(espiritualidad) LA FELICIDAD

“No nacemos felices ni infelices. Aprendemos a ser una cosa o la otra. La dicha no se encuentra; se construye ladrillo a ladrillo. Una vida fecunda no es solo la que procrea hijos, sino también la que tiene un gran ideal para dirigir hacia él las mejores energías y unificar la vida. No es un gran ideal simplemente llegar a viejos. Hay que dejar al mundo más habitable que cuando llegamos. Que algunas semillas de nuestras vidas estén germinando dentro de alguien; que dejemos en otros, algún pedacito de nuestras almas. Hay demasiadas almas inútiles que se precian de ser buenas y son incapaces hasta de ofender a Dios. No vivir preocupados por el futuro que está en manos de Dios ni por el pasado; el pasado solo sirve para subirse encima de él y mirar mejor hacia adelante. Soñar largo y caminar corto, paso a paso. Ser uno mismo, desarrollando todos los dones que Dios nos ha dado. Una muchacha fea difícilmente llegue a ser bonita, pero puede ser simpática, agradable y buena. Todos somos importantes y servimos para algo. Algunos creen que la felicidad está en el tener cosas, en la salud, en el éxito. Pero Jesús no dijo: “Felices los sanos, los satisfechos, los que tienen éxito” sino los que son ricos en fe y amor porqué serán felices a pesar de estar enfermos, padecer el fracaso y la persecución”

(Martin Descalzo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.