POLONIA: RECUERDAN A KOLBE

Se ha celebrado con grandes festejos la fiesta litúrgica, el 14 de agosto, de san Maximiliano Kolbe. El p. Kolbe fue un sacerdote franciscano polaco que fundó un gran movimiento mariano en su país, se dedicó también al periodismo y fue misionero en el Japón. Al volver a Polonia, en febrero de 1941 fue encarcelado por los nazis que lo enviaron al campo de exterminio de Auschwitz.

Allí, identificado con el número 16670, fue obligado a los trabajos más humillantes como llevar los cadáveres a los hornos crematorios. Cuando un preso logró huir del campo, por represalia diez presos en forma indiscriminada fueron condenados a muerte en el bunker del hambre. Kolbe entonces se ofreció en lugar de un padre de familia que lloraba desesperado y el ofrecimiento fue aceptado. En el bunker bajo tierra el p. Kolbe logró serenar los ánimos de los condenados a muerte por la fe, la oración y el canto. Después de 14 días quedaban solo cuatro personas en vida, entre las cuales el p. Kolbe; entonces los SS los terminaron con una inyección de ácido fénico. “Ave María” fueron sus últimas palabras. Murió el 14 de agosto de 1941 a los 47 años, el día antes de la fiesta de la Asunción de la Virgen. Su cuerpo terminó en el horno crematorio. No hay reliquias del mártir, pero su celda ahora es meta de permanente peregrinación. El arzobispo de Cracovia, acompañado por un obispo alemán representando a su episcopado, celebró misa en el bloque 11 y terminada la ceremonia el clero colocó flores y rezó en el bunker del hambre. El hombre salvado por Kolbe se llamaba Francisco Gajowniczek y no conocía a Kolbe. Quedó encerrado en el lager cuatro años más; se le murieron los hijos, pero en 1945 fue liberado y pudo reunirse con su mujer. Desde entonces se dedicó a hacer conocer la figura del p. Kolbe. Pudo estar presente en Roma por la beatificación de Kolbe el 17 de octubre de 1971 y en 1982 por su canonización celebrada por el Papa polaco Juan Pablo II.
En Auschwitz el 9 de agosto de 1942, un año después, terminó en los hornos crematorios a los 51 años también la carmelita polaca Teresa Benedicta de la Cruz. Era una joven judía que se llamaba Edith Stein, docente de filosofía y escritora convertida al Catolicismo. También fue canonizada por Juan Pablo II que la declaró co-patrona de Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.