AMAZONIA: “TRAGEDIA HUMANA Y AMBIENTAL”

El teólogo Víctor Codina es co-redactor del documento de trabajo del Sínodo Panamazónico que se escribió tras consultar a cien mil personas de 170 etnias originarias y  poblaciones de nueve países de la región. El teólogo invita a los países del “primer mundo” a “no permitir que los árboles impidan ver el bosque de la tragedia humana y ambiental que están provocando los intereses de las grandes multinacionales con su búsqueda compulsiva de las riquezas naturales, la apropiación de las tierras, la contaminación del suelo, de las aguas y del aire. Es en el marco de este hecho mayor que se ha de entender la propuesta de una Iglesia con rostro amazónico”.

El teólogo lamenta que en los medios aún eclesiales se subraye tanto la problemática interna eclesial y no el tema ecológico que tiene que ver con la vida y la cultura de las poblaciones. Responde a los que han criticado que en el documento se hable del “martirio” de la Hermana Dorothy Stang y afirma: “Ella murió en defensa de la tierra y de sus habitantes (hombres, mujeres, niños y ancianos) en nombre de Cristo y del Evangelio; y por lo tanto es mártir”. En el texto se habla de los grandes problemas humanos que asolan a Amazonia: la sistemática violación de los derechos humanos sobre todo en relación a las mujeres; el narcotráfico; la destrucción de las culturas; la emigración forzosa; la trata de seres humanos; el asesinato de líderes indígenas y populares. Por otro lado la Amazonia brasileña sufre un proceso de destrucción sin freno. Según el instituto nacional brasileño INPE, hubo un vertiginoso aumento de la deforestación; de junio del año pasado a junio de este año el aumento fue del 60-80%. Únicamente este año, de enero a junio, se perdieron 2.273 km cuadrados de selva. Según los Acuerdos de París del 2015 firmados por Brasil, el país se había comprometido a una fuerte reducción de la deforestación y a la restauración de hasta 12 millones de hectáreas de bosques. El papa Francisco ha hablado en forma contundente sobre este tema: “Esta degradación ambiental se debe a un modelo económico voraz, orientado hacia la ganancia, basado en la ilusión de un crecimiento económico ilimitado, con un desastroso impacto sobre el mundo natural y la vida de la gente. El respeto de los derechos fundamentales de los miembros de las comunidades locales y de los que defienden sus causas, son principios no negociables”. Hablando recientemente a la Comunidad “Laudato Sii” explicó por qué el Sínodo Amazónico debe interesar a toda la Iglesia en su esfuerzo actual de orientarse hacia las periferias del mundo. Considerando que Amazonia es el pulmón principal con el cual el planeta respira, dijo: “la situación del Amazonas es un triste paradigma de los que está sucediendo en muchas partes del planeta. Una mentalidad ciega y destructiva se beneficia de una actitud que es depredadora de la naturaleza. Lo que sucede en el Amazonas tendrá repercusión a nivel planetario”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.