ARGENTINA: la LETANÍA NO ESCUCHADA de los OBISPOS

policias a caballo durante la represion en diciembre de 2001 por las calles de buenos aires. al fondo se ve el obelisco y los manifestantes, tras las llamas y el humo negro
Buenos Aires, memoria de diciembre de 2001, tiempo del “que se vayan todos”.

El 25 de mayo pasado, fiesta patria por excelencia, el arzobispo Mario Poli de Buenos Aires llamó a la clase política a “evitar el resentimiento y la división”, a superar “formas mezquinas e inmediatistas de política”, a tener “grandeza en estos momentos difíciles pensando en el bien común”, a ejercer una “auténtica capacidad de liderazgo para ejercer con nobleza la vocación política”. A dejar de lado “descalificaciones y posturas que promueven el resentimiento. Si hay voluntad de acordar dialogando, podremos achicar las diferencias y  estaremos más cerca de lograr el destino común que todos anhelamos”.

También el presidente de la Conferencia Episcopal, Oscar Ojea, pidió una “tregua en medio de tanta confrontación”  en un momento tan difícil y con una polarización extrema.  Falta el diálogo por parte de las autoridades, se ejerce la oposición por la oposición y no se busca acordar en asuntos básicos aún frente a la pandemia.
El mensaje de los obispos, escribe el periodista Sergio Rubin, “es un mensaje que con renovada presentación repiten los obispos como una “letanía” sin ser oídos desde la crisis de 2001 cuando la consigna popular era: “que se vayan todos”. Sencillamente porque los políticos no terminan de afrontar los problemas de fondo para evitar los costos políticos y tampoco quieren renunciar a nada”.
Aún en la pandemia se ha metido la política olvidando que lo primero es la salud del pueblo. La Iglesia sigue pidiendo cultura política, terminar con las difamaciones y acusaciones recíprocas, dejar atrás el odio y la venganza, apostar a la tolerancia y aportar ideas y propuestas.
El obispo de La Rioja Dante Braida bien dijo: “Es la hora de opciones valientes para el bien común. Es indispensable hoy estar abiertos al diálogo, a la búsqueda de soluciones consensuadas y anticiparse a los problemas. Se requiere negociar entre todos los sectores de la sociedad sin personalismos, teniendo en cuenta la dignidad de cada persona y el bien común. El diálogo no es noticia como lo es el conflicto y la polémica, pero es el único que ayuda a la convivencia. La confrontación y el buscar el  propio interés político por sobre el bien de todos, es un camino sin salida”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .