LUCIO BRUNELLI: EL PAPA FRANCISCO DE CERCA

En ocasión de los siete años del ministerio papal de Francisco, ha salido un libro de un vaticanista famoso, Lucio Brunelli, con el título: “Papa Francisco, como yo lo he conocido”. Brunelli cuenta cómo ha conocido a Francisco  en Buenos Aires cuando ya era un “cardenal atípico que vivía como un monje, no tenía chofer ni coche y viajaba en los medios públicos”.

Hablando de su mundo espiritual, describe su oración de tipo tradicional, sus tribulaciones que no le dejan perder la paz espiritual, las resistencias que encuentra para ciertos cambios, sus propios errores que reconoce con sencillez. “Al papa Francisco lo han acusado de comunista, de islamista,  de fomentar la invasión de los africanos, de populista; de haber inventado un “Jesús emigrante y refugiado”, cosa que ya había dicho Pio XII; de no condenar el terrorismo islámico como si todo el Islam fuera terrorista; de no hablar de los cristianos perseguidos. Lo más deshonesto de las críticas es la de acusarlo de hablar solo de temas sociales y no de Dios, como si el Dios de los cristianos no tuviese el rostro de Jesús de Nazaret del cual habla todos los días”. Dice Brunelli: “Cada vez que hablo con el Papa de estos falsas acusaciones, simplemente contesta: “No pierdo la paz”. Francisco no conoce los nombres de sus enemigos, de ciertos vaticanistas que lo atacan sin piedad, no lee sus blog ni se pone a recoger las piedras que le tiran por el camino  los secuaces del dios dinero. Está abierto a las críticas responsables, porque el Papa puede equivocarse en el gobierno ordinario de la Iglesia, en la elección de personas… Le ha pasado a Francisco en el caso del obispo Juan Barros de Chile como le había pasado a Pablo VI con Marcinkus, a Juan Pablo II con Marcial Maciel. Es normal también tener preferencia por un Papa u otro. Lo que no es normal ni justo es derramar públicamente veneno contra el Papa que no se quiere, cómo se está haciendo hoy , a veces hasta en nombre de la Tradición de la Iglesia y su Doctrina. Este Papa nos enseña la humildad. Frente a los presos de la cárcel de Palmasola en Bolivia se ha presentado como “un hombre que ha sido y es salvado de sus muchos pecados por Jesucristo; no tengo nada que ofrecerles sino a Cristo y la misericordia del Padre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .