VATICANO: SER CATEQUISTAS HOY

un grupo de catequesis de adultos: al centro el catequista, esta de pie, con las manos juntas como rezando. esta de ojos cerrados y levemente inclinado hacia adelante. participan cuatro hombres y dos mujeres a su alrededorEl 11 de mayo el papa Francisco con una carta apostólica instituyó oficialmente el ministerio laical de catequista. Ya hay muchísimos, y siempre hubo, catequistas en la Iglesia pero ahora ya no se trata de un simple encargo que el párroco confía a un laico, varón  o mujer. El del catequista es un “ministerio”.

Por lo tanto, ha precisado el arzobispo Rino Fisichella, “ahora está reservado a los que cumplen con algunos requisitos  especiales. No se  trata de simple voluntariado sino de una vocación a desarrollar donde el obispo local lo vea necesario. En muchas zonas donde la presencia del sacerdote es nula o escasa (como en los países de misión), el catequista es el que preside la comunidad y la mantiene arraigada en la fe. Y si el obispo lo necesita, puede enviarlo a otra parroquia o zona diversa de la propia. Dependerá de las Conferencias Episcopales establecer los requisitos, la edad y los estudios preparatorios necesarios, las condiciones y modalidades de actuación para acceder al ministerio. Habrá un rito litúrgico para la institución del ministerio por parte del obispo local. Se trata de un ministerio estable, lo que no significa que se pueda ejercer toda la vida..Los catequistas ya no se improvisan. No son sustitutos de los presbíteros y religiosos/as, sino que tienen una misión propia y gracias al bautismo cumplen con una misión peculiar al servicio de la Iglesia. No se trata de “enseñar catecismo”, sino de transmitir la fe  a chicos y adultos como cristianos laicos en el mundo en que vivimos”.
Fisichella es el arzobispo presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, encargado de este tema. Por lo tanto ya no se trata únicamente  de una catequesis en vista de los sacramentos sino en vista de la vida, contribuyendo a la transformación de la sociedad con los valores cristianos. Tampoco es sustituirse a la responsabilidad peculiar de los padres como primeros catequistas. La catequesis debe abarcar el primer anuncio, la formación  permanente, la integración a la comunidad cristiana, el compromiso misionero. Es un ministerio laico “instituido” (no hace parte del Orden Sagrado) para varones y mujeres como lo son el Lectorado (para la proclamación de la Palabra de Dios) y el Acolitado (para  el servicio litúrgico) y se ha de ejercer sin caer en ninguna expresión de clericalismo. El catequista no es un maestro o un profesor; dar catequesis no es dar clase, sino comunicar una experiencia, dar un testimonio fuerte de fe. Los catequistas, convocados después del debido discernimiento, han de tener una activa participación en la vida de la comunidad cristiana; recibir una formación básica no solo pedagógica sino bíblica, teológica y pastoral; haber madurado una previa experiencia de catequesis. El diversificar las responsabilidades dentro de la Iglesia es el camino hacia la “sinodalidad” que el Papa propone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .