BRASIL: BOLSONARO Y AMAZONIA

El comentario del presidente de Brasil Jair Bolsonaro al documento postsinodal del Papa Francisco sobre Amazonia ha sido una frase hueca y superficial: “El Papa ha dicho que Amazonia es de él; que es de todos. Amazonia es de Brasil, no de todos. Amazonia es nuestra; queremos preservarla y hacer que podamos beneficiarnos de sus recursos de forma sustentable”.

El Papa, igual que los científicos, considera la selva amazónica como uno de los pulmones del planeta y por eso necesita de una atención global. “El interés de unas pocas empresas poderosas no está sobre el bien de la humanidad entera”, dijo. Para Bolsonaro por el contrario, no es ni patrimonio de la humanidad, ni pulmón del mundo.

Y ve en el documento vaticano una amenaza para su política, una intromisión en los asuntos internos de Brasil, olvidando que la selva amazónica va más allá de Brasil. Es sabido como hubo espionaje sobre algunos obispos brasileros. Bolsonaro piensa ahora crear una especie de ministerio o consejo para “proteger, preservar y desarrollar nuestra Amazonia que equivale a toda Europa occidental, bajo leyes brasileras”. La Iglesia brasilera, en especial el CIMI, han protestado duramente contra el proyecto de ley sobre extracción de recursos minerales y porqué el presidente, que reivindica la dictadura militar, se opone a la demarcación de las tierras indígenas como pide la Constitución y quiere que “las minorías se sometan a la mayoría”. Pregunta Bolsonaro: ¿por qué debe haber reservas para mantener a los indios como si fueran animales en un zoológico? El CIMI le recuerda como el discurso integracionista de los militares (1964-1985) resultó en el asesinato de 8 mil indígenas, según la Comisión de la Verdad. El presidente rechaza a los ambientalistas; Greenpeace es “porquería y basura”. Uno de los ocho ministros militares de Bolsonaro, el general Augusto Heleno, criticó la audiencia que el Papa concedió a Ignacio Lula Da Silva por “haber confraternizado con un criminal condenado en segunda instancia a más de 20 años de prisión”. Es el mismo general que tildó al Papa de “izquierdista” y pretendió que una delegación del gobierno participara del Sínodo. En el primer año de gobierno de Bolsonaro la deforestación de Amazonia aumentó del 85,3% en una área de 9 mil kilómetros cuadrados. Carlos Alfonso Nobre, Premio     Nóbel de la Paz 2007 , que estuvo presente en el Sìnodo y es un científico experto  en los problemas ecológicos de Amazonia desde hace 40 años, dijo: “Estamos muy cerca del colapso de la selva;  estamos cerca de un punto de no retorno”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .