SINODO PANAMAZÓNICO: ¿CABALLO DE TROYA?

Ya ha sido publicado el “Instrumentum laboris” o documento de trabajo sobre el cual trabajarán los 250 padres sinodales del 6 al 27 de octubre en Roma, con la presencia de unos veinte indígenas. El documento es por lo tanto provisorio pero significativo, porque reúne las propuestas que se han recibido desde las bases para ser discutidas en el Sínodo. Se pide por ejemplo dejar en el pasado “una tradición colonial, monocultural, clerical, impositiva” y proceder a una verdadera inculturación ya que la diversidad cultural no amenaza la unidad de la Iglesia.

Hay que pasar “de una Iglesia que visita a una que queda, de los misioneros que llegan de afuera a indígenas que prediquen a los indígenas”. También se pide la posibilidad que sean ordenados “varones ancianos, preferentemente indígenas, respetados y aceptados por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable” para que celebren los sacramentos y en especial la Eucaristía. Además piden encontrar “el tipo de ministerio oficial que pueda ser confiado a las mujeres, teniendo en cuenta el papel central que hoy desempeñan en la Iglesia amazónica; y crear nuevos ministerios”. Todo esto es para responder a los pedidos y a las urgencias de los pueblos de la zona amazónica (el 70% de las comunidades no tienen acceso a la misa dominical). Sobre el tema de la ordenación de hombres casados, el secretario del Sínodo cardenal Lorenzo Baldisseri aclaró que no se trata de un caballo de Troya; “No es un preludio a la abolición del celibato sacerdotal, ya que este es un don para la Iglesia como dice el mismo documento; ni es un preludio a la aceptación del sacerdocio femenino”. Sin embargo es lo que temen los obispos más conservadores; por eso, como en el caso de la comunión a los divorciados en el Sínodo de la Familia, se espera una dura batalla. Ya el cardenal ultraconservador Robert Sarah de la curia vaticana ha dicho: “Este proyecto conduce a graves consecuencias y a una ruptura definitiva con la tradición apostólica. Sería un sacerdocio según los criterios humanos, no el sacerdocio de Cristo obediente, pobre y casto”.  Es el mismo cardenal que en otra oportunidad dijo que “la Iglesia ha caído en la oscuridad del Viernes Santo y muchos sacerdotes y obispos están hechizados por asuntos sociales y políticos; tienen miedo a transmitir la doctrina de la Iglesia y se alían a los pensamientos estúpidos del mundo. La Iglesia no está para escuchar sino para enseñar”. Baldisseri ha insistido en que no se quiere eliminar la norma del celibato eclesiástico; se trata de una excepción a la regla, como en el caso de los curas anglicanos casados que han pasado a la Iglesia Católica y han sido recibidos como tales. En este caso de Amazonia, es para que no falte la Eucaristía en una gran cantidad de comunidades en zonas remotas. Jesús instituyó la Eucaristía como un sacramento indispensable para la Iglesia; el celibato es una disciplina requerida por la Iglesia desde el año 1.100. Además de cuestionar el extractivismo depredador de la naturaleza en Amazonia, la corrupción instalada en los estamentos del estado, la emigración forzada de los indígenas a las grandes ciudades, el documento insiste en que la Palabra de Dios debe ser predicada por los mismos indígenas “desde un profundo conocimiento de su cultura y de su lengua para que el mensaje evangélico sea más eficaz” y que a las mujeres se les reconozcan sus carismas y talentos, devolviendoles el espacio que el mismo Jesús les había dado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.