SUDÁN DEL SUR: DOS ENEMIGOS EN EL VATICANO

Francisco besa los pies de líderes rivales de Sudán del Sur

Salva Kiir y su rival Riek Machar se han encontrado del 10 al 11 de abril en el Vaticano, invitados por el Papa para un encuentro de paz. La propuesta ha sido del arzobispo anglicano de Canterbury Justin Welby, que no ha podido participar por compromisos impostergables en su Iglesia. El presidente del Sudán del Sur es católico y su rival es anglicano. A pesar de su fe cristiana se han peleado en una guerra civil violenta desde hace 5 años que ha causado más de 200 mil muertos y unos tres millones de desplazados. Estuvieron presentes también los vicepresidentes , los ocho miembros del Consejo de las Iglesias del país y el encuentro tuvo un marco religioso con el lema: “Busca lo que une, supera lo que divide”. El 12 de mayo estaba previsto el comienzo de un gobierno de transición, por el acuerdo logrado en Khartum y Addis Abeba. A todos se les regaló una Biblia con la firma de Francisco y Welby. El Papa volvió a manifestar su deseo de que se den las condiciones para que los dos puedan viajar a Sur Sudán. En el 2017 los dos no pudieron viajar debido a la guerra. El 37% de los habitantes son católicos, el 23% anglicanos. La iniciativa recuerda los encuentros que el Papa tuvo en el Vaticano con Shimon Peres y Mohamoud Abbas y con los políticos colombianos Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe en son de paz y reconciliación. Como se ha visto en estos casos el Papa no pretende ni calcula  resultados inmediatos, sino que busca con gestos significativos que se instale en la sociedad la cultura del encuentro y del diálogo. A conclusión de los dos días del encuentro por la paz en el Vaticano, el Papa se inclinó para besarle los pies a Kiir , Machar y a los vicepresidentes, con otro gesto que conmocionó a todo el mundo. El Papa les imploró que dejen la guerra y respeten los acuerdos de paz porque “el pueblo está cansado de guerras”. También este gesto recuerda cuando al final de 1975 Pablo VI, a los diez años de haber borrado las excomuniones recíprocas con los ortodoxos, bajó del altar aún con las vestimenta litúrgicas y le besó los pies al metropolita Melitón, representante del patriarca de Constantinopla. La de Francisco fue una clara recordación de que la autoridad es servicio, como Jesús enseñó a los cristianos cuando les lavó los pies a sus discípulos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.