DIACONADO FEMENINO: POLÉMICA EN LA IGLESIA

Diaconado femenino: una cuestión ancestral

En una entrevista a Europa Press el sacerdote y teólogo español Santiago del Cura Elena, que también es miembro de la nueva comisión de 10 miembros encargada por Francisco de estudiar el asunto del diaconado femenino, declaró: “El reconocimiento del papel de las mujeres en plan de igualdad y no de sometimiento o subordinación con los varones en la Iglesia es todavía un tema pendiente…..

Desde el comienzo del Cristianismo las mujeres han llevado a cabo un conjunto de tareas diaconales (de servicio) enorme por su amplitud, variedad y riqueza. Ayudaban en el bautismo de las mujeres adultas con la unción del óleo sagrado, se dedicaban a enfermos y pobres, a tareas de catequesis y pastoral. Cualquier mujer puede desempeñar hoy  en las comunidades cristianas más funciones que las diaconías de los primeros siglos sin que para eso se necesite una ordenación sacramental. El dilema que nos ocupa es justamente esto: si los textos antiguos habrían de interpretarse como una ordenación sacramental equiparable al diaconado masculino o como un rito de bendición. De seguro, inspirarse  en los ministerios antiguos debería servir para recrear nuevos ministerios femeninos y funciones adecuadas a las necesidades de hoy. Para eso las posibilidades son mayores hoy y en el futuro deberán ser muchas más”. Si bien el teólogo español solo se muestra de acuerdo con nuevos ministerios laicales femeninos, no así la teóloga colombiana Isabel Corpas: “La Iglesia ha de reformarse permanentemente en el espíritu de la Tradición y no en la letra, según las necesidades y las circunstancias históricas para ser cada vez más inclusiva. En las primeras comunidades  no existía organización jerárquica sino ministerial en la Iglesia y las mujeres predicaban la Palabra y ejercían funciones de liderazgo; no eran  silenciadas ni discriminadas. El Concilio Vaticano II condenó cualquier clase de desigualdad por razones de raza, sexo, color y aquí hay una inequidad que se quiere justificar con argumentos que desconocen los signos de los tiempos, como es la nueva realidad de la presencia activa de las mujeres en la Iglesia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .