(testimonio) un Regalo Precioso

Me pidieron que escribiera algo sobre los sacerdotes dehonianos y empecé a pensar, a recordar anécdotas, vivencias, historias compartidas… y de repente vinieron a mí una seguidilla de palabras. La primera fue Amor… y sí, los sacerdotes dehonianos nos enseñaron a reconocer que Jesus es Amor, y cúal es su mandamiento “ámense unos a otros como yo los he amado”.

Y ellos constantemente nos orientaban a ello… Amar sin importar a quien, amar incondicionalmente, amar a todos sin diferencias… y cómo amar es Entrega, esa fue otra palabra que nos dejaron. Jesús se entregó en la cruz, hoy no hay cruces visibles en forma, pero sí sabemos que muchos cargamos diferentes cruces: de desigualdades, de limitaciones, de enfermedades, de miserias, de pobreza de espíritu, de… Entregarse es ayudar a llevar esas cruces, empatizar con el otro y acompañarlo, no dejarlo solo, solidarizarse con los demás. Opción por los pobres, aún me parece escuchar al padre Primo Corbelli explicarnos esa frase. Y llegar a darse cuenta que no era darle un paquete de alimento, un plato de comida, era ir al encuentro de los más desamparados, tenderles la mano y ayudarlos a salir de ella. Acompañarlos y optar por ellos contribuyendo en las políticas sociales que se intentaban implementar en la época. Y lo principal… llevarles a Jesús a sus vidas. Llenar su panza y después su corazón, dijera padre Rodolfo. Él fue quien me presentó a Jesús como un Regalo Precioso, pero que no era para mí sola… era para Compartir. Otra palabra importante, Compartir… ese tesoro vale más cuando se comparte, se entrega y se aloja en el lugar donde el ser humano tiene más capacidad… el Corazón. Y hablando de Corazón, padre Francesco nos ayudó a ver con el Corazón. No es fácil, hace falta ejercitar mucho la mirada, hacer foco, y brindar sin esperar. Por lo general sembramos y queremos ver frutos….lo importante es sembrar…y mi último recuerdo es acerca del padre Quinto… Misión… llevar a los demás… qué llevar? A Jesús… cruzar el río e ir mas allá. Dar a conocer ese tesoro tan grande que obra en el corazon del hombre. Muchas cosas más se pueden decir. Muchas, muchas vivencias. En estos momentos el Espíritu Santo me ha llevado a escribir sobre estas grandes palabras que son acción, que están vivas y que se deberían tomar en cuenta. Y pensar que ser Cristiano es acción y también oblación… oración. Gracias por esta oportunidad de escribir sobre amigos tan queridos.
Rosa Pedrozo Lima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.