VATICANO: el CASO BECCIU

becciu frente a los microfonos durante una conferencia de prensa. es un hombre de edad bastante avanzada, pelo corto grisaceo, las cejas bien negras y profusas. esta con un saco negro y camisa y clerigman grises. mirada hacia adelante y la boca tapada con su mano izquierda. al fondo, un jesus crucificado en relieve, en tonos de gris.
Becciu, durante uina reciente conferencia de prensa.

El pasado 27 de julio empezó el juicio en el Vaticano del cardenal italiano Angelo Becciu, uno de los diez altos funcionarios de la curia vaticana imputados por acusaciones de estafa, blanqueo de dinero, abuso de poder, corrupción, publicación de documentos reservados, malversación de fondos, peculado, soborno…

El período investigado por los fiscales equivale al tiempo en que el cardenal Angelo Becciu estuvo en el cargo de Sustituto en la Secretaría de Estado hasta cuando fue nombrado prefecto de la Congregación por la Causa de los Santos (cinco años).
Se los acusa a los diez también de usar el dinero del Óbolo de San Pedro en operaciones financieras que causaron una pérdida económica de alrededor de 600 millones de euros. Los fiscales vaticanos buscan encontrar dónde fueron a parar estas ingentes cantidades de dinero.
En cuanto a Becciu, se trata del primer juicio a un cardenal en 300 años. En el Vaticano hasta hace tres meses no era posible juzgar a un cardenal por parte de un tribunal; era el Papa quien juzgaba. Ahora el papa Francisco cambió las leyes por medio de una reforma jurídica y Becciu será juzgado por el Tribunal del Estado de Ciudad del Vaticano.
Los fiscales emplearon dos años para reunir las pruebas e instruir las acusaciones. Becciu, que se sigue declarando inocente, trabajaba en la curia vaticana desde 2011. Se vio salpicado el año pasado por un escándalo relacionado con inversiones de 350 millones de euros en un edificio de lujo en Londres con fondos de la Iglesia, inclusive del Óbolo de San Pedro.
En septiembre del año  pasado el Papa le aceptó la renuncia a sus cargos y a sus derechos de cardenal; podrá conservar el título de cardenal, pero no podrá participar en un futuro cónclave.
Entre los imputados se da el caso de Cecilia Marogna, asesora del cardenal Becciu, que con el pretexto engañoso de liberar a una religiosa colombiana en manos de fundamentalistas islámicos en África, habría sustraído casi medio millón de euros para darse a la buena vida y a los lujos.
La religiosa colombiana de la que se habla es la Hermana Gloria Narvaez, secuestrada hace cuatro años en el Malí por Al-Qaeda; ella sigue todavía rehén de los terroristas.
El tribunal, que reanudará sus sesiones el 5 de octubre, está configurado por jueces laicos. El presidente del tribunal es Giuseppe Pignatone, ex alto magistrado italiano y juez antimafia, acompañado por los jueces también italianos Venerando Marano profesor universitario de Derecho y Carlo Bonzano profesor universitario de Derecho Penal.
Más allá del escándalo, este proceso es un paso fundamental en la reforma de la curia vaticana y en la apuesta del papa Francisco por la transparencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .