ARCHIVOS VATICANOS: EL DILEMA DE PIO XII

Se abrieron todos los archivos del Vaticano referentes al pontificado de Pio XII, durante y después de la guerra. Se trata de 85 km de estantes con millones de documentos.

El jesuita alemán Peter Gumpel, relator de la causa de beatificación de Pio XII, en esta ocasión subrayó en una entrevista la importancia de las “Actas y Documentos de la Santa Sede referentes a la segunda guerra mundial” (12 volúmenes), obra ya publicada por decisión de Pablo VI y gracias al esfuerzo de cuatro historiadores jesuitas. “Se constatará que nada  ha sido escondido”, dijo Gumpel. El mismo cuenta además como la hermana Pascalina Lehnert, secretaria de Pio XII, le habló a él bajo juramento de una carta de protesta que el Papa había escrito contra la deportación injustificada de los judíos y que quemó frente a ella en la cocina, para no causar las inevitables y crueles represalias de Hitler contra los mismos judíos. En Roma la matanza de una patrulla de soldados alemanes por parte de los partisanos hizo que Hitler ordenara matar a diez italianos por cada alemán muerto; así murieron 335 civiles inocentes, ametrallados en las Fosas Ardeatinas. El Papa hizo lo que pudo hacer. Su silencio público lo ayudó a salvar a decenas de miles de judíos en toda Europa, usando buena parte de sus recursos económicos. Varios documentos se perdieron porque con la ocupación nazi de Roma, la curia los hizo desaparecer. Se acusa al Vaticano de salvar tan solo a los judíos bautizados en el catolicismo, pero se olvida que el Vaticano redactaba cantidad de certificados falsos de bautismo para salvar a los judíos. Si hubo por lo tanto un silencio público ni pronunció nunca la palabra “judío”, no fue indiferencia sino la única forma de ayudar. “Salvó más judíos que nadie”, dijo el Papa emérito Benedicto. Hay una sección en los archivos vaticanos titulada: ”Ayuda y asistencia a los prófugos de raza y religión” que va de 1938 a 1946. Ha dicho Abraham Skorka, el amigo judío argentino de papa Francisco: “Por un lado se dice que con su silencio público Pio XII logró salvar a escondidas a miles de judíos. Por otro lado se puede pensar que ese silencio público sirvió para que los nazis pudieran eliminar a miles de otros”. Este es el verdadero dilema, que el mismo Pio XII se planteó. Quizás los archivos del Vaticano arrojen nuevas luces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .