VATICANO: INTERVENCIÓN DE BENEDICTO

El Papa emérito Benedicto, de 91 años, publicó en una revista alemana de Baviera destinada al clero, unos “apuntes” sobre la cuestión de la pedofilía en la Iglesia. El texto de Benedicto hace la historia de cómo y por qué se ha dado este fenómeno en la Iglesia. Es un intento sincero de ayudar a descubrir las causas del fenómeno siendo él el autor e iniciador de la “tolerancia cero” sobre este tema. Pero hay afirmaciones sobre el Concilio Vaticano II que hacen recordar su libro “Informe sobre la fe”(1985) escrito en colaboración con Vittorio Messori, con críticas muy negativas.

Ratzinger culpa de los abusos a la revolución sexual del 68, pero también denuncia el “colapso de la moral después del Concilio”, una “moral “laxa” en la Iglesia. La pedofilía llegó a las actuales proporciones también “debido al relativismo imperante y a la ausencia de Dios. Nosotros los cristianos y sacerdotes también preferimos no hablar de Dios porque este discurso no parece ser práctico”. Varios teólogos y expertos han cuestionado el análisis de Benedicto, inclusive acusando la influencia de cardenales alemanes ultraconservadores que endosan los pecados de pederastia en la Iglesia a la cultura gay y a la pérdida de fe. En el Vaticano el único que alabó calurosamente el texto fue el cardenal de Guinea Robert Sarah, de tendencia ultraconservadora. El texto ha sido publicado con el consentimiento tanto del cardenal Pietro Parolin como del Papa. Los críticos de Francisco y cierta prensa sensacionalista enseguida hablaron de “choque” entre Benedicto y Francisco, “Papa contra Papa”. El texto evidentemente no ha de considerarse como una contraposición al papa Francisco tal como la conclusión del texto deja entender de manera indiscutible. Pero no hay que negar una sensibilidad distinta, una visión distinta. El miedo es que el texto sea aprovechado por la campaña anti-Francisco que se está dando lamentablemente en la Iglesia. El cardenal Angelo Becciu lo ha dicho: “Tengo mis temores que elementos ultraconservadores utilicen en su provecho esta intervención… Creo que para Benedicto sería un sufrimiento muy grande ser considerado en contraposición al Papa. Es una análisis de la que se puede estar o no de acuerdo”. Benedicto nunca quiso erigirse como contrafigura del Papa, aunque muchos lo solicitaron para eso. Según Gian Carlo Svidercoshi, ex vice director de L´Osservatore Romano, al renunciar Benedicto de Papa no quería el nombre de “Papa emérito” ni vestir en blanco ni habitar en el Vaticano y se mantuvo en silencio a lo largo de todos estos años. También en este documento que él llama “apuntes” no hay propuestas concretas o críticas a lo establecido por la cumbre anti-abusos, sino tan solo un análisis de lo que pasó. Benedicto constata “una sociedad occidental donde Dios desapareció del espacio público y donde la Iglesia es percibida como una especie de aparato político… La pederastia se explica por la ausencia de Dios, convertido en una preocupación de orden privado de una minoría de creyentes”. En esta etapa de transparencia y libertad en la Iglesia, no debería escandalizar a nadie que un teólogo como Ratzinger presente sus opiniones, aunque muchos cuestionen la oportunidad del momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.