(tierra adentro): Molino Florida, recuperado

nota de Daniel De León.

En el reciente fin de semana del Patrimonio aquí en Florida destacamos que nuevamente abrió sus puertas para ser visitado por el público el Molino Florida, recuperado por sus trabajadores, formando una Cooperativa. Subrayamos esto porque reiteradas veces en la comunidad de la Capilla del barrio se rezó para que esta fuente laboral no se perdiera, y nunca se ha estado ajeno, como corresponde a las situaciones angustiantes del barrio, -del pueblo-.

Desde hace muchos años se reflexiona, se debate, sobre la viabilidad del cooperativismo en sus diversas expresiones. Hay emprendimientos que han salido adelante y otros han fracasado pero la herramienta sigue teniendo plena vigencia y en este tiempo se ha promovido de manera expresa, amparada además por algunas leyes que le favorecen. Particularmente el tema Economía Solidaria siempre ha estado presente. Es más en Cáritas Uruguaya recuerdo que hace unos años, concretamente a principios de este siglo, se promovió un espacio de Economía solidaria que tuvo una de sus expresiones concretas en la Feria organizada en 2002 en el Atrio de La Intendencia Municipal de Montevideo. También Kolping Uruguay desarrolló alguna actividad en torno a este tan importante tema que hoy tratada también en el parlamento de nuestro país.

En un medio de prensa al cumplirse un nuevo aniversario de esta nueva etapa se expresaba:

 

“En abril de 2017 el Molino Florido se presentó a concurso de acreedores porque era imposible pagar las deudas. “El dueño del molino era una persona mayor, no había herederos que estuvieran interesado en continuar”, recordó en Puntos de vista el presidente de la cooperativa de trabajadores que finalmente se pudo crear, Nelson Mas. Se salió a visitar a los clientes para que mantuvieran la confianza, se logró que la sindicatura diera posibilidades de desarrollar el proyecto colectivo “y hoy se puede decir que es una cooperativa éxito”, dijo.

“Se nos vino todo de golpe, los clientes ya no confiaban en el molino, los proveedores habían quedado dentro del concurso de acreedores y nadie quería proveer”, añadió Más y destacó que “el primer éxito grande de los trabajadores fue mantener el molino abierto”. Luego comenzó a implementarse la cooperativa que ya venían proyectando con el apoyo del Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop), recordó.

Se contó también con el apoyo de otras cooperativas, como el Molino Santa Rosa, destacó. “Comenzamos paso a paso a caminar”, contó Más“.

Destaco por último las palabras del entrevistado cuando afirma que el molino, que emplea a 80 trabajadores, “hoy es viable porque en vez de vertical pasó a ser horizontal”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .