PAPA FRANCISCO: HAMBRUNA DE ESPERANZA

El papa Francisco en la vigilia de Pentecostés pidió a todos “enfrentar el futuro con la lección aprendida de la pandemia: somos una sola humanidad y nadie se salva solo. Cuando se salga de esta prueba, no podremos seguir haciendo lo que veníamos haciendo y como lo veníamos haciendo antes; todo este sufrimiento no habría servido de nada…

…De estas pruebas se sale mejor o peor, nunca iguales. Hay que construir ahora una sociedad más justa, equitativa y cristiana. Hay que superar las divisiones que hay en el mundo: hay quienes tienen demasiado y quienes nada; hay quienes intentan vivir cien años y quienes no pueden salir a  la luz. Peor que esta crisis, es el drama de no saber aprovecharla”. En el día de Pentecostés Francisco dijo que “mucha gente no solo sufre el hambre por la falta de alimentos sino un verdadera “ hambruna de esperanza”. Según el Papa “los enemigos del Espíritu Santo son el narcisismo (siendo indiferentes a las necesidades de los demás) y el pesimismo que arremete contra el mundo entero quejándose de todo, considerando inútil cualquier esfuerzo ya que todo seguirá igual. Nos falta la esperanza que nos da el Espíritu Santo para no caer en la parálisis del egoísmo. Más que píldoras para nuestras ansiedades, necesitamos los dones del Espíritu”. A los sacerdotes de Roma el Papa les dijo que “estamos a las puertas de un nuevo tiempo; hay que movilizar todas las fuerzas al servicio de la comunidad y que este tiempo se articule en torno a la esperanza. Obligados a sobrevivir con angustia y incertidumbre como los primeros cristianos en tiempo de persecución, recordemos que ninguna circunstancia está priva de Gracia. Como centinelas que anuncian la aurora, estamos llamados a  anunciar un nuevo día, un nuevo tiempo, el tiempo del Señor. El mundo nos ve de derechas o de izquierdas; el Espíritu nos ve del Padre y de Jesús. El mundo nos ve como conservadores o progresistas; el Espíritu nos ve como hijos de Dios. Conservemos la unidad, pero Jesús no quería que la fe se cultivara en un grupo cerrado, en un cenáculo donde se toma gusto a “hacer el nido”. Los apóstoles se lanzaron a la calle enseguida sin ninguna preparación, ni plan o estrategia pastoral, apoyados por el Espíritu”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .