ALEMANIA: CAMINO SINODAL EN MARCHA

El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el obispo de Limburgo Georg Batzing se entrevistó con el Papa para ponerlo al tanto del camino sinodal de la Iglesia Alemana. Al finalizar el encuentro dijo a la prensa: “El Papa mostró su aprecio por nuestro camino que asocia estrechamente con el concepto de sinodalidad que él ha propuesto. La Iglesia en Alemania sigue este camino sabiendo que está ligada a la Iglesia universal. Debemos encontrar respuestas a  urgentes desafíos como el abuso sexual de menores por parte de clérigos o  el dramático número de personas que abandonan la Iglesia. El Papa nos recordó que no perdamos de vista a los pobres, ancianos, refugiados y necesitados. Esperamos que con nuestra contribución podamos hacer un aporte al Sínodo mundial de octubre del 2022 sobre la Sinodalidad”.

Hubo en la Iglesia alemana 3.677 víctimas de abusos sexuales por parte de 1.670 clérigos entre 1946 y 2014. La Iglesia ha perdido 273 mil fieles tan solo el año pasado, sin contar las pérdidas anteriores. Junto a estos temas, hay cuatro retos fundamentales a encarar: la forma en la que se ejerce el poder en la Iglesia, la moral sexual, el sacerdocio, el rol de las mujeres en la Iglesia. En otras entrevistas Batzing dijo: “Son muchos los que consideran las enseñanzas morales de la Iglesia como prohibitivas; me gustaría cambiar eso”. Sobre los curas: “No creo que la existencia de curas casados perjudique a la Iglesia”. Sobre las mujeres: “Pediremos  permiso al Vaticano para ordenar diaconisas”. El “camino sinodal” de Alemania no es propiamente un Sínodo ni un Concilio Particular. Es una búsqueda mancomunada de soluciones, sobre todo para superar la brecha con las nuevas generaciones, sin causar rupturas y durará todo el año próximo. No todos los obispos en Alemania están de acuerdo con esta iniciativa, como en el caso del cardenal Rainer Maria Woelki de Colonia que afirma: “Esto da a los fieles falsas esperanzas sobre asuntos que los obispos alemanes no pueden decidir”. En una carta a los católicos alemanes en junio del año pasado el Papa no se declaró contrario, pero advirtió de un riesgo grave: “Cada vez que una comunidad eclesial ha intentado solucionar sus problemas por sí misma, apoyándose únicamente en sus propias fuerzas, métodos e inteligencia, ha acabado multiplicando y alimentando los males que quería superar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .