VICTOR CODINA: “EL SILENCIO DE DIOS”

Victor Codina es un teólogo que escribe desde Bolivia sobre el silencio de Dios, de un Dios que parece dormir en nuestra propia barca mientras ruge la tormenta. He aquí algunas reflexiones del conocido teólogo. “¿Dónde está Dios”?. Esta es la pregunta sobre Dios que nos hacemos cuando nos topamos con momentos límites y algunos interpretan las desgracias como castigos de Dios.

En realidad Dios está sufriendo con nosotros y acompañándonos para que sepamos asumir esta realidad y seguir adelante. Pero, ¿acaso Dios no tiene poder para  liberarnos de esta calamidad? El Dios cristiano no es un Dios de poder que cambia las cosas por arte de magia, sino el Dios encarnado que ha asumido la fragilidad de nuestra carne para acompañarnos y cuenta con sus hijos para llevar adelante la historia humana. No somos títeres en las manos de Dios, sino sus colaboradores. No se puede hacer responsable a Dios de la que es nuestra responsabilidad. Por eso necesitamos multiplicar nuestros esfuerzos a nivel de ciencia y de solidaridad. Necesitamos destinar más recursos para la salud y la investigación científica, no para las guerras ni para producir cada vez más ganancias económicas para unos pocos. La parábola del rico insensato (Lc 12,16-21) sigue enseñando. No hay que pedir milagros a un Dios que respeta la libertad del hombre (causante de estas desgracias) y  la naturaleza. Ahora a los europeos y a los Estados Unidos les toca sufrir algo de lo que padecen los refugiados y migrantes que no pueden cruzar fronteras. Ahora nos sentimos más interdependientes, necesitados el uno del otro; valoramos más la vida de familia. Ya no nos sentimos señores de la ciencia y del progreso; se ha frenado de golpe el despilfarro consumista. Dios está presente con su Espíritu en los voluntarios, médicos, enfermeros y todos los que luchan contra el virus, en los que rezan para obtener luz y fuerza y difunden esperanza. Jesús no eliminó el mal en el mundo, pero a través de sus llagas de crucificado-resucitado nos abrió un horizonte nuevo de esperanza. Quizás esta pandemia nos ayude a encontrar a Dios donde no lo esperábamos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .