CHINA-VATICANO: EL ACUERDO Y SU PRECIO

“El acuerdo será perjucial y no ayudará a la Iglesia en China y el mundo”, advirtió Porson Chan, presidente de la Comisión de Justicia y paz de Hong Kong.

Seguirá por dos años más “ad experimentum” (a prueba) el Acuerdo firmado en 2018 para la designación conjunta de obispos, según han declarado las dos partes.

Ha dicho el secretario de estado del Vaticano, Pietro Parolin: “Hemos tenido el resultado de que todos los obispos de China están ahora en comunión con el Papa y ya no hay obispos ilegítimos.  Es un paso adelante significativo. Sabemos que hay otros problemas y dificultades que este Acuerdo no pretendía resolver, pero que esperamos poder enfrentar y solucionar  poco  apoco a través del diálogo. En estos dos años he visto signos de acercamiento entre los católicos chinos que sobre tantas cuestiones habían quedado por mucho tiempo divididos; y esto es un signo importante. En realidad dos años son pocos para hablar de resultados consistentes; para eso hay que seguir dialogando. El nombramiento de obispos es el problema que más ha hecho sufrir a la Iglesia Católica en China en los últimos sesenta años”. Por su parte el arzobispo Paul Gallagher, de la secretaría de estado, dijo: “Si la Iglesia no hubiera concedido a Pekín un rol significativo en la elección de los obispos, nos habríamos encontrado dentro de diez años con muy pocos obispos, quizás ninguno, en comunión con el Papa. Si abandonáramos el diálogo, no tendríamos ninguna otra oportunidad, ya que no hay nunciatura en Pekín”. Según el p.Gianni Criveller, un experto en temas chinos y que por años ha sido misionero en China, Hong-Kong y Macao, lo que se ha logrado es que el gobierno chino reconociera una autoridad religiosa fuera del país para sus ciudadanos. El Papa tendrá la autoridad de nombrar a los obispos en China; esto sucede por primera vez desde 1958. El centenar de obispos que hay en China están ahora en comunión con el Papa y la Iglesia universal; se ha superado el riesgo de un cisma. Sin embargo según Criveller hubo que pagar un precio muy alto.. “El Papa perdonó y legitimó a siete obispos que habían sido excomulgados. El Papa nombra pero no elige a los obispos; son elegidos “democráticamente” en China y el Papa puede aceptar o rechazar a un candidato. Las autoridades chinas no permiten a 30 obispos que antes eran clandestinos, trabajar en libertad. Los obispos no pueden ir a Roma, reunirse libremente y tienen que adaptarse a la política religiosa del estado. El Vaticano ha renunciado por el momento a denunciar los atropellos a la libertad religiosa en China y Hong-Kong. Los católicos chinos en general respetan y aman al Papa y por eso respaldan el Acuerdo, pero el camino de la reconciliación dentro de la Iglesia china llevará su tiempo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .