(Nunca sin el Otro): Luca Attanasio

el embajador attanasio, hablando en publico. esta de traje y corbata y gesticula con la mano derecha, como explicando algo. a su lado, la bandera italianaLuca Attanasio interpretó su papel de embajador como una misión. “Estoy aquí a su servicio”, solía repetir. Su homicidio, el 22 de febrero pasado, cerca de Goma (Kivu del Norte) -junto con el del policía Vittorio Iacovazzi y del chofer Mustapha Milambo- nos hizo descubrir una figura de diplomático que dio un cuerpo y un significado diferente a este rol.

Attanasio estaba al servicio de los numerosos italianos presentes en la República Democrática del Congo, incluidos muchos misioneros, misioneras y trabajadores humanitarios. Pero también al servicio del pueblo congoleño, y sobre todo de los más frágiles y vulnerables, a los que en ocasiones asistía a través de iniciativas personales con su esposa.

Entre los numerosos testimonios difundidos en las últimas semanas, presentamos el de dos monjas javerianas de Uvira, en Kivu Sur, Delia Guadagnini y Genoveffa Gargiulo, que, precisamente por su sencillez, parece darnos el recuerdo más fiel del embajador: “Luca era una buena persona, atenta, adorable, abierta a los demás, deseosa de hacer el bien, de promover el bien. Amaba la República Democrática del Congo. Capaz de estar con adultos y niños, risueña, cariñosa, llena de iniciativas. Muy culto e igualmente humilde. Siempre muy acogedor, sobrio al vestir y capaz de tejer relaciones. En estos cuatro años de servicio diplomático, hemos reconocido la sensibilidad social de nuestro embajador, una actitud de escucha e intervención en situaciones de pobreza, una cercanía que nos alentó, tanto en tiempos de dificultad como en ocasiones oficiales. Cuando en abril del año pasado, la furia de las aguas golpeó a Uvira, nos llamó varias veces. Quería asegurarse de que estuviéramos bien, que habíamos encontrado un lugar para refugiarnos. Preguntó a dónde había huido la población, quién nos daba una mano. Su voz nos expresaba cercanía y cariño. Cada vez que me llamaba por teléfono, concluía con estas palabras: ‘Hermana Delia, no se preocupe por llamarme, dígame si necesita algo. ¡Estamos aquí para ustedes!’ ”.

¿Quién era el embajador Attanasio?
Había nacido en Limbiate, en la provincia de Monza-Brianza, el 23 de mayo de 1977. Tras graduarse en Milán en administración de empresas, en 2001 ganó el concurso de diplomacia y en 2003 fue nombrado secretario de la delegación en libertad condicional en la carrera diplomática. Confirmado en el cargo desde 2004, se incorporó a la secretaría privada del Subsecretario de Estado y luego, en 2006, fue nombrado secretario comercial en Berna. En 2010 se trasladó a Casablanca como cónsul. Después de regresar a Farnesina como jefe de la Secretaría de la Dirección General de Globalización y Asuntos Globales en 2013, en 2014 regresó a África como Primer Secretario en Abuja, Nigeria, para una breve asignación, donde regresó como consejero en 2015. En Kinshasa fue nombrado Encargado de Negocios en 2017, y luego confirmado como Encargado de Negocios con Cartas, en enero de 2019. Por su compromiso humanitario, en octubre de 2020, recibió el Premio Nassyria de la Paz.

con informaciones de Mondo e Missione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .