ARGENTINA: FRANCISCO Y EL PAUPERISMO

Ha habido críticas a la reciente encíclica del papa Francisco por ser promotora del pauperismo o pobrerismo. Por sacralizar la pobreza, canonizar a los pobres, como si ser pobres fuera una realidad cristianamente virtuosa. Según estas críticas para el Papa el mérito y el esfuerzo no contarían y la encíclica apoyaría  a un estado dadivoso; se relativizaría también la propiedad privada.

A estas críticas responde el periodista católico Sergio Rubin: “El gran problema es que se habla de la encíclica pero no se la lee. Esas críticas se difunden en las redes sociales y muchos las repiten sin haber leído el documento. El Papa valora el mérito y el esfuerzo, no la dádiva. En el n.162 se lee: ”El gran tema es el trabajo. Lo verdaderamente popular es asegurar a todos la posibilidad de hacer brotar las capacidades que Dios le ha dado a cada uno. Ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver urgencias. El gran objetivo deberá ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo”. De esto se deduce que ni la pobreza es una situación virtuosa, ni lo es el subsidio permanente ni el clientelismo. Las personas han de ganarse la vida con su propio esfuerzo; pero el estado debe contribuir a generar las condiciones para la igualdad de oportunidades. El Papa no está a favor del neoliberalismo, pero sí por un sistema económico donde la persona humana esté al centro, no las financias. Ya lo dijo Juan Pablo II apuntando a una economía social de mercado.  Francisco insiste en hablar de los pobres, simplemente porque están al centro del mensaje de Jesús. A veces se olvida que el Papa no es un líder político sino religioso. Que el derecho de la propiedad privada sea un derecho natural secundario y el primero sea el destino universal de los bienes, no es ninguna novedad. El Papa no es populista. Valora los líderes populares capaces de interpretar el sentido de los pueblos, pero condena “el insano populismo de quien tiene la habilidad para cautivar e instrumentalizar las angustias del pueblo a servicio de sus proyectos personales o de su perpetuación en el poder”. Lo indispensable para leer correctamente la encíclica es liberarse de prejuicios ideológicos que obstruyen la visión de las cosas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .