ALEMANIA: SÍNODO NACIONAL

Con el mes de julio empezó en Alemania un Sínodo Nacional promovido por la Conferencia Episcopal y que ya algunos sectores de la Iglesia temen que pueda terminar en un cisma por los temas que va a tratar. La convocatoria a este proceso sinodal fue por una decisión unánime de la Asamblea Plenaria de obispos celebrada en marzo pasado. También tiene el  apoyo del Comité Central de Laicos Católicos.

La Iglesia alemana vive en un estado de shock desde el estallido del escándalo de abusos de menores; hubo 3.677 víctimas, la mitad menores de 13 años y 1.760 religiosos implicados a lo largo de 70 años. Ninguna otra institución ha realizado un esfuerzo igual de autocrítica y transparencia como el realizado por la Iglesia Católica en un tema que afecta a toda la sociedad y que en muchos medios sigue siendo tema tabú. Los obispos piensan que no son suficientes los actos de contrición, las condenas, las nuevas normas, los cursos preventivos. Hay que ir a las causas, las que pueden ser: incapacidad de vivir el celibato, ausencia de mujeres que normalicen la vida eclesial, estructuras jerárquicas que sirven de barrera para denunciantes y víctimas. Dijo el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal: “El modo de vivir de obispos y sacerdotes exige cambios. Valoramos el celibato como expresión de amor y entrega a Dios; pero queremos descubrir hasta dónde debe llegar el testimonio del sacerdote en nuestra Iglesia. La importancia personal de la sexualidad no ha recibido hasta ahora suficiente atención. Nuestra moral no ofrece orientación a la gran mayoría de las personas bautizadas”. El Sínodo se prolongará hasta diciembre y contará con tres líneas de reflexión: el poder en la Iglesia y papel de las mujeres, la moral sexual, la forma de vida sacerdotal. Antes que comenzara el Sínodo, el Papa envió una carta pública “al Pueblo de Dios que peregrina en Alemania” donde se propone “acompañar y orientar el camino sinodal” para que se mantenga “viva y efectiva la comunión con toda la Iglesia”. Esto, explica la carta, “no significa dejar de caminar, avanzar, cambiar e incluso debatir y discrepar”. Se sabe cómo en Alemania hay tendencias que preocupan en el Vaticano como la de dar la comunión a cristianos no católicos y a los divorciados, ordenar hombres casados y mujeres; ya hay parroquias confiadas a mujeres y se bendicen parejas del mismo sexo. El contexto eclesial es crítico. Los sacerdotes de 26 mil que había en 1970 han pasado a 13 mil; y en ese mismo período las nuevas ordenaciones de 300 a 60. El número de fieles que pide salir de la Iglesia son una media de 160 mil por año y la práctica religiosa se ha hundido. Laicos pagados por la Iglesia garantizan en gran parte la organización de la catequesis y la vida diaria en las parroquias. Se trata de una Iglesia progresista en su mayoría y con grandes medios financieros; pero se siente la necesidad urgente de una renovación espiritual y pastoral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .