CAMBIO CLIMÁTICO: ¿el PAPA en GLASGOW?

un muchacho toma una fotografia con su celular, apuntando a un termometro urbano en medio de una ciudad espaniola. el aparato marca 50 grados
Verano español, 2021.

Según han declarado los obispos de Escocia, el Papa fue invitado y asistiría a la conferencia de la ONU sobre el cambio climático en noviembre. “A Francisco lo escuchan y entienden mejor los de afuera que los de adentro de la Iglesia”, ha escrito Massimo Faggioli.

También los Ortodoxos y los Musulmanes se han unido al Papa para frenar el calentamiento del planeta que hace peligrar la vida en el futuro. Llama la atención que, después de seis años, la encíclica “Laudato si” no haya tenido gran resultado en la Iglesia Católica como lo ha tenido a nivel mundial.
“Es hora de que nuestras parroquias sean caja de resonancia del Evangelio pero también de lo que hace y dice el Papa que guía hoy a la Iglesia” (José Manuel Vidal).
No solo la preocupación del Papa molesta a los católicos fundamentalistas, espiritualistas y aliados del  poder económico, sino también a muchos otros católicos que creen que el Papa se entromete en la política y en un campo, como la ecología, que  no le corresponde.
Sin embargo “el cuidado de la Casa Común tiene que ver con Dios que creó este mundo y lo puso en nuestras manos para preservarlo y garantizar la vida. Por eso el Papa nos llama a una “conversión ecológica” en defensa de la vida amenazada. El cuidado del medio ambiente es en orden al bien  común, principio unificador de la moral social católica y por lo tanto responsabilidad de todos. El principio del bien común abarca inclusive a las generaciones futuras; la tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán” (teóloga Consuelo Velez).

La voracidad de los proyectos industriales refleja una mentalidad explotadora, violenta y dominadora que implica altos costos ecológicos y de vidas humanas. El cambio climático es una realidad y lo será por muchos años. En muchos países se han superado los 50 grados de calor con terribles aluviones y sequías; aumenta el desierto y también el nivel de los mares por el deshielo de los cascos polares. Cada año el planeta pierde 4,7 millones de hectáreas de foresta. Hay una inédita concentración de gases y de óxido de carbono en la atmósfera y una impresionante contaminación de ríos y mares. Se está preparando una guerra por el agua. Los Acuerdos de París firmados por 190 países y sus objetivos no acaban de concretarse.

Leonardo Boff, que ha colaborado en la redacción de “Laudato si”, escribe: “Lo peor está todavía por llegar. La tierra no solo se ha calentado sino que en algunos lugares ha llegado a ser un horno y muchos organismos vivos no consiguen adaptarse y mueren. Cerca de un millón de especies vivas desaparecerán después de millones de años viviendo en este planeta. Hay una clamorosa ausencia de consciencia ecológica y se sigue considerando la tierra como un mero medio de producción. La pandemia y el cambio climático son signos claros que nos envía madre tierra para que entremos todos en la era de la Casa Común, la que hay que preservar entre todos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .