DOROTHY DAY: ¿FUTURA SANTA?

en la web catholicworker se ven retratos y frases de dorothy y de peter maurin.
Portada del sitio catholicworker.org continuador del periódico fundado por Dorothy.

A fin del año pasado se conmemoraron los 40 años de la muerte de Dorothy Day, cuya causa de canonización está promoviendo la arquidiócesis de New York. Ya es “Sierva de Dios” desde 1996. Sería quizás el primer caso de un santa activista, militante y luchadora por los derechos humanos, pacifista.

Fue una mujer de acción toda su vida desde que nació en Brooklyn el 8 de noviembre de 1897; murió el 29 de noviembre de 1980 a los 83 años. Ha sido en su tiempo una personalidad molesta por su voz profética y hasta considerada peligrosa por el FBI. De familia protestante, se convirtió al Catolicismo en 1927 y fundó en 1935 el periódico católico “The Catholic Worker”, que sigue publicándose aún hoy; organizó además un gran movimiento de solidaridad para pobres y migrantes, además de fundar una Casa de Hospitalidad para los sin techo. En 1933, al tiempo de la Gran Depresión, ya eran 33 las Casas de Hospitalidad en todo el país.
Escribía: “Quisiéramos cambiar el mundo; nos conformamos con hacer algo más simple pero importante: que la gente se alimente, se vista, tenga un techo. No podemos hacer nada más, pero podemos amar”.
El papa Francisco hizo su nombre cuando habló en el año 2015 en el Congreso de Washington, junto con el nombre de Abraham Lincoln, Martin Luther King, Thomas Merton.
Fue una creyente militante al lado de los sin trabajo y sin techo, luchando por la justicia  social. Le dolía la frase de Pio XI: “Hemos perdido la clase obrera”. Conocía las huelgas de hambre, marchaba en las manifestaciones y era tildada de comunista. “Hay mucha caridad, pero poca justicia”, decía. Al mismo tiempo era una mística que todo lo hacía, animada por las bienaventuranzas de Jesús; “la lucha por la justicia empieza de rodillas”, señalaba.
Su otra lucha fue por la paz, contra las carreras armamentistas y las guerras, declarándose discípula de Gandhi y de la no violencia. Se opuso firmemente a las armas nucleares, a la guerra de Vietnam, a la pena de muerte.  Escribía en 1942 en su periódico: “Somos pacifistas y seguiremos con nuestra lucha cristiana y pacifista. Nuestro pacifismo es el Discurso  de la Montaña de Jesús; no colaboraremos con la guerra ni con la producción de armas ni con la propaganda belica”.
En 1963 fue al Vaticano en el contexto del Concilio para pedir a los obispos una postura más fuerte en favor de la  paz. Era amiga de Pablo VI y Teresa de Calcuta. Escribió: “Cuando muera, espero que la gente diga que he buscado  hacer memoria de  lo que Jesús nos ha dicho y de vivir según su ejemplo”.
En su pequeña lápida figura un dibujo de algunos panes y peces, lo poco que ella había podido ofrecer a Jesús (Mt 15,34) y tan solo dos palabras elegidas por ella: “Deo gracias” (=gracias a Dios). Murió pobremente; no dejó dinero ni para su entierro, que fue pagado por la arquidiócesis. En el funeral alguien muy cercano a ella dijo: “Hemos perdido a Dorothy, pero ella nos ha dejado el Evangelio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .