“QUERIDA AMAZONIA”: LOS TEMAS POSTERGADOS

El pasado 12 de febrero se conoció la exhortación postsinodal “Querida Amazonia”, que es un documento magisterial del Papa que recoge gran cantidad de elementos propuestos por el Sínodo regional Amazónico. Este duró tres semanas en Roma después de un proceso sinodal en la misma zona panamazónica que duró dos años. El documento papal es rico en sugerencias y estímulos válidos para toda la Iglesia y en especial para los territorios donde más se precisa su presencia.

Como era de suponer, ha habido una excesiva atención de los medios a los problemas intraeclesiales (clero casado, diaconado femenino, etc.) y no al tema humano y ecológico de la Amazonia en la línea de “Laudato sì”. A eso hay que añadir la presión creciente y amenazante de los conservadores que no quieren cambios o reformas de las tradiciones eclesiásticas, la manifiesta desaprobación de Benedicto a la ordenación de los “viri probati” divulgada en el libro del cardenal Sarah. El público ha advertido una discordancia entre este Papa y el anterior, lo que crea malestar y divisiones. No se habla por lo tanto de la posibilidad de que Diáconos Permanentes sean ordenados sacerdotes en ciertas situaciones y con determinadas condiciones, tal como se había pedido. El mismo Francisco, que se habìa declarado en contra de un celibato opcional (esta disciplina milenaria ha de mantenerse), había exceptuado el caso, por ejemplo, de islas remotas del Pacífico. Y también había pedido a los Sinodales propuestas audaces, sin miedo. Sin embargo, a pesar de una amplia mayoría a favor de la ordenación de “viri probati” (128 a favor, 41 en contra), el Papa decidió no poner en peligro la unidad de la Iglesia. No era además un Sínodo sobre el celibato de los curas. Francisco considera que el Pueblo de Dios (y en especial la jerarquía) no está aún preparada para ello. Por eso ya  en el discurso de clausura del Sínodo había invitado a poner la atención fundamental sobre la diagnosis de la situación en Amazonia, sobre el pecado ecológico que más golpea a los pobres. Y pedìa una “conversión pastoral, cultural, ecológica, sinodal”. Francisco juzga que la solución de ciertos temas intraeclesiales precisa todavía tiempo (quizás un Sínodo universal). Por lo tanto no hay un rechazo a la propuesta mayoritaria de los sinodales en cuanto a la posibilidad de curas casados, sino una postergación. Ha dicho con lucidez el teólogo español José Maria Castillo: “El Papa ha tomado la decisión que ha podido tomar, la que menos daño podía hacer a la Iglesia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .