ITALIA: CAPITANA DEL SEA WATCH: ¿AYUDAR ES UN CRIMEN?

En todos los diarios del mundo ha salido la noticia de que Karola Rackete, capitana del barco “Sea Watch” de una ONG alemana, ha sido arrestada por entrar sin autorización en el puerto de Lampedusa (Italia) y salvar 40 náufragos. El barco, después de dos semanas de espera pidiendo a Italia y a Europa poder entrar debido a la emergencia de la situación, decidió entrar.

La capitana sabía lo que le esperaba y efectivamente fue arrestada por violar las leyes italianas (son de tres a diez años de cárcel), el barco secuestrado con una multa de 20 mil euros que pueden llegar hasta 50 mil. Karola es una joven de 31 años que frecuentó tres universidades, se graduó a los 23 años, conoce cinco idiomas; es experta en navegación (ha manejado barcos hasta en el Polo) y tiene una tripulación de unas 20 personas. El barco es propiedad de una ONG humanitaria alemana que se dedica a rescatar prófugos en el mar. La Iglesia Católica de Turín se había declarado disponible a recibir a los 42 migrantes y el párroco de Lampedusa dormía por protesta en el atrio de la iglesia con algunos feligreses hasta que los prófugos no llegaran a tierra. El ministro Matteo Salvini, que cerró los puertos violando el derecho internacional del mar y desobedeciendo las intimaciones de la ONU, fue inflexible y tildó a la capitana de pirata, criminal, fanfarrona, niña de papá y de poner en peligro la vida de 42 personas por 16 días invitándola a hacer voluntariado en Alemania. A Karola la esperaba en la orilla con aplausos mucha gente, entre otros el doctor Pietro Bartolo médico de la isla y recién elegido para el Parlamento Europeo, el cura párroco Carmelo La Magra, mientras otros la insultaban. Frente a las protestas que le han llegado de distintas partes al ministro por criminalizar a quien salva vidas en el mar, Salvini respondió con arrogancia de tipo fascista: “Italia no recibe lecciones de nadie”. La Rackete declaró que solo quería salvar a esas personas y dijo: “Yo he nacido en un país rico. Cuando tomé consciencia, sentí la obligación moral de ayudar a quien no tenía las mismas oportunidades que yo”. Los náufragos, que Karola se había negado devolver al infierno de Libia, fueron recibidos en la isla y serán distribuidos en algunos países europeos que han ofrecido su hospitalidad. Las autoridades alemanas de la ONG han apoyado a Karola porque era su deber salvar a los náufragos; “el verdadero delito, de lesa humanidad, es abandonar a los náufragos en el mar”. En este año ya 600 náufragos se han ahogado en el Mediterráneo, según datos de la ONU. Por su parte el obispo Carlo Perego alabó el testimonio de la capitana que se sacrificó para salvar a otros y sugirió dedicar el puerto de Lampedusa a Karola. El conocido misionero Alex Zanotelli la propuso a Premio Nóbel de la Paz y criticó a “los católicos que son tan católicos que se olvidan de ser cristianos” en obvia alusión al ministro. El mismo secretario de estado del Vaticano cardenal Pietro Parolin dijo en forma terminante sobre el caso: “La vida humana debe ser salvada de cualquier manera. Este principio debe ser la estrella polar que nos guía; todo lo demás es secundario”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.