Conversión Profética: Llamados y llamadas a ser el Buen Pastor

pintura del buen pastor. cristo con la corona de espinas, un hilo de sangre desde su frente, corre por la mejilla. esta de ojos cerrados y rostro sereno. su cabeza levemente inclinada toca la cabeza del cordero, que tiene el mismo gesto. el animal esta como humanizado en su representacion. debajo se lee: Apacienta mis ovejas.Este Domingo celebramos la fiesta del Buen Pastor, un hermoso día que nos recuerda a Jesús cuidando y velando por cada uno, por cada una. Este llamado nos interpela a una conversión donde comprendemos el sentido máximo de cada vocación cristiana como servicio y cuidado de cada uno de nuestros hermanos y hermanas, donando lo más hermoso que tenemos, que es nuestra propia vida.

Es importante tomar conciencia del cambio que supone pasar de la imagen del Buen Pastor desde una dimensión clerical a una dimensión eclesial, es decir, toda la iglesia es llamada a seguir el testimonio de Jesús que da su vida, cuidando y velando, por los que el Padre pone en su camino, partiendo desde una dimensión local hasta llegar a un movimiento de amor y cuidado universal.

Jesús como “el Buen Pastor” es el cordero que se entrega, que da “su vida por las ovejas”, entregándose a sí mismo, es un llamado del amor incondicional. Este pastor se convierte en imagen de referencia, en contra de “otros pastores” que a lo largo de la historia del Pueblo de Israel traicionaron ese llamado de servicio y cuidado. En este sentido la mirada puesta en los malos pastores en Ezequiel exige un enfrentamiento personal y eclesial a la manera de mirar nuestras formas de evangelización, nuestro compromiso con todos nuestros hermanos y hermanas, respecto al ministerio propio de Jesús, expresado en la figura del hijo como la forma de Pastor que Dios quiere. ¿Somos hoy pastoras y pastores fieles a su imagen?

En el momento actual en el que nos encontramos, la Iglesia entera es exhortada por los signos de los tiempos a ser fiel al evangelio, a convertir el corazón, a radicalizar el amor, a entrar en el barro de los caminos, a las escuchas de los gritos de dolor de sus hermanos y hermanas que claman por un amor misericordioso.

El Papa Benedicto, en su libro Jesús de Nazareth, habla acerca de las cualidades de conocimiento y pertenencia que se encuentran en la relación entre el Buen Pastor y sus ovejas, estás cualidades se encuentran entrelazadas. Él conoce a las ovejas porque éstas le pertenecen, y ellas lo conocen precisamente porque son suyas. En esta relación somos llamados y llamadas a los caminos samaritanos, esos que el Papa Francisco denomina las nuevas pastorales de frontera, ya sea existencial o social, en que, siendo pastores y pastoras de distintas realidades, somos desafiados a cómo las conocemos en profundidad para que se hagan nuestra, llamados y llamadas a ser comunidad, lo que lleva por implicación y pertenencia a compartir en un mismo espíritu todas sus vivencias.

Es obligación nuestra el anuncio de su buena nueva, las personas no nos siguen a nosotros, están invitadas a seguir a Jesús, por eso es una urgencia que todos nuestros lineamientos y servicios vayan en función de él, como el “Maestro y Señor”.

Este texto, realmente es un llamado profundo a un “volver la mirada” sobre el PASTOR que se da así mismo… dar vida, para ser vida en plenitud.

María José Encina Muñoz

Hermana Comunidad Adsis Uruguay

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.