COLOMBIA: RECONCILIACIÓN  DIFÍCIL

Han pasado dos años y medio de que las FARC dejaron las armas después de décadas de guerra, y muchas de las promesas hechas por el gobierno no se están cumpliendo. Por eso unos 3 mil guerrilleros han vuelto a la clandestinidad. La promesa del gobierno de apoyar el desarrollo rural no se ha cumplido y todavía los campesinos esperan carreteras, escuelas, electricidad y agua potable.

Desde la firma de los Acuerdos 500 activistas y líderes comunitarios han sido asesinados (252 el año pasado) y unas 200 mil personas desplazadas de sus hogares por la violencia. El nuevo presidente Iván Duque es un político que ha declarado públicamente su escepticismo sobre los Acuerdos, a pesar de los 50 años de guerra que han devastado Colombia. Esta guerra interna ha generado profundas enemistades en todo el país, tanto dentro de las comunidades como en las familias. Para los campesinos la coca sigue siendo una opción; el año pasado la producción de coca alcanzó su máximo histórico. Por otra parte la garantía de no ir a la cárcel para los ex guerrilleros ha sido cuestionada por Duque y esto podría ser la causa de que las guerrillas sigan. Las FARC se habían desmovilizado, excepto un pequeño grupo, y habían entregado las armas. Pero en este tiempo 130 ex guerrilleros fueron asesinados por las pandillas paramilitares y las FARC no ganaron ni un solo escaño en las elecciones más allá de los que ya tenían asegurados por los Acuerdos. Se calcula que solo el 23% de los Acuerdos ha sido implementado. Debido a estos factores, la reconciliación se está haciendo cada vez más difícil.

El obispo Oscar Urbina presidente de la Conferencia Episcopal en su última asamblea plenaria (1-6 de julio) dijo que “estamos demorados en abordar el tema de la tierra que fue el causante principal del conflicto; faltan dar pasos concretos, progresivos y seguros para atender a campesinos, indígenas, afrodescendientes, desplazados y desmovilizados. La reforma agraria está en deuda con el país desde hace 60 años y hay una inequidad intolerable en el país”. Añadió el obispo Juan Carlos Barreto: “Somos el tercer país más desigual del mundo”. Los obispos además han declarado que “el asesinato sistemático de líderes sociales y defensores de los derechos humanos, es la principal amenaza para la democracia” e invitan a las autoridades a avanzar en  el cumplimiento de los Acuerdos de Paz.

Un comentario en “COLOMBIA: RECONCILIACIÓN  DIFÍCIL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.