URUGUAY: LOS OBISPOS Y LA EUTANASIA

Frente a un proyecto de ley presentado por miembros del partido Colorado que busca legalizar la eutanasia y el suicidio médicamente asistido para pacientes terminales o con sufrimientos insoportables se levantó la voz de los obispos al finalizar su última asamblea plenaria.

Los obispos piden que Uruguay “proteja y acompañe a cada persona a lo largo de toda su vida, incluida en la etapa final de su existencia a través de la fundamental ayuda de la familia, la medicina paliativa y la asistencia espiritual. No es éticamente aceptable causar la muerte de un enfermo ni siquiera para evitarle el dolor y el sufrimiento, aunque él lo pida expresamente, ni en un caso de enfermedad irreversible. Ni el personal sanitario, ni los familiares tienen la facultad de decidir o provocar la muerte de una persona; es un género de homicidio llevado a cabo en contexto clínico. Por otro lado, tampoco es éticamente aceptable la obstinación terapéutica de querer prolongar la vida del paciente a toda costa, sabiendo que no aportará ningún beneficio para el paciente y solo sirve para prolongar inútilmente su agonía. Jurídicamente legalizar la eutanasia sería atentar contra el valor absoluto de la vida y su carácter de derecho humano fundamental e irrenunciable, además de ser inconstitucional. No hay vida indigna de ser vivida como tampoco en este caso hay muerte digna o dulce. Con estos conceptos se abre la puerta a una cadena de violaciones a la dignidad de la persona humana”. La Iglesia pide que no se abandone a nadie porque el miedo, el terror que puede darse en los pacientes es fundamentalmente por el sufrimiento y la soledad; y esto se supera con los cuidados paliativos y la asistencia. A nivel internacional la Asociación Médica Mundial (World Medical Association) ha establecido su oposición sea a la eutanasia como al suicidio asistido. El Código de Ética Médica del Uruguay también rechaza estas prácticas que en general se las considera como un crimen. “El proyecto está muy lejos de la práctica médica responsable. Está centrado en sacarle la culpabilidad al médico y no garantiza la dignidad del final de la vida de los pacientes”, dijo la oncóloga Adriana Della Valle, presidenta de la Sociedad Uruguaya de Medicina y Cuidados Paliativos (SUMCP). Desde el punto de vista de la moral cristiana, según el teólogo moralista Marcelo Alarcón, “se entiende por “muerte digna” aquella en la que se intenta proporcionar el máximo de cuidados y alivio del dolor. No es digna una muerte en la que terceros deciden adelantar el proceso natural aduciendo razones supuestamente humanitarias para aliviar el sufrimiento o razones económicas y de efectividad. Es digna cuando se recurre a medidas paliativas, acompañamiento psicológico y espiritual, cercanía de los familiares y seres queridos. Estos son los aspectos clave de una muerte digna para que el acto de morir sea un acto humano”.

Un comentario en “URUGUAY: LOS OBISPOS Y LA EUTANASIA

  1. Como cristiano y mèdico,estoy absolutamente de acuerdo con la posiciòn adoptada por los obispos de nuestro paìs,que por cierto pienso debe ser la opiniòn de la inmensa mayorìa de nuestra Iglesia.
    Nadie tiene la potestad ni la autoridad moral de decidir sobre la vida de un ser humano,sea de la forma que pretendan disfrazarlo (eutanasia,suicidio asistido mèdicamente o aborto). Sòlo Dios puede disponer de dichas vidas y con la mayor dignidad,sin dudas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .