero también ira, decepción, bochorno, enfado, asco. La lista de emociones que nos desata lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo con esos pecados instalados en el corazón de la Iglesia, es larga.

Podríamos escudarnos en el hecho que los abusos sexuales ocurren en todos aquellos sitios donde se espera que nuestros niños y niñas estén seguros, caso de los hogares, las comunidades o escuelas y en un sinfín de organizaciones en las que sobre todo existen relaciones de poder que rápidamente se transforman en dominio y violencia, con foco en aquellos sujetos más vulnerables.   Pero ese dato de la realidad, esa constatación sociológica, no puede ni por un segundo tapar nuestras responsabilidades dentro de la Iglesia. Que entre el 1, 2 o 3% de la población general tenga tendencias pederastas no puede calmar nuestra indignación. Que semejante desgracia no haga distinción de ocupaciones o clase social, no puede legitimar el discurso del tipo “en todos lados pasa” para lavarnos las manos a lo Pilato.

Las actuales generaciones tenemos un gran reto: poder explicar por qué esas diabólicas conductas se sistematizaron en la Iglesia o por qué se ocultaron durante tanto tiempo. Pero al mismo tiempo, esforzarnos en erradicar ese cáncer que no ha dejado de crecer a nuestro lado. Para ello, una nueva Iglesia será necesaria. ¿Algunas pistas en ese desafío? Una Iglesia más abierta, equitativa y horizontal, menos clericalista, más femenina, en diálogo con el secularismo, ecuménica, participativa, sencilla, misionera. Más cercana al Evangelio.

Desde hace un tiempo desde UMBRALES hemos puesto atención a este tema. Una recorrida por nuestras publicaciones en los últimos años muestra la significativa presencia de notas y artículos en la materia. A manera de ejemplo, nuestro Editorial de Febrero de este año fue titulado “Abusos sexuales y clericalismo ¿Y si hacemos como en Alemania?”. A partir de este Editorial, y con ánimo sinodal, hemos trabajado en conjunto con “CRISTIANOS EN RED” para organizar una Mesa Redonda en la que podamos tener mayores elementos de análisis. Esperamos nos puedan acompañar.


Invitamos a todos nuestros lectores/as y amigos/as a participar de la Mesa sobre Abuso Sexual en la Iglesia. Tendrá lugar vía zoom el Jueves 18 de Noviembre a las 19 hs. Participarán Juan Carlos Cruz (víctima de abuso en Chile e integrante de la Comisión Vaticana de abusos a menores), Milton Tróccoli y Susana González.

Interesados deben enviar mail a umbralesuruguay@gmail.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .