(Nunca sin el Otro) MIGUEL HESAYNE: PROFETA EN LOS AÑOS DE PLOMO

El obispo emérito de Viedma (Argentina) Miguel Hesayne falleció en Azul el primero de diciembre pasado a la edad de 96 años. Ahora que ha muerto, se han escuchado cantidad de elogios hacia su persona, pero no fue así durante su  vida. Fue uno de los primeros en aplicar el Concilio, celebrando un Sínodo diocesano, promoviendo las comunidades de base, haciendo la opción por los pobres. Su lema era: “Desde los pobres a todos”.

Hesayne ha quedado en la memoria de los argentinos sobre todo por haber sido, junto tan solo a unos pocos obispos (Angelelli, De Nevares, Novak, Ponce de León, Zaspe) la voz profética de la Iglesia durante la dictadura militar. A ellos habría que añadir el obispo metodista Federico Pagura. Ya en 1967 Hesayne había adherido al Manifiesto de los Obispos del Tercer Mundo. Fue el primero en proclamar que Angelelli había sido asesinado. A los pocos días de ese aparente accidente de ruta en La Rioja, le llegó a Hesayne un mensaje: “No siga hablando. Ya hemos acallado a Angelelli”. La voz de Hesayne contra el terrorismo de estado, en el marco de un silencio  generalizado, sonaba fuerte. Supo recorrer también a las cartas. Escribió tres cartas al general presidente Jorge Rafael Videla, el cual contestaba tan solo agradeciendo las oraciones del obispo. En carta del 24-4 -77 al ministro del interior general Albano Harguindeguy denuncia: “La tortura es inmoral, la emplee quien la emplee. Es violencia y la violencia es antihumana y anticristiana. Las Fuerzas Armadas que torturan no saldrán impunes ante Dios creador”. Estas cartas a las autoridades militares fueron publicadas con el título: “Cartas por la vida”. Prohibió a sus sacerdotes dar la comunión a todos los represores que no se arrepintieran (por lo que tuvo problemas con la curia vaticana). Hasta discrepó con la mayoría de los obispos y escribió al entonces presidente de la Conferencia Episcopal: “Lo que a usted ha faltado y en general  al episcopado es la coherencia del testimonio público frente al pecado publico de personas publicas. Esta incoherencia nuestro pueblo la lee como timidez y cobardía. La Iglesia no ha de aparecer como comprometida con este gobierno que es uno de los más violadores de la dignidad humana con el agravante sacrílego que hace profesión de fe católica”.
Lamentablemente entre los obispos había quien admitìa que la tortura era indispensable en algunos casos. En una oportunidad Harguindeguy de visita en Rio Negro le preguntó al obispo: ¿Qué tal se portan sus sacerdotes?. Hesayne contestó: “Sobre mis curas solo me puede preguntar el Papa y si alguien los toca, a ellos o a mis feligreses, los voy a defender con mi vida”. Defendiendo también a personas inocentes escribió a Videla amenazando con cerrar todos los templos si no se los ponía en libertad. Pidió a la Comisión Permanente de los Obispos que se lanzara la excomunión a los torturadores directos o indirectos. Decía: “El fin no justifica los medios. Las Fuerzas Armadas han optado por principios maquiavélicos, no evangélicos. Si en nuestra historia hubo  pena de excomunión para quienes violaron templos materiales, ¿qué pena merecen los que violan torturando los templos vivos de Dios, que son todo hombre y mujer? Torturar a cualquier ser humano, es torturar a Cristo. Una victoria a costa de actos indignos se convertirá pronto en derrota porquè nadie construye ni al margen ni contra Dios”. Hesayne no dejó de lanzar sus críticas también a los gobiernos democráticos al no poner como prioridad la justicia social. A Carlos Menem le escribía: “Usted puede engañar al mismo Papa con sus falacias políticas, pero no a Jesucristo. Todos sabemos el grave nivel de pobreza e indigencia que hay en el país. Cuando no hay justicia social, no hay democracia real”.

 

JUICIO A LA JUNTA MILITAR
Al finalizar la dictadura, el mismo Hesayne relata: “El 2 de agosto de 1985 me llamaron a declarar en el proceso entablado contra la Junta Militar por el gobierno de Alfonsin. Yo no  querìa confrontar, polemizar o vengarme. Querìa allì también anunciar a Jesucristo; esa es mi misión. Entonces ese día me encerré en una capilla desde las nueve de la mañana hasta la una de la tarde; le pedí al Señor que no hubiera ni una pizca de resentimiento en mis palabras, pro sì que denunciara abiertamente los crímenes cometidos por personas que se decían cristianas. Estaba detrás de mí la ex Junta en pleno. El fiscal quiso que diera mi testimonio a viva voz. Hablè una hora entera sin que nadie me interrumpiera. Uno de los jueces me preguntó:¿Qué opina usted de Videla? Yo le contestè: “Es un buen hombre pero mal formado en lo que respeta a la moral cristiana”. No hubo  màs preguntas. Una periodista de la BBC de Londres, anglicana, me dijo: “Yo he estado en muchos juicios, pero esta declaración suya la seguì como una celebración de la Palabra”. De ella y de otros desconocidos recibì el apoyo que no había recibido de muchos hermanos mìos en la Iglesia Catòlica”.

Lugo de retirarse del gobierno pastoral de la diócesis de Viedma en 1995, Hesayne se dedicó a la formación del laicado y a una institución secular de la cual fue cofundador en Azul. Siempre había lamentado la falta de conciencia socio-política en los cristianos laicos, el desconocimiento de la Doctrina Social de la Iglesia, una catequesis tan solo sacramental y cultual. Escribiò: “En épocas de elecciones se decía lo que no se debía votar, en vez de decir lo que se debía hacer. Se ha gastado mucho esfuerzo y dinero en hacer propaganda por el “no al divorcio”, en vez de gastarlos en una catequesis del matrimonio cristiano que tampoco hay a nivel popular”. Y proclamaba con firmeza: “Las comunidades católicas no tienen  conciencia del pecado social. No conocen ni denuncian las injusticias en las parroquias; solo hacen beneficencia. Los pobres no son protagonistas ni sujetos de la evangelización”. Hesayne fue un punto de referencia luminoso para los que soñaban con la libertad y la justicia y… con otra Iglesia.

 

                                                             PRIMO CORBELLI

2 comentarios en “(Nunca sin el Otro) MIGUEL HESAYNE: PROFETA EN LOS AÑOS DE PLOMO

Responder a Gloria Sellera Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .