BRASIL: RENOVACIÓN DE LA PARROQUIA

“Es necesaria la libertad, osadía y creatividad para superar la pastoral conservadora, liberándose de estructuras caducas que ya no responden a las exigencias de nuestro tiempo”.

El documento de la curia vaticana del 20 de julio sobre la parroquia ha recibido muchas críticas sobre todo por no haber involucrado a las Iglesias Locales en su redacción o haberlo hecho de manera insuficiente. También porqué tiene incoherencias: por un lado habla de “conversión pastoral” y por el otro acude a reglas jurídicas impregnadas de clericalismo al que el Papa muchas veces ha estigmatizado. Y sobre todo por no haber tenido una consultación previa por lo menos con los presidentes de las Conferencias Episcopales y recurrir tan solo al Derecho Canónico; por tener un lenguaje poco positivo y alentador para los laicos y sobre todo para las mujeres que son el sostén de la mayor parte de las parroquias.

Según el conocido pastoralista y párroco de una parroquia del Rio Grande do Sul (Brasil), Fabio Antunes do Nascimento, “desde hace tiempo los documentos de nuestra Iglesia Latinoamericana han apuntado a una parroquia  como red de pequeñas comunidades todas ministeriales e insertadas en los barrios. Una comunidad eclesial para ser realmente comunidad debe ser pequeña y de tamaño humano; para eso hay que descentralizar  las grandes parroquias de concurrencia masiva. Al comienzo, en los primeros veinte años después del Concilio hubo un florecimiento de comunidades de base, nuevos ministerios y nuevas relaciones de poder en la Iglesia; después vino el estancamiento. El modelo de colegialidad y sinodalidad para la Iglesia que había surgido en el Concilio, no ha llegado a las parroquias las que siguen centradas, según el Derecho Canónico, en la figura del párroco que tiene plenos poderes. El clericalismo es uno de los peores problemas para la Iglesia hoy, pero surge de la estructura legal de la misma Iglesia. El Consejo Pastoral  Parroquial debería ser obligatorio y con poder de decisión, no solo consultivo,  con un sacerdote como coordinador. El Consejo Económico, también deliberativo, debería estar subordinado al Consejo Pastoral como órgano principal de gobierno de la parroquia. Ya no existirían los párrocos y los sacerdotes estarían más libres para las funciones específicas de su ministerio. Todos los bautizados deben ser corresponsables de su comunidad y de  la misión”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .