MÉXICO: MURO ASESINO

Oscar Martínez, un salvadoreño de 25 años y su hija Valeria de menos de dos años quisieron llegar a Texas desde Matamoros cruzando a nado el río Bravo. Fueron encontrados el 24 de junio ahogados, la niña sujetada a la camisa del padre y con los brazos rodeando su cuello. La foto desgarradora dio vuelta al mundo como aquella otra del niño sirio Aylan, a orillas del mar Egeo.

Oscar Martínez soñaba con trabajar unos años en Estados Unidos para volver y poder construir su propia casa. La joven viuda se hospeda en la Casa de Migrante de Matamoros, dependiente del obispo local que la ha visitado y rezó con ella. “Me he quedado impresionado por su testimonio de fe; ha encontrado en la oración la fuerza para confiar en el amor de Dios y seguir adelante”, dijo el obispo. El presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos Daniel Di Nardo exigió una “acción inmediata del gobierno para revertir estas situaciones, fruto de un sistema de inmigración fallido e inhumano”. Donald Trump echó la culpa a los demócratas por no aceptar sus proyectos. Desde comienzos de este año, unos 500 mil inmigrantes han sido parados en la frontera. La muerte de Oscar y Valeria son la cara visible de tantas otras muertes invisibles en el desierto y en el mar. Entre enero del año pasado y junio de este año en el mar entre Marruecos y España han desaparecido 1.020 inmigrantes africanos; solo se han recuperado 204 cuerpos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.