(espiritualidad): UN TIEMPO PARA DIOS

“La perseverancia en la oración es la puerta estrecha que nos abre la entrada al Reino. Aprender a orar no es una técnica, fruto del esfuerzo humano. Es un don que hay que pedir: “Señor, enséñanos a orar” (Lc 11,1). Es Dios y solo Dios que puede hacer espiritualmente fecunda nuestra vida. No hay que abandonar la oración, aunque parezca no dar fruto; lo más importante no es la calidad de la oración o rezar cuando uno se siente, sino la oración perseverante y fiel de todos los días. No hay amor sin fidelidad. A los que dicen que no tienen tiempo para orar, sepan que nunca se ha visto que nadie muriera por no haber tenido tiempo para comer”.

Jacques Philippe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.