ECOLOGÍA AMAZÓNICA: LLAMADO DE LOS CIENTÍFICOS

el obispo de Itaituba, Wilmar Santin

A lo largo de la semana pasada en el Sínodo se habló de la gravedad de los “pecados ecológicos”, del “genocidio” de los indios, de los ministerios laicales, de la inculturación litúrgica. Se ha hablado del trabajo esmerado de las religiosas que no se ocupan tan solo de la catequesis, de la Celebración de la Palabra o de los enfermos, sino también de bautizos y matrimonios. Se ha escuchado a los 17 indígenas presentes, todas personas culturalmente preparadas que advierten cómo la religión católica está pasando a ser minoría.

En efecto, una reciente encuesta de “Datafolha” indica que en la Amazonia brasilera los evangélicos (sobre todo las Asambleas de Dios) son 46% contra el 45% de los católicos. Participan activamente en los debates dos anglicanos, un luterano, un presbiteriano, un bautista y un delegado de las Asambleas de Dios. El tema más angustiante es la falta de sacerdotes; se calcula que en Brasil hay unas cien mil comunidades eclesiales de base y en 60 mil no hay misa dominical. En una de las últimas intervenciones el obispo de Itaituba Wilmar Santin contó que en su diócesis se propuso un Plan para el Diaconado Permanente y se empezó con los ministros de la Palabra. “En noviembre de 2017 eran 24; ahora son 40 (varones y mujeres) y predican en su idioma. Todos los indígenas además quieren el bautismo para sus hijos y la bendición de Dios para el matrimonio. Queremos que en cada aldea haya ministros del bautismo y del matrimonio”. Importante ha sido también el aporte de 44 científicos que han hecho un llamado “para salvar Amazonia que está en riesgo de destrucción, ella y sus habitantes; la agonía de Amazonia representa una amenaza dramática para todos”. Según el premio Nobel de la Paz 2007 y científico brasileño Carlos Alfonso Nobre, presente en el Sínodo “Amazonia es como el corazón ecológico del planeta y lamentablemente está cerca de su colapso. El ciclo de destrucción de la selva amazónica destinada a transformarse en pradera, es irreversible. Ya hemos llegado al 20% de la deforestación, y nos acercamos a un punto de no retorno”. Hace 48 años el obispo de Sao Félix do Araguaia Pedro Casaldáliga, actualmente con 91 años y enfermo, ya había denunciado esta situación con su primera carta pastoral: “la Iglesia de Amazonia en conflicto con el latifundio”. Sin embargo el gobierno brasileño sigue renovando sus protestas. El vicepresidente de Brasil y militar retirado Hamilton Mourao afirmó que “su gobierno es el único responsable de preservar el Amazonas; nadie más tiene esa responsabilidad. Es importante que el gobierno brasileño de su opinión sobre lo que ocurre en esa zona, porque hay mucha desinformación a nivel global”. El general, que está en Roma para la canonización de la brasilera Irmá Dulce, añadió: “Todos somos concientes de la necesidad de proteger el planeta y no podemos imaginar al Papa como nuestro enemigo; la Iglesia siempre ha formado parte de la vida de Brasil”. Por su parte el presidente de Colombia Iván Duque envió un video mensaje al Sínodo apoyando la labor de la Iglesia en defensa de los pueblos originarios y su medio ambiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.