PARAGUAY: “La TIERRA NO PUEDE SER para UNOS POCOS”

dos muchachos paraguayos -uno de ellos con la camiseta de la seleccion- estan parados junto a un cartel que dice: recuperamos nuestra tierra porque el estado no cumplio. xamok xasek.
La cuestión de la tierra en Paraguay: ¿qué invasión?

Desde la Pastoral Social Nacional el obispo de Oviedo Juan Bautista Gavilán advirtió a los integrantes del Congreso que “criminalizar las ocupaciones de tierra, aumentando la pena a diez años de cárcel para los invasores, es un abordaje parcial y superficial del problema de la propiedad, concentración y tenencia de tierra en el país”.

Conocedor de la realidad campesina  e indígena, afirma: “La sola aplicación del Código Penal con enfoque criminalizador, no resuelve el grave problema social de la tierra y no es conducente para el desarrollo del país y el logro de la paz social”.
El obispo pidió al Congreso rechazar el proyecto que finalmente se convirtió en ley; esta ley tipifica como crimen las invasiones de la propiedad privada con una pena de diez años de cárcel.
Conocedor de tanta gente necesitada de un pedazo de tierra, la que se concentra en muy pocas manos, dijo el obispo de los parlamentarios: “No podemos esperar mucho de ellos porque solo defienden sus propios intereses. Es escandalosa la inequidad existente en cuestión de tenencia de tierra. Si se planteara el tema en forma justa y global, no habría necesidad de invasiones ni de desalojos que son las escenas más inhumanas que uno puede vivir. El objetivo nacional debe ser tierra, techo y trabajo para todos, como pide el Papa. De ninguna manera se puede pensar en un desarrollo del país llenando las cárceles, ya abarrotadas, en lugar de garantizar esos derechos. Nuestra preocupación es hacer conocer la Doctrina Social de la Iglesia en un país que se precia de católico. Hemos recibido una andanada de críticas por parte de sectores conservadores, pero como cristianos tenemos que tener una mirada solidaria hacia los más sufridos y marginados; no esperamos el aplauso de nadie. La tierra no puede ser para unos pocos. Hay una hipoteca social que grava sobre la propiedad  privada. Hay un compromiso moral de buscar el bien común de todos en esta situación de profunda injusticia. Es un escándalo que en un país tan rico en extensiones de tierra con una población tan activa, se den estos problemas. Los pobres tienen necesidad de préstamos a largo plazo, no solo los poderosos, y de ser acompañados con proyectos de desarrollo. No se puede condenar con la ley al que tiene hambre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .