VATICANO: REFORMA DE LA CURIA

Reunión del Consejo de cardenales

El Consejo de Cardenales instituido por el papa Francisco que al comienzo estuvo compuesto por nueve cardenales, ahora lo es por seis. Ya no están Pell, Errázuriz y Monsengwo, estos dos últimos por límites de edad. El Consejo seguirá reuniéndose porque su objetivo principal es aconsejar al Papa en el gobierno de la Iglesia universal.

El Papa optó por no hacer cambios hasta no concluir la reforma de la Curia vaticana. Participará el cardenal Pietro Parolin. El secretario seguirá siendo el obispo de Albano (Italia) Marcelo Semeraro y como coordinador el cardenal hondureño Oscar Maradiaga. Se ha publicado el esbozo de la futura constitución “Predicate Evangelium” (=prediquen el evangelio) sobre la reforma de la Curia. Ya el título del documento aclara que también la Curia deberá ser un instrumento de evangelización. Por eso también el dicasterio de la Evangelización se va a colocar por encima del  de la Doctrina de la Fe; el primer anuncio de la fe precede la doctrina. Explica Semeraro: “Es el encuentro con Cristo que decide la vida cristiana; uno se enamora de una persona primero y recién después la va conociendo en profundidad”. Dice además el documento: “La Curia vaticana no se coloca entre el Papa y los obispos, sino al servicio de ambos; y ese servicio no se basa en una actitud de supervisión y control, ni en decidir como si se tratara de una autoridad superior, lo que solo corresponde al Papa”. La reforma iguala el rango de todos los dicasterios; se busca más descentralización e implicar más a los laicos y a las religiosas. Por primera vez en efecto el Papa ha nombrado a seis religiosas de distintas congregaciones como miembros del departamento de los Institutos de Vida Consagrada y Monástica. El documento “Predicate Evangelium” es todavía provisorio porque ha sido puesto a consideración de los dicasterios de la Curia y de las Conferencias Episcopales de todo el mundo, antes de la aprobación definitiva del Papa que podría darse en diciembre. El proyecto de reforma de la Curia, según dijo Semeraro, comenzó siendo algo secundario, pero se convirtió en objetivo fundamental del Consejo por pedido del Papa. Terminada la consulta, el borrador puede permanecer como tal o ser cambiado. Todo este proceso está animado por el espíritu de “sinodalidad” (que es una mentalidad, un estilo y un método de trabajo) promovido por el Papa actual. A fines de junio ya deberían haber llegado las correcciones y propuestas a lo que seguirá la redacción definitiva. El Consejo de Cardenales seguirá reuniéndose aún después de haber aprobado la reforma de la Curia, con cinco reuniones durante el año de tres días de duración y la presencia permanente del Papa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.